article-thumb
   

#CrónicaLetal: El gas letal que desató la desgracia en una noche de fiesta en El Paraíso

Lysaura Fuentes | 20 junio, 2018

Caracas.- El asombro y el desasosiego se manifestaron aquel sábado 16 de junio, no había una razón clara de lo que había ocurrido, los padres lloraban desconsolados y las versiones se cruzaban buscando una respuesta.

Lea también: #CrónicaLetal: El ancianato de la perversión y la violación de tres abuelos

En la morgue capitalina se encontraban los cuerpos de 18 víctimas de una tragedia que se desató en un club ecuatoriano conocido como Los Cotorros, situado en la popular parroquia de El Paraíso.





Club Los Cotorros (Foto: Lysuara Fuentes)

En aquel local con puertas grises y una única entrada y salida se dio un hecho que marcó a varias familias cuando se desarrolló una celebración estudiantil, donde el alcohol, las peleas, y la música desbocada se apoderaron del ambiente.

The Legacy

“La tentación y la maldad reinarán toda esta noche. Vivirás algo diferente y descubrirás una nueva experiencia”, con esta frase se prometió un evento “inolvidable” llamado “The Legacy“, que se pautó para ser realizado en el club Los Cotorros desde la noche del viernes 15 de junio hasta la madrugada del sábado 16.





A este evento, en el que su logo era una calavera, asistirían estudiantes de varias instituciones educativas de la capital para llevar a cabo una celebración de culminación de bachillerato.

Por medio de las redes sociales se divulgó el flyer de invitación promocionado por Rumba Caracas. Para asistir a este encuentro los jóvenes mayores de 18 años debían cancelar entre Bs. 300.000 a 800.000 bolívares y los menores tenían que pagar una “multa” de 6o.ooo bolívares. Durante toda la promoción del evento afirmaron que contarían con una “increíble seguridad”.

La noche de la tragedia 

El sol se había escondido y la noche estaba en pleno cuando muchachos con sus atuendos de fiesta y las jovencitas, la mayoría con zapatos casuales y sandalias, comenzaban a llegar al club Los Cotorros para disfrutar de una noche diferente.

La música se apoderó del lugar, los DJ iniciaban sus mezclas y las paredes comenzaban a retumbar por la onda sonora.

A medida que pasaban las horas, en la pista de baile se iban aglomerando los asistentes, algunas chicas coqueteaban con los jóvenes y ellos también respondían al flirteo.

Los tragos comenzaban a hacer su efecto y los jóvenes no dejaban de bailar. En una esquina, un grupo de muchachos discutieron, por un motivo incierto, pero luego se calmaron los ánimos y siguió la celebración.

Ya era la 1:00 de la madrugada y la fiesta seguía en pleno apogeo, cuando en el baño del local un grupo de jóvenes sostuvieron una pelea, agarrando para ello botellas que luego partieron y lanzaron en el lugar.

Club Los Cotorros (Foto: Lysuara Fuentes)

El nerviosismo y la zozobra se apoderaron del ambiente y se acrecentó cuando uno de los implicados en la pelea arrojó una bomba lacrimógena trifásica que desató el caos, en un lugar donde no había la seguridad, que prometieron, para apaciguar el descontrol.

500 personas, entre ellos adultos y menores, se encontraban en aquel club, que solo tenía capacidad para 150, desatándose una oleada humana que intentaba salir del lugar.

Club Los Cotorros (Foto: Lysuara Fuentes)

Todos corrieron hacía las escaleras que daban a la entrada principal, en medio del desespero, varios murieron asfixiados por los gases y otros fueron aplastados por la estampida de gente.

Una puerta enrejada negra que daba hacia la salida, estaba cerrada, un hecho que aumentó el desespero de los jóvenes, hasta que luego de momentos lograron salir. En medio de los hechos alrededor de 18 personas, entre ellos adultos y menores, fallecieron.

La noticia 

La noticia de los acontecimientos en el club Los Cotorros corrió como pólvora, los padres de los jóvenes, que asistieron al evento, acudieron al Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño, a la Clínica de El Paraíso, y a la Clínica Amay, a donde fueron trasladados los adolescentes luego de los hechos.

(Foto: Lysuara Fuentes)

En los recintos médicos se aglomeraron los representantes buscando conocer el estado de sus hijos. Varios de los menores no le habían informado a sus padres que asistirían a esa fiesta.

La morgue de Bello Monte también se abarrotó de padres desesperados, algunos no podían creer lo que había ocurrido, otros se negaban a hablar. Katherine Lourdes Palacios Navas, de 21 años, fue una de las víctimas del hecho, su madrastra Brigida Suárez, manifestó que la joven era madre soltera, tenía una niña de tres años. Vivía en Gramoven y laboraba en una agencia de loterias.

Foto: Lysaura Fuentes

Contó que  Katherine  ese día asistió a la celebración con unos primos, cuando ocurrieron los sucesos la fémina se cayó por las escaleras y la multitud, que intentaba salir del lugar, le pasó por encima. Presentó asfixia y politraumatismo.

(Foto: Lysuara Fuentes)

Los 18 fallecidos fueron identificados como Adriany Paz, de 16 años, Félix Eduardo Contreras Rosario, de 19 años, Giovanina Gómez , de 14 años, Lourdes Palacios, de 21 años, Alejandro Durán, Lislie Alexandra Coronado, Marcos Javier Altuve Valenzuela, de 20 años, Jennifer Esther Barcenas, Keismel Tovar, de 22 años, Andrián Alejandro Morales, de 16 años, Keiber Barrios, Cristobal Altuve, José Alfonzo, de 19 años, Yanine Castro, Jorge Castro, Luis Guerra y Adriana Franquiz, de 14 años, Jorghen Olier Castro Hernández, de 17 años.

Hasta ahora no existe un motivo claro de cómo ocurrieron los hechos, asimismo todavía se presenta la interrogante de porqué jóvenes tenían en su poder este artefacto. También existe otra versión que presuntamente en este hecho estaría implicado un efectivo militar, que al parecer estaba vestido de civil durante la fiesta, una información que está siendo investigada.

De igual manera, se maneja, por medio de testigos, que durante los acontecimientos presuntamente lanzaron tres bombas lacrimógenas, una en el baño y dos en la pista de baile, un hecho que también está siendo indagado. Los familiares de los fallecidos alegaron en todo momento que no había vigilancia en el establecimiento y los jóvenes no fueron atendidos de forma oportuna por las autoridades.

Club Los Cotorros (Foto: Lysuara Fuentes)

 

 

Comentarios

comentarios