article-thumb
   

“Detrás de nosotros hay muchas personas”, afirma dueño de Dólar Today a BBC Mundo

Admin

El Cooperante.- BBC Mundo entrevistó a las figuras detrás del portal Dólar Today, y hablaron sobre la demanda que tiene el Banco Central de Venezuela contra ellos por considerarlos parte de la llamada “guerra económica”.

Aunque los creadores del portal, de edad comprendida entre 40 y 60 años, están residenciados en tres estados de Estados Unidos (Alabama, Florida y uno en la costa oeste que no quisieron revelar), dicen que su equipo se concentra en Caracas. La nómina, indicaron, percibe un salario de 50 dólares mensuales y los empleados trabajan desde sus casas.

Gustavo Díaz (vestido de militar con gorra negra) fue subjefe de la Casa Militar durante el gobierno de facto de Pedro Carmona, representante de la oposición a Hugo Chávez
Gustavo Díaz (vestido de militar con gorra negra) fue subjefe de la Casa Militar durante el breve gobierno de Pedro Carmona Estanga.

Demanda

Gustavo Díaz le contó a BBC Mundo que sintió temor cuando el BCV entabló la demanda, pues esto significaba que las autoridades venezolanas ya sabían que él era la persona detrás de Dólar Today. “Al principio no sabíamos cómo hacer para enfrentar esto. Nos dividimos tareas y yo hablé hasta con abogados de la Universidad de Alabama”, acotó. El paso siguiente fue conseguir abogados en Estados Unidos.

La firma internacional con base en Miami Greenberg Traurig aceptó ser el representante legal de la compañía, a pesar de que el tribunal federal donde se introdujo el caso se encuentra en el estado de Delaware, en donde los dueños de Dólar Today registraron la marca en 2014.

Lo hicieron en ese lugar porque les daba la posibilidad de ocultar sus identidades, explicó uno de ellos. Es conocido, además, que Delaware tiene políticas favorables hacia los negocios en el pago de impuestos. El pasado 27 de febrero, el juez federal desestimó en principio la demanda del BCV, aunque todavía falta un paso clave que podría favorecer a los dueños del portal.

El tribunal le dio al demandante un plazo de siete días hábiles para “enmendar” la acusación y así volver a introducirla en el tribunal. Esta es la última oportunidad que tiene la entidad bancaria para continuar la batalla legal e ir a juicio.

“Nuestro temor es que vayamos a juicio y así se sepa de todas las personas que trabajan con nosotros y que luego el gobierno podrá atacar directamente. Detrás de nosotros hay muchas personas”, aseguró uno de sus dueños.

Lea el trabajo completo aquí.

Comentarios

comentarios