article-thumb
   

“Confiaré en mi pulso”: Jóvenes en riesgo por altos costos de los métodos anticonceptivos

El Cooperante | 11 mayo, 2018

Caracas, 11 de mayo.- La crisis económica que atraviesa Venezuela afecta todos los ámbitos, incluso la vida sexual de las parejas que deben enfrentar los elevados costos para los métodos anticonceptivos que pueden, incluso, superar el salario mínimo.

Lea también: “No se pueden tener muchos muchachos”: Mujeres ven una mejor opción en esterilizarse

Los preservativos en las principales redes de farmacias tienen un costo de Bs 1 millón 200 mil aproximadamente, lo que supera el aumento decretado el 30 de abril que situó el salario mínimo en Bs 1 millón. Una pareja que mantenga relaciones sexuales tres veces por semana necesitaría invertir al mes Bs 4 millones 800 mil, es decir que se requieren casi cinco salarios básicos para cubrir el costo mensual de los preservativos.





Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana, explicó que actualmente en las farmacias y droguerías del país cuentan con pastillas anticonceptivas, sin embargo, los altos precios impiden que las mujeres las adquieran. “Los anticonceptivos que están llegando al país tienen nuevas presentaciones con costos extremadamente altos”, indicó Ceballos a El Nacional Web.

El precio de las píldoras anticonceptivas oscila entre Bs 3 millones y Bs 8 millones, así que una persona necesita al menos ocho salarios básicos para adquirir una caja al mes del fármaco. El presidente de la Federación Farmacéutica explicó que las farmacias y la droguerías dejaron de pedir algunos medicamentos debido a que deben pagar de contado la mercancía.


 

Durante un recorrido por las principales farmacias de Caracas, se pudo constatar el descontento de algunos usuarios que requieren métodos anticonceptivos. Un joven que se encontraba en una farmacia, mientras miraba los anaqueles donde se están los preservativos, expresó a su amigo su descontento por el monto de los mismos. “¡No puedo ‘echar un polvo’ porque le gastó el sueldo a mi mamá y no alcanzaría para la comida!”, comentó.

Mientras miraba los productos de la farmacia agregó que la única opción que tiene es “confiar en su pulso” debido a que tampoco puede comprar las pastillas anticonceptivas porque los precios aumentaron repentinamente.

Una joven, de aproximadamente 25 años de edad, se acercó al mostrador preguntando por un medicamento anticonceptivo. El farmacéutico le indicó que las pastillas tenían al menos un año fuera del inventario. La mujer bajó la cabeza agarrando su cabello diciendo entre dientes: “¿Ahora qué haré?”.

Mientras se retiraba del lugar, la joven expresó que se encontraba buscando las pastillas porque tiene ovarios poliquísticos y debe tomarlos como parte de su tratamiento.

Comentarios

comentarios