article-thumb
   

#CrónicaLetal: Una tradición de Navidad cercenada por un hecho de sangre

Lysaura Fuentes | 8 diciembre, 2018

Caracas.- Con las luces navideñas a medio colocar, dos flores casi en el piso, el escenario de un hecho sangriento y una noche de tragedia para una familia, que buscaba darle inicio a las celebraciones decembrina.

Lea también:  #CrónicaLetal: “El Zapatero” del mal que llegó a El Valle y le arrancó la vida a cuatro niños

De aquel pesebre solo quedaron los rastros, que significaron la muerte de dos menores y las heridas por arma de fuego que sufrieron dos adolescentes más. En las escaleras cercanas a lo que sería un nacimiento navideño también se detallaron las marcas de sangre, y en las paredes de colores pálidos los orificios de proyectiles.

Foto: Lysaura Fuentes

La felicidad por la Navidad se había apagado en aquella calle 18 de El Valle, que conecta con la Panamericana. Los vecinos estaban de luto y reclamaban justicia.

El presunto robo

Antes de que el reloj marcara las 8:00 de la noche de este miércoles dos hombres que se identificaron como escoltas de un conocido político se apersonaron a las instalaciones del Centro  de Coordinación Policial de El Valle, donde denunciaron que les habían robado una moto y que los presuntos responsables se encontraban en la calle 18 de El Valle.


Ante esta denuncia los dos presuntos escoltas y seis funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) salieron del Centro de Coordinación Policial y se trasladaron a la calle 18 en búsqueda de la moto robada.

Foto: Lysaura Fuentes

En medio de la búsqueda se detuvieron, en un vehículo, frente a una vivienda, de ventanas con enrejado negro y paredes verdes, donde en las afueras estaban colocando un pesebre de Navidad cuatro menores identificados como Yonaiker Jesús Moreno, de 17 años, Ricardo Castro Moreno, de 13 años, Marbelis Lozano, de 17 años y Yojaiverson José Gregorio Castro.

 “Nos equivocamos”

Los dos presuntos escoltas de civil y los seis uniformados de la PNB sometieron a los menores y les preguntaron por la moto. Yonaiker fue el primero que fue víctima mortal de los funcionarios, le dieron disparos en el pecho y luego en la cara, según contaron vecinos de la zona.

Los implicados no habían culminado, mataron también al primo de Yonaiker de nombre Ricardo Castro e hirieron a dos menores más, Marbelia Lozano y Yojaiverson Castro.

Foto: Lysaura Fuentes

Los disparos en la zona alarmaron a los familiares y vecinos de los menores, quienes buscaron desesperados ayuda, luego de que los involucrados en el hecho huyeron del sitio sin trasladar a los heridos a un centro médico. Lo único que se escuchó de ellos en ese momento, según testigos, fue: “Nos equivocamos “.

Un funcionario del FAES, que era tío de uno de los menores fallecidos, avisó a su comando que habían matado a su familiar y pidió apoyo.

La comunidad estaba consternada por el suceso, que los llevó a salir a las calles a protestar, pidiendo justicia, antes de ello los ocho implicados habían sido detenidos.

Foto: Lysaura Fuentes

Los familiares de los menores que fueron víctimas fatales de los funcionarios no pararon de llorar y manifestar su rechazo por la acción policial.

El futuro de estas víctimas fue arrebatado. Ricardo Castro era apasionado por el béisbol , siendo parte de un equipo en El Valle, recientemente se había registrado su cumpleaños. En cuanto a Yonaiker, vivía en San Juan de Los Morros, estado Guárico y solo estaba de visita en la capital.

Foto: Lysaura Fuentes (Vivienda de los menores fallecidos)
Foto: Lysaura Fuentes (Lugar donde dormían los menores fallecidos)
Foto: Lysaura Fuentes Abuela de los fallecidos

 

 

Comentarios

comentarios