article-thumb
   

Con lagrimas en los ojos: Obama pide valentía a Congreso y “urgencia” para controlar armas

El Cooperante

EFE.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, pidió este martes a sus compatriotas dejar atrás las “excusas” para actuar con “urgencia” para mejorar el control de las armas de fuego, al subrayar que el país ha vivido “demasiados” tiroteos masivos y que el Congreso tiene que ser “valiente” para legislar al respecto.

Visiblemente emocionado y entre lágrimas cuando recordó a los 20 niños asesinados en el tiroteo en la escuela Sandy Hook de Newtown (Connecticut) en 2012, Obama presentó en la Casa Blanca un paquete de medidas ejecutivas cuya pieza principal es una nueva regulación para ampliar la verificación de antecedentes de aquellos que compran un arma.

635876179765271705wObama, sin poder contenerse, manifestó: “Cada vez que pienso en esos niños (los de Newtown) me enfurezco”, dijo entre lágrimas el presidente, quien también lloró ante las cámaras el día de esa matanza y cuya mayor frustración en el cargo ha sido el fracaso de sus esfuerzos para reducir la violencia causada por las armas.

Mark Barden, padre de uno de esos niños de Newtown, fue el encargado de presentar el discurso de Obama, quien también se acordó de la excongresista Gabrielle Giffords, presente en el acto y quien resultó gravemente herida en un tiroteo en Tucson (Arizona) hace cinco años.

“Demasiados” tiroteos masivos como los de Newtown y Tucson han ocurrido en los últimos años, recordó Obama, quien remarcó, además, que cada año unos 30.000 estadounidenses mueren por armas de fuego en incidentes violentos, suicidios o episodios de violencia doméstica.

Estados Unidos es “el único país desarrollado” en el que esos tiroteos masivos suceden con relativa frecuencia y, “en lugar de pensar en cómo resolver el problema, esto se ha convertido en uno de nuestros debates más polarizados y partidistas”, señaló, en clara referencia a las duras críticas de los republicanos a sus medidas.

“Sabemos que no podemos detener cada acto de violencia, cada acto de maldad en el mundo, pero tal vez podríamos tratar de detener uno”, enfatizó el mandatario.

El presidente insistió en que sus medidas no son “un complot” para, como afirman la mayoría de los republicanos, restringir el derecho al porte de armas recogido en la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense.

Las medidas presentadas por el mandatario son limitadas, ya que sus asesores han considerado que acciones como establecer unilateralmente la universalidad de la revisión de antecedentes o prohibir los cargadores de munición de alta capacidad van más allá de su autoridad legal.

Una de las piezas clave del paquete ejecutivo de Obama es la que requiere que toda persona que haga negocio con la venta de armas se registre, obtenga una licencia federal y, por tanto, asuma la obligación de revisar los antecedentes criminales y de salud mental de sus compradores.

Además, Obama quiere que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) contrate a más de 230 examinadores y otro personal adicional para acelerar el proceso de las revisiones de antecedentes y ha solicitado al Congreso más fondos para mejorar el acceso a los servicios de salud mental.

 

Comentarios

comentarios