article-thumb
   

Crónica de una crisis anunciada: la triste labor de hacer mercado en Venezuela (+Fotos)

Pierangela Morillo | 26 junio, 2018

Caracas.– Ya termina el primer semestre del año y la escasez de alimentos y artículos de primera necesidad continúa aquejando a la sociedad venezolana. Los productos importados invaden los anaqueles de los supermercados caraqueños, y si creyó que los costos estaban elevados en meses anteriores, se sorprenderá cuando vea los nuevos precios en los que se consiguen algunos de los productos de la canasta básica.

Durante un recorrido por diversos supermercados de Caracas, se observó la existencia de una “moderada” variedad de alimentos, como pasta, granos en sus diversas presentaciones, arroz, margarina, azúcar y aceite, en su gran mayoría, fabricados en Brasil, los cuales divergen ampliamente de los precios “regulados” .

Algunos de estos comestibles se encontraron a la venta en la calle por los conocidos “bachaqueros”, siendo el café (Bs. 1.500.000/500 gr) y el aceite (Bs. 500.000/1Lt), los que encabezan esta lista.





 

 


Las hortalizas, verduras y frutas, aunque no están escasas, no escapan de esta realidad, y el costo por cada kilogramo agarró a más de uno fuera de base. Frases como “¿Quéeee? Iremos a comer aire”, “¡Cómo ha aumentado todo!” y “¡Qué caro! Se pasaron”, fueron las que más escuché en los pasillos.

El kilogramo de cebolla ronda en un promedio de 1.600.000 bolívares, mientras el pimentón se encuentra entre los 2.000.000 y 1.500.000, el tomate en 1.900.000 y el acompañante que no puede faltar en los platos venezolanos, el plátano, 100.000 bolívares cada uno.

 

Por otra parte, los productos regulados también dijeron presente, sin embargo, para poder adquirirlos, las personas hacían largas filas que se extendían por los pasillos de los locales, donde estaban a la venta algunos alimentos, como pasta (1gr – Bs.250.000), arroz (1Kg – Bs.200.000) y harina de trigo (1Kg – Bs.200.000), precios que se alejan por mucho de los que se consiguen en locales comerciales independientes o si se trata de alguno de marca extranjera: pasta (500gr – Bs.5.250.000), arroz (1Kg – Bs.1.200.000) y harina de trigo (1Kg – Bs.2.200.000),

Más caro que en diciembre

De acuerdo con el último informe del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FMV), el costo de la Cesta Alimentaria Familiar para un grupo familiar conformado por cinco miembros, se situó en Bs. 100.174.980,98 en el mes de abril de 2018.

Todos los alimentos de la canasta registraron un aumento de precio : carnes y sus preparados,178,1%; frutas y hortalizas,123,3%;pescados mariscos, 108,0%; grasas y aceites,84,6%; raíces, tubérculos y otros,80,7%; café, 69,3%; leche, quesos y huevos, 67,4%; salsa y mayonesa, 55,9%; cereales y productos derivados,44,5%;granos, 39,2% y azúcar y sal, 16,9%.

Sin embargo, los precios en los que conseguí el arroz, la pasta, el azúcar y el aceite, incluso triplican los del año pasado, a pesar de que aún no se cumple un mes desde entonces. El Cendas-FVM informó que el 33,33 % de los productos de la cesta presentaron problemas de escasez, y advirtió que no es posible realizar una comparación entre los precios oficiales y los del mercado debido a la falta de publicación de cifras institucionales.

En cuanto a la carne roja, es difícil no impresionarse con el costo promedio de 1Kg de res.

  • Carne de 1°/Kg 5.600.000 bolívares
  • Carne de 2°/Kg 5.200.000 bolívares
  • Lomito/Kg 7.000.000 bolívares
  • Solomo/Kg 8.500.000 bolívares

Pero eso no es todo, ya que los productos lácteos también están entre los alimentos que hicieron un reajuste, costando 1 kilogramo de queso blanco para rayar, en sus amplias variaciones,  entre los 2.000.000 y los 7.000.000 bolívares. 

Si sus gustos son un poco más exclusivos podrá adquirir 1 kilogramo de queso Emmental por la cuantiosa suma de 9.000.000 bolívares, aunque probablemente no encuentre con qué comérselo, puesto que la harina de maíz está desaparecida. No solo no la conseguí en los supermercados, sino que tampoco los bachaqueros tenían.

A la lista de “desaparecidos” se unieron la leche en polvo, el cual, ni por debajo de las piedras.

¿Y el nuevo aumento qué?

En contraste, el Gobierno Nacional continúa aumentando el salario el mínimo en periodos de tiempo cada vez más reducidos, sin embargo, la sumatoria de éste junto al monto del bono de alimentación, parece haberse quedado corto ante los nuevos tarifarios de los alimentos en general.

Al final, la conclusión a la que llegan la mayoría de los venezolanos, es que hacer mercado en el país, aquejado por una fuerte crisis económica,  es cada día más lamentable y desesperanzador.  A veces consigues el producto, pero el dinero no te alcanza; a veces tienes el dinero y no consigues el alimento.  Una pesadilla que no termina.

Comentarios

comentarios