Connect with us

Destacados

Crece el número de manifestantes en Birmania pese a advertencia de violencia de la ONU

Los manifestantes bloquean las carreteras con sus vehículos

Publicado

/

Caracas.- El número de manifestantes de Birmania creció este miércoles en las nuevas protestas de Birmania, pese a los temores de violencia expresados por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Lea también: ¡Sensacional! La primera fotografía de Gilberto Correa tras recuperarse de la COVID-19

El relator de la ONU, Tom Andrews había dicho el martes que estaba alarmado por los informes sobre el transporte de soldados a Yangon, la ciudad más grande de Birmania.

"En el pasado, estos movimientos de tropas precedieron a asesinatos, desapariciones y detenciones a gran escala", dijo en un comunicado emitido por la oficina de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. 

Asegura que le "aterra" dada la confluencia de las protestas masivas planificadas y la convergencia de tropas, refirió AP.

"Podemos estar al borde de que los militares cometan crímenes aún mayores contra el pueblo de Birmania", apuntó.

Además de Yangon, nuevas protestas también sacudieron la segunda ciudad más grande del país africano, Mandalay, y la capital, Naypyitaw, en desafío a una orden que prohíbe las reuniones de cinco o más personas.

“Marchemos en masa. Demostremos nuestra fuerza contra el gobierno golpista que ha destruido el futuro de la juventud de nuestro país ”, escribió Kyi Toe, portavoz del partido Liga Nacional para la Democracia del derrocado líder Aung San Suu Kyi, en Facebook.

La protestas registradas este miércoles en Yangon son las más grandes hasta ahora en la ciudad. Los manifestantes han adoptado la táctica de bloquear las carreteras de las fuerzas de seguridad estacionando sus vehículos en medio de las calles con el capó subido, con la excusa de tener problemas con el motor.

Advertisement

La alta participación fue impulsada en parte por la expectativa de la junta de que el movimiento de protesta estaba perdiendo fuerza, dijo Kyi Pyar, un exlegislador del partido de Suu Kyi, refiriéndose a las declaraciones de que hicieron los militares el martes, asegurando que habría una reducción gradual en el número de manifestantes.

"Esto molestó a la gente, no somos débiles, nunca daremos un paso atrás en la lucha contra el régimen militar. Así que volvemos a la calle", dijo.

En Naypyitaw, miles de personas, incluidos ingenieros y empleados de bancos privados, marcharon por los amplios bulevares de la ciudad, coreando por la liberación de Suu Kyi y el presidente Win Myint.

Los manifestantes también salieron a las calles de Mandalay, donde el lunes las fuerzas de seguridad apuntaron con armas a un grupo de 1 000 manifestantes y los atacaron con honda y palos. Los medios locales informaron que la policía también disparó balas de goma contra una multitud y que varias personas resultaron heridas.

Las marchas han sido organizadas como parte de un movimiento de desobediencia civil, encabezadas por trabajadores médicos y apoyadas por muchos funcionarios públicos.

El golpe del 1 de febrero ha detenido abruptamente el frágil progreso de Birmania hacia la democracia, ya que el partido de Suu Kyi estaba a punto de comenzar un segundo mandato de cinco años después de ganar una victoria aplastante en las elecciones de noviembre. 

Advertisement

Los militares justificaron su toma de posesión con acusaciones de irregularidades en la votación generalizadas, aunque la comisión electoral no encontró evidencia de fraude significativo. 



Tendencias