article-thumb
   

Constituyente estudia despenalización del aborto mientras niños mueren por desnutrición

Luis De Jesús | 25 junio, 2018

Caracas/Fotos: Cortesía.- Venezuela es uno de los países que se ha quedado atrás en cuestión de leyes y en igualdad de derecho. La presentación de la propuesta para la despenalización del aborto ante la Asamblea Nacional Constituyente, ahora presidida por Diosdado Cabello, dio inicio a intensos debates entre los diferentes grupos sociales, políticos y religiosos.

Lea también: Factores de Diosdado Cabello comienzan a disparar intrigas contra Nicolás Maduro

La exigencia está clara y el objetivo principal es evitar que continúe en ascenso el número de muertes de mujeres que deciden practicarse el aborto en lugares poco salubres. De acuerdo con las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud, América Latina es una de las regiones en donde se registra la mayor cantidad de abortos. Estaríamos hablando de más de 20 millones por año.

La crisis venezolana ha sido un factor determinante en las alarmantes cifras de la interrupción voluntaria del embarazo en el país. La escasez de algunos métodos anticonceptivos y los precios en los que se pueden encontrar han incidido en el aumento de embarazos no deseados. Sumado a ello, los altos precios de fórmulas para bebés, pañales y el alto costo de la vida ponen en jaque la decisión de asumir la responsabilidad de traer a un nuevo ser a la vida, sobre todo cuando se habla de mujeres de zonas menos favorecidas o adolescentes.

El 28 de septiembre de 2017, movimientos sociales feministas, antipatriarcales, socialistas y profundamente chavistas, según se describe en la página de Araña Feminista, llevaron ante el organismo chavista una propuesta para “que se respeten y se visibilicen jurídicamente los derechos sexuales y derechos reproductivos de todas y todos”, con la que buscan que los constituyentistas tomen en cuenta sus consideraciones durante la elaboración de una nueva Constitución.


En la web, las mujeres destacaron su preocupación sobre cómo el los últimos 18 años, en los que ha estado el chavismo en el poder, en el país no se ha logrado un completo desarrollo legal y material de los derechos.

Que se reconozca el derecho de las mujeres a decidir sobre la interrupción o no de un embarazo, que pasa por excluir del texto constitucional toda referencia religiosa, en especial del término concepción”, es una de las exigencias establecidas en el comunicado redactado colectivamente.

En entrevista ofrecida a El Cooperante, la presidenta de la Comisión Permanente de Familia de la Asamblea Nacional, Mariela Magallanes, dijo que la despenalización del aborto “no es un tema que se decide de un día para otro” y que los actos que hace la ANC son completamente inconstitucionales.

Le puede interesar: Funcionarios venezolanos que sancionará la Unión Europea recibirán castigo velozmente

“Hay que abrir un tema de debate nacional, pero a priori darle la opinión en este momento ha un tema que no hemos tocado (la Comisión Permanente de Familia) va en contra la Constitución y sería darle valor a los que ellos hacen, es reconocer el trabajo que ellos están haciendo, es legitimarlo porque eso no le corresponde a ella (a la ANC), sino a la Asamblea Nacional”, manifestó.

Magallanes resaltó que se debe abrir un debate serio en el que todos los sectores del país tienen que estar encontrados. En comparación con la legislación de otros países, la parlamentaria dijo que no se trata de que Venezuela se quede atrás, sino que los venezolanos están viviendo “una situación terrible como para hablar de la despenalización del aborto, cuando el gran problema aquí es que muere gente todos los días y, precisamente, por la impunidad, no hay quien pague”.

Prosiguió que se intenta hablar de la interrupción del embarazo cuando el Gobierno nacional “te incentiva a dar a luz, a embarazarte pagándote bonos, entonces también te hablan de despenalización como si estuviésemos hablando de cosas que no tienen valor, estamos hablando de la vida humana”.

La diputada expresó que la sociedad venezolana en este momento “no está preparada” para debatir el tema del aborto a profundidad y que el tema está siendo tratado “de manera irresponsable” por la Constituyente. “Estamos hablando de que hay otros temas como el femicidio, la desnutrición, hay niños que ya no nacen por desnutrición, por políticas que el Gobierno no aplica”, agregó.

