article-thumb
   

Crónicas Bolivarianas: Glosario de pocetas

Omar Estacio | 27 diciembre, 2019

Caracas.- Acaban de publicar, el Índice de Prosperidad, 2019, del instituto Legatum. Oportunidades de progreso personal, servicios elementales de salud, agua, electricidad, educación, seguridad personal y jurídica, protección al medio ambiente, son algunos de los 300 indicadores evaluados por el mencionado instituto a lo largo y ancho de 167 países.

Le puede interesar:Rusia asegura tener lista nueva arma hipersónica

El mapa de la represión es el mapa del hambre. A más autoritarismo, más pobreza, menos per cápita, más corrupción, menos eficiencia. Esa es la principal conclusión que emerge de tal documento.





Con todo, advertimos en el índice una omisión inexcusable. No mide la desvergüenza con la que ciertos gobernantes -o desgobernantes- encaran las consecuencias de sus acciones y omisiones.

26 de diciembre de 2019. Son las 12:45 del mediodía. Repica, una, dos, muchas veces, el teléfono presidencial. Después de repetidos bostezos, desperezamientos, de enderezamientos del bigotón, porque la franchela de Nochebuena fue larga y con carburante del más alto octanaje, el tipejo toma la bocina.

Su excelencia, mil perdones por despertarlo a estas altas horas – se oye desde el otro lado de la línea- pero es que acaban de publicar el Índice Legatum y figuramos en el puesto 145 del ranking de prosperidad. Imagínese, señor Presidente, excluyendo a Haití, somos el país más depauperado de toda América. El más corrupto, inepto, peligroso, narco, el peor de …





Ya, ya, ya. Convoque rueda de prensa de inmediato, pues voy a denunciar, personalmente, que ese tal informe ¿cómo dijiste que se llamaba? fue financiado por Álvaro Uribe, Trump, Bolsonaro, por los indios pemones, para desprestigiarme …

Del cero al diez, anótenle al suciodicho, siete y medio en el índice Legatum de la desvergüenza. Si en lugar de darla, él, en persona, ordena que la rueda de prensa la ofrezca el ministro -o ministra – de Información y Comunicaciones, anótenle nueve y medio en caretablismo. Pero si en vez de ruedas de prensa, da media vuelta, sigue roncando, como si nada, ese hombre, ni siquiera, llega a aspirante de lavapocetas. Es, lamepocetas, lenguado y desvergonzado, de cubanos, rusos, chinos, narcoguerrilleros del Hamas y del Hezbolá, de las FARC y del ELN. De cualquier bicho de uña que venga a ayudarlo a seguir saqueando, Venezuela.

 

Comentarios

comentarios