article-thumb
   

Cuál es el mensaje de la Casa Blanca con las últimas sanciones al régimen de Maduro

Danny Leguízamo | 6 agosto, 2019

Caracas.- John Bolton declaró el lunes desde Lima. Y disparó un par de dardos. El primero, condenando el diálogo en Barbados. El segundo, advirtiendo que más tarde vendrían medidas “radicales” contra Nicolás Maduro. En la noche, Donald Trump firmaba una orden ejecutiva que congela todos los activos del régimen de Venezuela en Estados Unidos. Aquellos polvos trajeron estos lodos. ¿Cuál es el mensaje de la Casa Blanca?

Le puede interesar: Camino al embargo: las nuevas medidas “radicales” de Estados Unidos contra Maduro

Donald Trump hizo del cese de la usurpación de Nicolás Maduro un tema bandera de su Administración. Con las elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina y con el estado de Florida como clave para obtener una victoria en los comicios, Trump apuntó desde el inicio a los votantes de origen cubano y venezolano, especialmente los primeros, que son una inmensa mayoría.

De allí que Trump fuera el primer presidente en respaldar, minutos después de su juramentación el 23 de enero de 2019, a Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela. Otros sesenta países hicieron lo propio, reconociendo embajadores y encargados de negocios nombrados por Guaidó, quien el 05 de enero, al asumir la jefatura de la unicameral Asamblea Nacional, declaraba a Maduro en usurpación de funciones por reelegirse para un segundo mandato en un discutido proceso comicial.

Entonces Estados Unidos apuntó a intensificar las sanciones. Y todos los altos cargos de Trump -y el mismo Trump- hicieron del tema Venezuela la agenda principal en su política exterior. Desde John Bolton, pasando por Mike Pence hasta Elliot Abrams, emplazaron a los militares venezolanos a deponer a Maduro y reconocer a Guaidó.

Llegó el 23 de febrero con el intento de ingreso de ayuda humanitaria y Maduro no fue depuesto. Tampoco pudo ser derrocado el 30 de abril, cuando un grupo de militares se pronunció en su contra liderados por Guaidó y el expreso político Leopoldo López.

Con ese episodio, terminaba una etapa y se abría otra. Elliot Abrams respaldó abiertamente la iniciativa de Noruega sobre el diálogo, y se especuló que Trump ya había perdido la paciencia con Venezuela.

Pero lo de Barbados, al parecer, no funcionó. No hasta ahora. Tal como revelamos en exclusiva en El Cooperante, la oposición y la comunidad internacional rechazaron la última propuesta formulada por la delegación de Maduro. Bolton declaró el lunes que las conversaciones “no son serias”, y prometía “medidas radicales” contra Maduro.

Aquellos polvos trajeron estos lodos. El mensaje de la Casa Blanca es más que claro: desecharán el diálogo y ahora apuntarán hacia la radicalización, pues Barbados resultó en fracaso. No son las medidas del lunes las primeras. Vienen más en la lista,  con Guaidó a pocos meses de culminar su período como jefe del Parlamento y con Maduro atrincherado en el Palacio de Miraflores, quien ya sobrevivió a los episodios de 2014, 2015, 2017, 2018 y por ahora, solo por ahora, al 2019.

Comentarios

comentarios