article-thumb
   

Cristopher Figuera, El Temible, es otro peligro para Nicolás Maduro

Elizabeth Fuentes | 1 mayo, 2019

Caracas.- No es un general cualquiera el que ayudó a escapar a Leopoldo López y quebrantar las filas dentro del Sebin. Y si bien hay versiones diversas sobre su paradero -algunos aseguraban que fue detenido, mientras el constituyentista Gerardo Márquez, aseguraba que ”El general Christopher Figuera está huyendo y seguramente en las próximas horas será capturado”-, cabe imaginar que si sigue libre será muy difícil conseguirlo no solo porque debe haber urdido muy bien su plan de escape, sino porque es un veterano en materia del espionaje y seguimiento del adversario. Adversario cuyos secretos debe conocer al dedillo luego de varios años al interior de las FANB, donde su carrera ascendió hasta llegar a dirigir los organismos de seguridad e inteligencia más importantes en el Gobierno de Nicolas Maduro.

Le puede interesar: Militares golpearon a dos mujeres durante una protesta en avenida de Los Teques

El Temible, como han apodado a Cristopher Figuera, tiene fama de ser un hombre peligroso, formado y duro. Uno más en la lista de generales sancionados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos debido a sus violaciones a los Derechos Humanos, asunto que, desde ayer, podría estar en revisión.





Hombre leal a Hugo Chávez, con doce años a su lado como edecán, el general de división del Ejército es licenciado en Ciencias y Artes Militares, graduado en la Academia Militar de Venezuela en 1989. Su postura al lado de Hugo Chávez durante once años lo catapultó durante el gobierno de Nicolás Maduro, quien lo nombró el año 2017 presidente del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesspa), organismo encargado de la unificación de la información sobre seguridad, defensa, inteligencia, orden interno y relación exteriores. Ese mismo año, ascendió a subdirector de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) para finalmente coronar como Director del Sebin una vez que fue removido del cargo su antecesor, Gustavo González López, por la polémica muerte del concejal Fernando Albán, lanzado desde el piso 10 de la sede del organismo de Plaza Venezuela.

Con mucha experiencia dentro de la Fuerza Armada (fue director del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada; enlace entre el Ejército y el Consejo Nacional Electoral, y subdirector del Centro de Estudio Situacional de la Nación), Manuel Ricardo Cristopher Figuera realizó sendas maestrías en Ciencias Administrativas (2007) y en Ciencias y Artes Militares (2008) en la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez para obtener luego un doctorado en Seguridad de la Nación en la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela el año 2015.

También puede leer: GNB hirió con perdigones a fotógrafo durante represión en el distribuidor Altamira





Señalado por sectores de la oposición venezolana por «abusos y torturas» durante su paso por los organismos de seguridad, el general mantuvo siempre un bajo perfil y solo hasta ahora, luego de su notorio apoyo a Leopoldo López y Juan Guaidó, decidió enviar una larga carta a Nicolas Maduro donde le señalaba, entre otras cosas, que “para nadie es secreto el estado de deterioro en todos los órdenes, en el que está sumergida la patria y, sería irresponsable de mi parte culpar de ello sólo al imperio norteamericano. ¿Acaso la desinversión en mantenimiento industrial, en educación en salud y en otros aspectos sensibles de la vida diaria, así como la corrupción desproporcionada que padece el país y, que muchos servidores públicos de alto nivel practican como deporte, es culpa también del imperio? Hay quienes se han atrevido a llamarme traidor o vendido; pues, a ellos les digo que muy poco me conocen, porque tengo un alto sentido de la lealtad que juré a mi patria y sus instituciones; la patria que una parranda de pillos y bribones están saqueando y, sus instituciones que, salvo la FANB, han convertido en despojos…”

Bien escrito, cargado de metáforas, el comunicado del general evidenció que estaba recabando información sobre algunos personeros de confianza del presidente, tal y como se lo hizo saber a Maduro cuando descubrió que estaban “negociando a sus espaldas… pero no negociaban por el bien mayor del país. Lo hacían por sus propios y mezquinos intereses”.

Escondido quién sabe dónde, El Temible general cuenta con un misil de información que probablemente tiene a más de uno preocupado y temeroso. Quiénes son los cubanos que gobiernan o torturan en el Sebin, los militares venezolanos capos de la droga, los que tienen negocios sucios con el Gobierno, los que han hecho fortunas inexplicables y tiene propiedades en el extranjero o los que buscan dinero negociando con las FARC.

“No se puede vivir en la miseria viviendo en un país tan rico”, fue una de las frases que más resonó de su despedida a Maduro. Despedida que, vistos los acontecimientos, más parece un “hasta la vista baby”, mientras negocia su salida de la lista de sancionados o, el peor escenario para Maduro, descarga todo lo que sabe en las computadoras de sus adversarios.

Comentarios

comentarios