article-thumb
   

Corte sin jurisdicción sobre Derwick pero bolichicos todavía en dos guerras judiciales

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- Los bolichicos ganaron una batalla más no la guerra, sin embargo cantan victoria. El fallo del juez Thomas Rebull de la Corte del Circuito de Florida, Estados Unidos, dictaminó que como la corte no tiene jurisdicción personal sobre Francisco D’Agostino y las empresas Derwick, el caso no puede proceder. La decisión no representa un triunfo judicial para ninguna de las partes, aunque los demandados aseguren haber ganado el juicio, pues no ha habido ningún juicio y el caso se elevará ahora a una corte de apelaciones.

Halvorssen señala a Francisco D’Agostino Casado, Pedro Trebbau López, Alejandro Betancourt López, Fancisco Convit Guruceaga, y Edgar Romero Lazo de presunta corrupción y pago de sobornos a funcionarios del Gobierno venezolano, entre ellos el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, a través de la compra y venta con sobreprecio de equipos para solventar la crisis eléctrica, lavando el dinero en instituciones financieras de Estados Unidos, Canadá, Panamá, y Europa. Aunque D’Agostino no aparece en ninguno de los registros de la empresa, Halvorssen aseguró su vinculación en una declaración jurada ante la corte.

La última palabra no está dicha. El juez Thomas Rebull desestimó la denuncia por considerar no tener jurisprudencia sobre los demandados, pero el caso sigue abierto en contra de Pedro Trebbau mientras que Alejandro Betancourt evade ser notificado (el caso en contra de Betancourt prosigue al estar este notificado oficialmente de la demanda). El juez Rebull tampoco se pronunció sobre el fondo de la demanda en cuanto a la sobrefacturación de Derwick Associates. La parte acusadora cuenta con 90 días para apelar la decisión, contados desde el 16 de julio, y ya Halvorssen anunció que tomará este camino.

No es la primera vez que Derwick Associates gana una batalla y canta victoria, pero el proceso continúa su curso. En Agosto de 2014 se ufanaron de haber ganado un juicio en Nueva York al exembajador estadounidense en Venezuela y exsecretario de Estado adjunto para asuntos del hemisferio occidental, Otto Reich, cuando el juez J. Paul Oetken desestimó las acusaciones de extorsión y corrupción porque los alegatos de lavado de dólares, pago de sobornos, y sobrefacturación no constituían una violación a la Ley de Organizaciones Corruptas y bajo la influencia del Crimen Organizado y en mayo de 2015 el mismo juez se declaró sin fundamento para ejercer su jurisdicción sobre los ciudadanos venezolanos.

Sin embargo, el caso de Reich en contra de los bolichicos persiste ya que Francisco D’Agostino queda como acusado en esa causa ya que la corte determinó que D’Agostino es residente de Nueva York. Ese caso tendrá su próxima audiencia en Septiembre de 2015.

Comentarios

comentarios