article-thumb
   

#CrónicaLetal: La estancia siniestra de un joven en San Agustín que marcó doble asesinato y violación

Lysaura Fuentes | 28 septiembre, 2018

Caracas.- Hace unos meses los vecinos vieron llegar a una vivienda del sector La Ceiba de San Agustín, una de las populares parroquias de Caracas, a un joven de tez blanca, cabello castaño claro enrollado y contextura delgada.

Lea también:  #CrónicaLetal: “El Zapatero” del mal que llegó a El Valle y le arrancó la vida a cuatro niños

Este joven de tan solo 17 años era callado, por lo que los residentes de la zona no conocían mucho de él, lo que sí sabían es que estaba viviendo temporalmente con su padre, su tía Ingrid Josefina Vargas Sequera, de 45 años y su prima de ocho años Yosbel Sophia Sequera Vargas.

Ingrid Josefina, quien era la dueña de la vivienda, le había dado hospedaje a su sobrino debido a que su madre lo había dejado luego de que se fuera a vivir a Perú.

Ingrid Josefina Vargas Sequera y Yosbel Sophia Sequera Vargas
Ingrid Josefina Vargas Sequera y Yosbel Sophia Sequera Vargas

El joven desde que comenzó a vivir en la casa de Ingrid siempre se manifestó ante los vecinos como una persona reservada, pero nunca imaginaron que sería el acusado por un doble homicidio que desató la desgracia en esta popular parroquia de Caracas.


El Crimen 

El sábado 22 de septiembre  la pequeña Yosbel Sophia tenía la visita de una amiguita de la zona. Compartían juntas cuando alrededor de las 7:00 de la noche comenzó una discusión entre Ingrid y su sobrino de 17 años. 

El ambiente se volvió tenso, los gritos, los insultos se manifestaron esa noche, por lo que la pequeña vecina se fue a su casa.

Ataúd, donde iba el cuerpo de Ingrid Josefina
Ataúd, donde iba el cuerpo de Ingrid Josefina

Al día siguiente aquella casa estaba en silencio, no se escuchaba ni un murmullo, ni un grito, ni un insulto, había una tranquilidad luctuosa. El joven de 17 años fue visto saliendo de la vivienda alrededor de las 6:00 de la mañana y no regresó.

El lunes 24 de septiembre los hermanos de Ingrid llegaron a la vivienda y le gritaron para que les abriera, pero ella no respondió a su llamado, por lo que vieron debajo de la puerta y se percataron que había destrozos y varios objetos regados. En ese momento avisaron a las autoridades.

A los familiares de Ingrid y a los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), del comando de San Agustín, que llegaron al lugar, se les dificultó ingresar a la vivienda, debido a que el trozo de una llave se encontraba atascado en la cerradura de la puerta, pero luego la derribaron y entraron.

En la vivienda había desorden por todos lados y luego de una búsqueda se encontraron con una escena dantesca. El cadáver de la niña Yosbel Sophia yacía sobre una cama, había sido asfixiada, apuñalada y presentaba signos de abuso sexual. La pequeña tenía una cobija que la cubría de la cintura para abajo.

Ataúd, donde iba el cuerpo de la niña

Su madre también corrió con la misma suerte. El cadáver de Ingrid estaba desnudo de la cintura para abajo, había sido apuñalada, degollada y también fue abusada sexualmente. La madre había luchado por su vida, debido al desorden que se encontró en el lugar. En sus brazos tenía una sustancia amarilla y se observaban los rastros de sangre.

El acusado por este doble homicidio fue el joven de 17 años, quien está siendo buscado por las autoridades. Para el momento de estos asesinatos, el padre del adolescente no se encontraba en la vivienda, pero fue llamado a interrogatorio, por los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Fotos: Lysaura Fuentes
Fotos: Lysaura Fuentes

Este jueves 27 de septiembre familiares estaban saliendo de la funeraria San Pedro de Caracas con la carroza fúnebre, donde iban los cuerpos de la madre y su hija, para ser trasladados hasta el Cementerio General del Sur, donde les dieron cristiana sepultura. Los parientes, amigos y vecinos de las víctimas no podían creer todavía lo que había ocurrido. En llanto afirmaron que Ingrid era una ama de casa y que la niña estudiaba cuarto grado en un colegio llamado Corazón de María, situado en San Agustín del Sur.

La ama de casa tenía 10 hermanos y dejó dos hijos mayores, que viven en Colombia.

 

 

Comentarios

comentarios