Connect with us

Investigación

#Crónica: Los cazadores de dólares que atacaron a periodistas de Meridiano y VTV

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas, 15 de diciembre.- Jóvenes empistolados deambulan a sus anchas en varias zonas de Caracas, se creen los dueños y señores de la calle, miran fijamente y con una actitud de poder y maldad, la vida lo único que les ha dejado es robar y matar. Las casas grandes, ostentosa y con ciertas características es su blanco de pillería.

Lea también: “Hasta sin ropa me dejaron”: Periodista de Meridiano denunció ser secuestrado en su casa

 

Se colocan en las afueras de estas quintas a observar detalladamente las actividades diarias y forma de vida de sus víctimas, algunos hasta duermen varios días en el monte, cercano a la vivienda, que es su objetivo, esperando el momento exacto para actuar.

Y es ese lunes 11 de diciembre cuando un grupo de sujetos, que no pasaban los 25 años, encapuchados con una franela, vestidos con pantalón de jean y camiseta ingresaron a una vivienda de la parroquia El Cafetal, municipio Baruta del estado Miranda, con toda la intención de robar los objetos de valor del lugar.

La casa de un periodista

Advertisement

En esa vivienda, situada en aquella parroquia capitalina, residía el periodista de Meridiano Televisión, Eduardo Pino, con su madre de 69 años y su padre de 70 años.

Ese día alrededor de las 11:30 de la mañana, Pino se encontraba sentado frente a la computadora, que estaba situada en la sala de la vivienda, mientras que sus padres realizaban el almuerzo en la cocina. Él estaba emocionado preparando las noticias deportivas que daría a conocer en la emisión del Noticiero de Meridiano. Esta era la primera vez que realizaría el noticiero en aquel canal deportivo, por lo que se preparaba, para que no le quedara nada por fuera, incluso asistiría al canal alrededor de las 02:30 de la tarde para realizar un ensayo y así efectuar el noticiero en vivo a las 04:00 de la tarde. Un hecho que no logró llegar a concretar debido a que el hampa apareció en su hogar.

Eduardo de repente escuchó los gritos de su madre, que decía: “¡No puede ser!, ¿Qué es esto?”. Él salió corriendo a la cocina y se encontró que sujetos encapuchados sometían a sus padres, y uno de ellos lo apuntó en la cabeza.

Los criminales le gritaron: “Tírate al piso mamagüebo, tírate al piso que te voy a quebrar (matar)”. Pino acata la exigencia y los malhechores le colocaron una camisa en la cabeza, para cubrir su cara, le amarraron los pies y las manos y lo dejaron en el piso.  A los padres del periodista también los amarraron de manos.

Le puede interesar: Periodista de VTV resultó herido de bala en el cuello durante robo en su vivienda

En ese momento, uno de los criminales se le acercó a Pino y le preguntó que dónde laboraba y él solo le dijo que era periodista. A los padres del narrador deportivo los subieron a un cuarto y él se quedó solo en la sala con los delincuentes.

Advertisement

Uno de ellos se le acercó al oído y le dijo: “No te vamos a matar, solo colabora y dime donde están los dólares”. El periodista le contestó que ellos no tenían dólares en la casa y les suplicaba que no lo mataran. Luego de instantes lo subieron al cuarto donde estaban sus padres y con ellos se quedó uno de los criminales vigilándolos.

El sujeto le insistía a Pino y a sus padres que les entregaran los dólares, mientras los otros criminales cargaban con los objetos de valor. “Chamo donde está la caja fuerte, los dólares, colaboren, entonces para que tienen esta casota, ustedes son ricos de cuna, me van a decir que no tienen real”, le decía insistentemente el malhechor que los vigilaba.

Pino y sus padres trataban de conversar con el sujeto para que los dejaran libres, pero todo intento era infructuoso. “Yo de verdad no les quiero hacer esto, ustedes parecen una familia humilde. Yo quisiera tener los papás que tu tienes, pero este país está vuelto mierda. Maduro nos tiene pasando hambre y a ti no te falta comida”, dijo el individuo.