Por su parte, el monseñor Roberto Lückert León, dijo a esta redacción en semanas pasas que es una “brutalidad” que las mujeres aleguen que ellas tienen derecho a su cuerpo. “Ese cuerpo, que es de sí mismo, ese cuerpo tiene derecho a la vida y como derecho a la vida, tiene ella que ser la primera en respetarlo“, aseveró.

Recordó que las mujeres que realizaron la propuesta “olvidaron los mandamientos de la ley de Dios; dice un quinto mandamiento que no matarás y matar a una criatura en el lugar más sagrado y hermoso, como es el útero de una mujer, es convertirse en verdugo de su propio hijo.

El también Arzobispo emérito de Coro rechazó que la Constituyente “gaste el tiempo” estudiando la propuesta, debido a que, a su juicio, hay problemas más importantes que tratar en el país en estos momentos.  “Hay muchos problemas más graves, de tipo social, de salud, de convivencia, de muchachitos maleducados que están en la calle robando, eso es mucho más importante que debe dedicarse la ANC, que por cierto, no la acepto”, manifestó el religioso.

El sociólogo Francisco Coello declaró a esta redacción que el hecho de que la propuesta de despenalización del aborto o cualquier otra ley sea presentada ante la ANC automáticamente la invalida porque ese organismo, según aseguró, representa la mayor violación a la Constitución de la República y no tendría sustento.

Al igual que el monseñor Lückert, Coello coincidió en que hay temas que requieren más prontitud de respuestas en el país. “Cualquier tema en una democracia es discutible, pero también es un tema de oportunidades, en este momento el problema no es el aborto, el problema es una crisis humanitaria, tenemos el problema de que los bebés se están muriendo en los centros neonatales, que hay gente que está buscando comida en la basura”, señaló el experto social.

Lea también: Extrabajadores de Corpoelec son contratados por una empresa eléctrica en Perú

En este sentido, resaltó que el debate no es el impedimento de que nazcan niños, sino que “el debate en este momento es cómo hacemos para que los que ya nacieron tengan una vida normal, eso es lo que yo platería, eso sí es una prioridad”.

“¡Si el papa fuera mujer…!”

Los movimientos feministas y ciudadanos, simpatizantes del gobierno de Nicolás Maduro, acordaron presentarse mensualmente en la sede de la ANC para exigir la legalización del aborto y para que se cumpla el derecho a palabra que les prometieron cuando Delcy Eloína Rodríguez estaba al frente de la presidencia de la Constituyente.

“¡Si el papa fuera mujer, el aborto sería ley!”. Esa era una de las consignas que gritaban los manifestantes el pasado miércoles 20 de junio para consignar nuevamente un documento a favor de la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en las leyes venezolanas por, reiteraron, evitar las muertes de mujeres por tratamientos clandestinos.

El documento fue recibido por María León, presidenta de la comisión por los derechos de la Mujer, quien se comprometió a llevarlo a la nueva directiva encabezada por Diosdado Cabello.

Las exigencias de las mujeres en Venezuela aumentaron en el país luego de que en días pasados la Cámara de Diputados de Argentina aprobara el proyecto de ley de la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito. En México, Ecuador, Chile, Colombia, Costa Rica y Perú ya dieron también pasos adelantados en la materia, a pesar de que en alguno de estos países solo está permitido bajo algunas circunstancias.

¿Qué dice la ley venezolana?

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece en su artículo 76 el derecho de las parejas a decidir el número de hijos e hijas que desean concebir “y a disponer de la información y los medios que le aseguren este derecho”

Le puede interesar: ¿Qué se puede comprar un venezolano con el salario más bajo de Latinoamérica?

Por otra parte, el Código Penal venezolano establece una pena de seis meses a dos años a quien se practique el aborto, según su artículo 430; mientras que quien se encargue se provocarlo será condenado a prisión de 12 a 30 meses, de acuerdo con el artículo 431.

El monseñor Lückert León aseveró que “no puede haber ninguna ley en este mundo que permita el crimen más grave que se puede cometer de un inocente que no se puede defender”. Tampoco aprobó la interrupción del embarazo en caso de que la mujer haya sido víctima de una violación porque, según él, el bebé no tiene ninguna culpa de que la madre haya sido víctima de una agresión externa.

Comentarios

comentarios