article-thumb
   

Crisis internas desploman popularidad de amigos de Maduro

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- Los socialistas pierden simpatía en la región. Escándalos de corrupción, crisis económicas e inestabilidad política alejan a los presidentes izquierdistas de Latinoamérica de la aprobación de sus electores. Poco queda de la abrumadora ventaja que llevó a la mayoría al poder, salvo Nicolás Maduro que llegó a la Presidencia de Venezuela con una estrecha brecha de 1,49 puntos. Lo cierto es que todos, excepto Evo Morales en Bolivia, han perdido alrededor de la mitad del apoyo que lograron en las urnas.

Aunque a Maduro le dio oxigeno la campaña contra el decreto de Estados Unidos que sanciona a siete altos funcionarios del Gobierno, al subir su popularidad de 22% a 28% en los primeros tres meses del año, según Datanalisis; vale recordar que el 14 de abril de 2013 fue proclamado vencedor de las elecciones con 50,61%. Se atribuye a la inflación y el desabastecimiento el deterioro de su imagen.

El Centro de Estudio Públicos (CEP) de Chile reveló este jueves que la valoración positiva de la presidenta Michelle Bachelet alcanzó en abril su peor registro histórico al caer a 29%, luego de haber retornado al Palacio de la Moneda en 2013 con el respaldo de 62,17% de los chilenos. Su gestión se ha visto afectada por escándalos de corrupción que involucran a empresas y políticos con aportes irregulares a campañas electorales.

La corrupción en Petrobras y la apertura de un proceso judicial al tesorero del Partido de los Trabajadores (PT) ha perjudicado la imagen de Dilma Rousseff al punto de caer a 13% en abril, según la encuestadora Datafolha. Apenas hace siete meses logró la reelección con el apoyo de 51,64% de los brasileros.

Cristina Fernández de Kirchner fue reelecta en 2011 con 54,11% de los votos. En enero de 2015 contaba con una aprobación de 49%, pero la muerte del fiscal Alberto Nisman, el 18 de enero, cuatro días después de que la denunciara de encubrir el ataque terrorista a la comunidad judía en 1994, derribó a 25% su popularidad desde marzo, de acuerdo con la firma Management and Fit.

Rafael Correa tampoco sale bien parado. La encuestadora Cedatos-Gallup otorga en abril una valoración positiva de 45% al mandatario ecuatoriano. Aunque no es la peor evaluación para un presidente de la región, sí es el nivel más bajo de su popularidad desde que llegó al poder en 2007. El año pasado recibió el respaldo de 57,47 por ciento de los ecuatorianos para continuar en el cargo.

Evo Morales es el único socialista que incrementa su popularidad. La firma Ipsos le otorgaba en enero 76% de aprobación. Hacía tres meses atrás había conseguido la reelección con 61,36 por ciento de los votos.

Infografía: Ricardo Sánchez Silva

Comentarios

comentarios