El periodista en un momento comenzó a escuchar en el fondo el sonido del microondas, como cuando están calentando alguna comida, y también escuchó que los delincuentes estaban jugando con el PlayStation.

Robaron todo a su paso

Advertisement

Las horas pasaban sin detenerse, mientras que Pino y sus padres se encontraban sometidos en un cuarto sin saber como iba a terminar el asalto. Alrededor de las 03:00 de la tarde la incertidumbre crecía entre las víctimas, escuchaban en el fondo como los sujetos movían cosas, abrían y cerraban las puertas.

En un instante se presentó un momento de tensión cuando el sujeto que estaba con las víctimas les dijo que iban a llevar al periodista a otro cuarto. Su madre lloraba desesperada y le decía: “No lo vayan a matar, no le hagan nada, porqué se lo llevan a él solo”.

Los sujetos sacaron a Pino del cuarto y lo llevaron a otra habitación. En ese momento lo sentaron en una silla y uno de ellos le gritaba: “Mira mamagüebo dime dónde están los dólares, te voy a hablar claro, si tu no me dices dónde están los dólares te voy a ejecutar aquí mismo”. La vida de Pino recorrió por su mente, sus vivencias con su hijo de nueve años, sus familiares, su trabajo, pensó que en ese momento lo iban a matar y él le insistía que no tenían dólares en la propiedad.

Pensó que iban a cumplir su amenaza, pero uno de ellos le dijo: “Párate de la silla para llevarte al cuarto donde están tus padres”. Eduardo ingresó al cuarto y abrazó a sus padres, su madre no paraba de abrazarlo y se mantenían unidos en medio de aquella situación.

La fuga

Advertisement

A eso de las 06:30 de la tarde los sacaron de la habitación donde se encontraban y los llevaron a la otra, porque iban a robar los objetos del lugar donde estaban. Como a las 07:00 de la noche los malhechores les dijeron a las víctimas que se iban a ir y que los amarrarían a la cama, menos a la madre de Pino.

El sujeto que estaba con Pino y sus padres en aquel cuarto les dijo que “discúlpennos de verdad, nosotros no somos gente mala, esto lo hacemos por necesidad, tengo tres días sin comer y llevó varios días sin ver a mi hijo”. Luego los sujetos huyeron y la madre del periodista desató a su hijo y a su esposo e informaron del hecho a las autoridades.

Pino contó en exclusiva para El Cooperante que durante los hechos él nunca soltó una estampita de la virgen de Fátima, que se había encontrado en la habitación, donde estaba cautivo. De su vivienda, se llevaron su vehículo Cherokee, color vinotinto, que luego fue hallado desvalijado por la Policía Municipal de Sucre (Polisucre), la Gran Cherokee marrón del padre del narrador deportivo, el PlayStation, ropa, relojes, perfumes, toda la carne, 35 hallacas.

 

El robo a un periodista de VTV

Advertisement

Dos días después de lo que le ocurrió al periodista de Meridiano, también resultó atacado por el hampa el periodista de Venezolana de Televisión (VTV), Juan Carlos Mora, de 44 años, dentro de su vivienda en Caracas.

Mora estaba saliendo ese día de su edificio cuando sujetos, que estaban dentro del sitio, le preguntaron dónde vivía, él les dijo el número de un apartamento que no era el suyo para despistarlos, pero ellos al llegar al sitio le propinaron cachazos y lo obligaron a llevarlos a su apartamento.

Ya en su apartamento lo sometieron, junto con su madre, padre y hermano, quien fue apuntado con un arma para que se despertara, debido a que estaba durmiendo.

Al padre y hermano de Juan Carlos los encerraron en un baño, mientras que al periodista lo asfixiaban para que dijera, dónde estaban los dólares y los euros, mientras que seguían propinándole cachazos.

Los sujetos robaron varios objetos de valor del lugar y antes de huir le dieron un tiro en el cuello al periodista, de inmediato fue trasladado a una clínica capitalina, donde se encuentra recuperándose.

Advertisement




Tendencias