article-thumb
   

Control político: El protagonismo de los choques internos en el IV Congreso del PSUV

El Cooperante | 29 julio, 2018

Caracas.- El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) celebra su IV Congreso en medio de la peor crisis histórica que atraviesa el país, situación que parece  tener sin cuidado a los líderes izquierdistas quienes desvelan sus choques internos en los debates transmitidos por los canales “chavistas” del Estado.

Le puede interesar: Giordani: Chávez “cometió un grave error” al designar a Maduro como su heredero político

El Congreso está enmarcado, según los mismos chavistas, sobre siete líneas estratégicas, que abordan el diálogo nacional, la estabilidad económica, la lucha contra la corrupción, el fortalecimiento de los “logros” del llamado “Poder Popular”, la “defensa contra el imperialismo”, la ratificación del socialismo y el control de infraestructuras y servicios públicos.





A pesar de los discursos manifestados por los voceros del chavismo asegurando “una estabilidad” en el país bajo la conducción del PSUV, este sábado pudimos ver una pugna por el control político.

Las dos principales figuras políticas del chavismo chocan entre sí: Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Maduro, líder de la “revolución bolivariana”, tiene su propia visión sobre la dirección del PSUV. “Un conjunto de mentiras y excusas, que lo hace un Gobierno débil sin credibilidad ni autoridad ante el pueblo”, describió en el exilio Rafael Ramírez, disidente del régimen de Nicolás Maduro.


Por otra parte, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, es quien lidera el movimiento chavista. “Diosdado es el protagonista, es quien de verdad mueve el partido”, señalaba Víctor Álvarez, otro exministro también desligado de este Gobierno.

Diferentes figuras del chavismo han manifestado su desacuerdo con ciertas políticas desarrolladas por el Gobierno. El ‘constituyente Jesús Faría ha realizado una campaña en contra del control cambiario, mientras que su homólogo, Julio Escalona, expresó que la gerencia actual tiene un problema para escuchar al pueblo, “el Gobierno debe oír”.

Psuvistas  censurados

Todo aquel que se atreva a vociferar algún tipo de crítica sobre cómo está siendo manejado el país recibe el mismo tratamiento: censura, purga y olvido.  “Nuestra gente reclama, puede hacerlo, pero nunca a favor de la contrarrevolución”, dijo en una oportunidad Diosdado Cabello.

“Algunos compañeros emiten fuertes señalamientos, fuertes críticas, y yo digo: sí, la crítica es imprescindible, pero también es imprescindible la lealtad, el combate cotidiano y la confianza en la victoria”, declaró al respecto Jorge Rodríguez.

“Hay gente que trata de crear una moda en el tema de ser crítico. Algunos lo toman como un show, son showseros”, coincidió el propio Nicolás Maduro en cadena nacional.

El descontento y la autocrítica se hacen cada vez más notorios y rompen la imagen del partido “perfecto” que se trata de vender; lo cierto es que la cúpula de Maduro no representa capacidad para conducir la política y la economía de un país.

Al parecer, estos últimos días, el IV Congreso del PSUV ha servido para detectar conductas “contrarrevolucionarias”. Quienes opinen diferente a Gobierno serán catalogados de traidores, esto se afirma gracias a las decisiones que toma Nicolás Maduro en contra de sus compañeros psuvistas.

 

Comentarios

comentarios