article-thumb
   

¡Conócelos! Ellos son los cuatro presos políticos españoles de Nicolás Maduro

El Cooperante | 15 agosto, 2017

Caracas, 15 de agosto.– Desde que comenzó la oleada de protestas de este año, la cifra de presos políticos se ha multiplicado casi por seis en Venezuela. De los 117 que contabilizaba la ONG Foro Penal Venezolano antes de abril, pasaron a ser 676, este viernes.

Este martes, las Naciones Unidas, al denunciar el uso generalizado y sistemático de fuerza excesiva y torturas en Venezuela, aseguró que sólo en los cuatro meses de manifestaciones en contra del Gobierno de Nicolás Maduro, unas 5.000 personas habían sido detenidas de forma arbitraria y, de ellas, más de 1.000 seguirían detenidas.

Seguramente en esa cifra aún desconocida, y cada día creciente, de presos políticos hay nuevos venezolanos con ascendencia española. Sus nombres se sumarán a los de al menos cuatro que el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero y otros no han podido rescatar con su criticada mediación en el conflicto venezolano. Estas son sus historias:





Andrea González:

Fue detenida en el año 2015 y se encuentra recluida en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebín) en su sede en El Helicoide. Participó activamente en las manifestaciones de 2014. En esas protestas conoció a Liana Hergueta. Vivían en la misma zona y se hicieron amigas. También conoció a José Rafael Pérez Venta, a quien tildan de “patriota cooperante” o delator del Gobierno. El hombre asesinó y descuartizó a Hergueta y después acusó a Andrea y a otras tres personas de idear un plan para asesinar a la cantante Daniela Cabello, hija del entonces presidente del Parlamento, Diosdado Cabello. A él le habrían ofrecido 500.000 dólares para matarla.

Yon Goicoechea:





Primero estuvo en una celda de 2 por 1.50 metros, sin luz ni ventilación. Tenía gusanos, ropa con restos fecales y decenas de cucarachas. Luego fue llevado a una oficina administrativa en la que había una ventana y mejores condiciones higiénicas, pero debía permanecer en un área muy pequeña durante el día y dormir en el suelo. Y compartir un baño con cientos de funcionarios.

Le puede interesar: Las rebelaciones de oficiales que han evidenciado la vulnerabilidad de la FAN

Danny Abreu:

El 17 de agosto, después de que funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) se presentaran en la vivienda de la pareja y se llevaran a Andrea, supuestamente para que declarase sobre el caso de Liana Hergueta, Dany recibió un mensaje de texto en su móvil en el que, presuntamente, su novia le pedía que la fuera a buscar a la sede del servicio de inteligencia. Al llegar a El Helicoide, fue detenido.

Ignacio Porras:

Tras haber estado casi un año en la cárcel de El Rodeo II, el hispanovenezolano Ignacio Porras no es el mismo. Ya no es un hombre robusto de 120 kilos. Durante sus primeros tres meses de reclusión perdió más de la mitad de su peso. Tampoco es el mismo psicológicamente. “Está dolido e irritable”, dicen de quien solía ser “echador de bromas y colaborador”.

Lea el trabajo completo en El Mundo

Comentarios

comentarios