article-thumb
   

Como lo hizo con el país, ahora el Gobierno también paraliza las negociaciones

Elizabeth Fuentes | 8 agosto, 2019

Caracas.-Las nuevas sanciones anunciadas por el gobierno de Estados Unidos han generado pánico en algunos sectores, incluyendo empresas privadas y hasta organizaciones de Derechos Humanos, como lo ha señalado el Coordinador General de Provea, Rafael Uzcátegui.

Le puede interesar: Maduro le encargó a Cabello el trabajo de empezar otra purga en la oposición

También ha provocado angustia en quienes apostaban a una salida electoral producto de las negociaciones en Barbados, ahora paralizadas por el gobierno en su particular respuesta de berrinche infantil, para generar ruido y un desasosiego inútiles.





Con una mano en la cabeza y un cronómetro en reversa en la otra, que va contando, minuto a minuto, hasta dónde podría caer la economía venezolana en manos del ahora vengador Nicolas Maduro, las nuevas y duras sanciones ubican a Venezuela como un país de alto riesgo a la hora de comerciar o negociar.

Pero también es cierto que, hasta ahora, el gobierno había logrado burlar y sortear las sanciones individuales que les había impuesto Washington- buscando dinero fresco por los rincones, traficando con oro y hasta con chatarra proveniente de las empresas básicas, triangulando quien sabe cómo y con quiénes a cambio de dólares-, mientras sus representantes seguían acudiendo sonrientes a Barbados y repitiendo la misma cantaleta: elecciones libres, sin sanciones y con Maduro en el poder. Una trompetilla que nos ha salido muy cara a todos.

Pero los norteamericanos también juegan y el Gobierno de Trump les ha respondido con más y peores sanciones, una nueva y fuerte moneda de cambio que sorprende al adversario en su campo, no la veía venir, y cuya única respuesta – al menos por ahora-, pareciera ser la de poner al país completo a caer, aún más, por la alcantarilla de la pobreza, la carencia y el aislamiento, mientras ellos observan nuestra tragedia desde Miraflores y Fuerte Tiuna, utilizando la dignidad como excusa pero disfrutando de las mieles del poder que de tan dulce comenzará a empalagarlos.





Quizás como metáfora lamentable de lo que nos espera con esta manga de flojos, vale la pena asomarse a las redes sociales del Metro de Caracas, donde ayer anunciaban a todo trapo que habían arreglado una escalera mecánica en la estación Plaza Venezuela. Y describían aquel milagro así: “No es cuento¡ Nuestro personal técnico realizó mantenimiento profundo y sustitución de piezas a la escalera mecánica Ven7. Y ya se encuentra operativa al servicio del pueblo”. Y posteaban la imagen de la escalera bajando y bajando…porque, adivinen qué, la que sube tampoco no sirve pero a nadie se le ocurrió que quizás era mejor arreglar esa primero.

Extrapolando el ejemplo, así son los que nos gobiernan. Con su ineficacia a cualquier nivel, su petulancia ideológica intacta y mostrando como un gran logro sus minúsculas batallas “al servicio del pueblo”. Solo que ahora tendrán al culpable perfecto en la acera de enfrente y la destrucción del Metro y del país casi por completo, la parálisis de la economía y las víctimas del desbarajuste que está por venir, tendrán ahora nombre y apellido.

Comentarios

comentarios