article-thumb
   

Crimen contra beisbolistas es el reflejo de una sociedad que descompuso el chavismo

Danny Leguízamo | 8 diciembre, 2018

Caracas.- Lo prometió Hugo Chávez. El hombre nuevo. La diáspora, la crisis económica, la división ex profeso de la oposición y la tergiversación de la historia de Venezuela, son los factores que ha utilizado el comunismo cubano para sostener al chavo-madurismo en el Palacio de Miraflores. Y el hombre nuevo, el de la tierra prometida, el del mar de la felicidad, es responsable del atroz asesinato contra Luis Valbuena y José Castillo, dos prominentes jugadores del equipo Cardenales de Lara, quienes fallecieron este viernes cuando obstáculos colocados intencionalmente en la vía, provocó el volcamiento del vehículo en el que se trasladaban. ¿A quiénes encontraron con pertenencias de los beisbolistas? A cuatro sujetos. Todos nacidos en revolución.

Le puede interesar: Autopista Cimarrón Andresote, la guillotina donde murieron Luis Valbuena y José Castillo

Allá en la autopista Cimarrón Andresote han ocurrido crímenes similares. Nuestra periodista de sucesos, Lysaura Fuentes, escribió en El Cooperante que “una banda, integrada por más de cinco delincuentes, que proviene del sector Cañaveral de la entidad, azota en la carretera, colocando obstáculos en la vía para llevar a cabo robos contra los conductores que transitan por la vialidad (…) Vecinos que residen en la zona contaron a El Cooperante que a diario se registran robos en la carretera, con el mismo modus operandi. Se conoció que, en Cocorote, estado Yaracuy, desde los elevados de esta zona lanzan piedras a los conductores para luego robarlos”.

Ha expresado el tío de Luis Valbuena, según reseña de diversos medios de comunicación, que el crimen contra los peloteros “es culpa del legado de Chávez”. Y de hecho, es el legado de Hugo Chávez el que ha transformado al país en lo que hoy es. Un país con 92% de hogares pobres, de acuerdo al último estudio de Encovi. Un país con hiperinflación, crisis humanitaria y escasez. Un país donde la noticia del día, es la mutilación de un dedo de una venezolana a otra, tras pelearse por un pedazo de pernil. En Cuba, no son pocos los incidentes que ocurren cuando de repartir carne de cerdo a través de operativos estatales se trata. Y es este un país en el que el señor presidente de la República, en lugar de tomar acciones concretas para combatir la delincuencia que se multiplicó sensiblemente desde los tiempos de Hugo Chávez, apenas se limita a enviar un mensaje de condolencia a través del Twitter.

Es decir, el chavo-madurismo ha descompuesto a la sociedad venezolana. Eso que llaman Quinta República ha terminado con un país otrora ejemplo de democracia en América Latina, y que alguna vez tuvo una moneda poderosa que servía como reserva de valor, medio de pago y unidad de cuenta, tres características inherentes al dinero.


La tarea de un gobierno de unidad nacional, en el corto, mediano y largo plazo, más allá de la transformación de la estructura económica que requiere profundas reformas en lo fiscal, monetario y cambiario, tendrá la tarea de humanizar a la sociedad venezolana que se ha descompuesto como consecuencia de un trabajo hecho con alevosía por el chavo-madurismo en veinte años con el fin ulterior de eternizarse en el poder.

 

 

Comentarios

comentarios