Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Destacados

Crematorios colapsados en India tras brote de coronavirus

La cantidad de cadáveres ha obligado a los crematorios a saltarse las ceremonias individuales y detallados ritos que, según las creencias hindúes, liberan al alma en el ciclo de reencarnación

AP

Caracas.- Los crematorios y sitios de sepultura en la India están sobrepasados por la devastadora nueva ola de contagios de coronavirus, que asola al país con aterradora velocidad y ha llevado los suministros de oxígeno a niveles críticos, mientras los pacientes mueren esperando atención médica.

Lea también: Lesión en su columna le dificulta incluso sentarse: Daniel Puigbó pide ayuda en GoFundMe

Por cuarto día consecutivo, el país batió este domingo un récord de nuevos contagios debido a una persistente y nueva variante de la COVID-19, que ha socavado las declaraciones oficiales previas de victoria sobre la pandemia.

Los 349 691 nuevos casos confirmados se suman los más de 16,9 millones de infecciones, mientras que el Ministerio de Salud reportó un total de 192 311 a causa de la enfermedad.

Los expertos señalan que esas cifras podrían estar muy por debajo de las reales, ya que los casos sospechosos no se contabilizan y muchas muertes por la infección se están atribuyendo a problemas subyacentes de salud.

La crisis en la India es patente en sus cementerios y crematorios, y en las desgarradoras escenas de pacientes que mueren camino de los hospitales por falta de oxígeno.

Los cementerios en Nueva Delhi se están quedando sin espacio. En otras ciudades muy afectadas, las piras funerarias iluminan el cielo por la noche.

En Bhopal, una ciudad del centro del país, algunos crematorios han aumentado su capacidad de unas docenas de piras a más de 50. Aun así, según las autoridades, aún hay horas de espera.

En el crematorio local de Bhadbhada Vishram Ghat, los trabajadores dijeron haber incinerado a más de 110 personas el sábado, aunque las cifras oficiales reportaban apenas 10 muertos en la ciudad de 1,8 millones de personas.

“El virus está devorando a la gente de nuestra ciudad como un monstruo”, dijo Mamtesh Sharma, trabajador del lugar.

La cantidad de cadáveres ha obligado al crematorio a saltarse las ceremonias individuales y detallados ritos que, según las creencias hindúes, liberan al alma en el ciclo de reencarnación.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

“Sólo quemamos los cuerpos según llegan. Es como si estuviéramos en plena guerra”, dijo Sharma.

El jefe de sepultureros en el cementerio musulmán más grande de Nueva Delhi, donde se ha enterrado a 1 000 personas durante la pandemia, dijo que estaban llegando más cuerpos que el año pasado. “Temor que muy pronto nos quedemos sin espacio”, dijo Mohammad Shameem.

La situación es igualmente dura en los sobrepasados hospitales, donde personas desesperadas mueren mientras esperan a ver un médico, a veces en filas que salen del edificio.

Las autoridades sanitarias intentan ampliar las unidades de cuidados intensivos y aumentar el suministro de oxígeno. Hospitales y pacientes tienen problemas para conseguir el escaso material médico que se vende a precios disparados, refirió AP.

El colapso es un gran fracaso para un país cuyo primer ministro, Narendra Modi, declaró en enero la victoria sobre la COVID-19 y que presumía de ser la “farmacia del mundo”, productor global de vacunas y modelo para otros países en desarrollo.

Modi afronta crecientes críticas por permitir festivales hindúes y asistir a mítines electorales masivos, que según los expertos aceleraron los contagios.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.





Artículos relacionados

Nacionales

La denuncia fue compartida por el periodista Jesús Quintero en su cuenta de Twitter, en donde compartió algunas fotografías en las que se evidencia...

Nacionales

El teniente coronel fue detenido el 15 de mayo de 2014 por por su presunta participación en un supuesto golpe de Estado contra Nicolás...

Sucesos

Junto al cadáver de la víctima, identificada como David José Bello Ortega, fue hallado el cuerpo de otro hombre, cuya identidad sigue siendo desconocida