article-thumb
   

Crónicas Bolivarianas: Desagravio a Aníbal Nazoa

Omar Estacio | 29 junio, 2019

Caracas.- Caraqueño y sanjuanero, poeta, humorista y periodista, Aníbal Nazoa, fue un pulquérrimo integrante de la izquierda tradicional venezolana. Despuntaba, apenas, el desgobierno gamberro de Hugo Chávez, cuando Nazoa murió. Quizás, simpatizó con el narcogobernante felón. Pero aún en tal caso, no lo fue de manera muy efusiva.

Lea también – Qué pena con la señora Bachelet

Aunque tampoco, llegó a erigirse en su adversario. Menos aún, lo llamó barriga verde, golpista, cipayo, malinche, vende patria como sí lo hizo, tempranero, este humilde columnista en sus propias narices. Si todo lo anterior es así ¿En qué agravió Aníbal Nazoa, a eso que lleva el remoquete de Revolución Bolivariana; qué daño, mal, qué tiña le provocó para que, ahora, esta última, lo ultraje post mortem?





Seguro que, Nazoa, pocos días antes de fallecer, contempló a lo lejos los centenares de, facinerosos, montoneros, patoteros, pandilleros, que a dentelladas, rivalizaban, para dirimir cuál adulaba o atropellaba mejor para arrimarse al sabor. En medio de aquella voladora de gente de mal vivir, seguro que Nazoa fijó la vista en el peor de todos y visionario –todo buen poeta lo es – se dijo para sus adentros y sus afueras, “si rateros como aquel, sí, sí, aquel – en ese instante el dedo índice de Nazoa lo habría señalado a una cuadra de distancia – bigotón, larguirucho, flaco, desgarbado, con rostro de lisiado mental y moral, lombrosiano, cucuteño, para más señas – en este punto Nazoa tomó un profundo respiro – si vagos como ese llegan a ascender al Poder, será la extinción de Venezuela”.

De otra manera, no se explica la venganza de la narcosatrapía chavomadurista, de otorgarle el Premio Nacional de Periodismo Aníbal Nazoa, 2019, a ¡D I O S D A D O C A B E L LO! Cuentan que el jueves pasado, en el Parnaso del del más allá, al conocerse la noticia se escuchó una voz, tremola, muy lírica, que le dio rienda suelta a la emoción “ Aunque no hay derecho/ Aníbal, galante/ ¡ya es un hecho!/ le dieron tu premio a un… traficante.”





Comentarios

comentarios