Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Internacionales

"Creíamos que había un virus en el ambiente": Yuca amarga alimenta la muerte en Venezuela

Madrid, 6 de marzo.- La familia Linares Cruz ha enterrado a cuatro parientes en una semana en Caracas. Las dos primeras muertes parecían una desafortunada coincidencia. El 12 de febrero, Jonathan Stiven, el quinto de ocho hermanos, había enfermado repentinamente durante el entierro de su tío Jesús María. Su malestar –los vómitos, los mareos y el dolor en el estómago– sobrevino en otro funeral: el suyo. Hasta ese momento los médicos habían hecho un diagnóstico impreciso de las causas de los decesos: un síndrome convulsivo y un edema cerebral, sucesivamente.

Solo la muerte de Alonso Cruz Durán, el tío de Jonathan y el hermano de Jesús María, ha esclarecido que se trataba de un envenenamiento colectivo por comer yuca amarga, un tubérculo originario de Sudamérica y que únicamente en su variedad dulce es comestible. Para el momento de este hallazgo ya Xenia Cruz, otra pariente de los fallecidos, y su vecina Bertha Sánchez habían comido unos trozos del tubérculo. Ninguna se repuso.

Lea también: EE.UU. “pone la lupa” a Benavides Torres por irregularidades entre Pdvsa y compañía extranjera

Los envenenados vivían en el barrio Isaías Medina de Catia, al oeste de Caracas, y compraron el alimento a vendedores informales. Sus vecinos pensaron que eran diezmados por una epidemia. “Al principio, creíamos que había un virus en el ambiente que nos mataba, pero después supimos que había sido la yuca amarga. Antes, habíamos escuchado de intoxicaciones por ingerir leche o sardinas en mal estado. Esto nos asustó”, dice Benilde Guerra, una mujer afincada en este sector de la capital.

La toxicidad de la yuca amarga radica en el ácido cianhídrico (o cianuro de hidrógeno), un compuesto que genera daños en el aparato digestivo, las células nerviosas y en órganos como los pulmones y los riñones. En Venezuela, es procesado para la elaboración del casabe, un delgado pan tradicional de las etnias indígenas. Solo de esa manera es comestible.

El médico José Manuel Olivares, un diputado opositor de la Asamblea Nacional, asegura que, al menos, 28 personas han fallecido por comer yuca amarga desde octubre en los Estados de Anzoátegui, Bolívar, Lara, Monagas y en la ciudad de Caracas. “La gente consume eso por la extrema situación de pobreza y la ausencia de controles sanitarios de los alimentos. Apenas es una de las consecuencias de la precariedad”, indica.

Le puede interesar: ¡Sigue enchufado! Nelson Merentes aún no ha sido desincorporado del BCV (+Foto)

Antes del conteo emprendido por el parlamentario, la yuca amarga ya había dejado su rastro en la ciudad de Maturín, en el estado de Monagas. La muerte de Kevin Lara, un estudiante de 16 años, ha sucedido el 26 de julio de 2016 –el mismo día de su cumpleaños– tras devorar este tubérculo. Su madre había declarado a varios medios de comunicación que no tenían comida para saciar el hambre.

Las historias que siguen tienen un patrón parecido. Abel Flores, un médico pedíatra del Hospital Universitario Manuel Núñez Tovar de Maturín, ha presenciado la muerte de cuatro niños desde enero. “Todos habían comido grandes porciones de yuca amarga. Se registran muchas intoxicaciones por este motivo, pero no se salvan los que consumieron en exceso”, advierte a El País. 

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.




Artículos relacionados

Destacados

El padre de la actriz lleva una relación problemática con su hija, luego de que Meghan se casó con el príncipe Harry

Destacados

Al 100% de actas procesadas en 75 países donde votan los peruanos, Keiko Fujimori obtuvo 66,482% de los votos y Castillo 33,518%

Deportes

A Eriksen se le brindó asistencia médica urgente y se le practicó masaje cardíaco en el terreno de juego para que recuperara la consciencia

Destacados

La boda fue hace un mes con pocos invitados, pero "la religiosa" será por "todo lo alto"