article-thumb
   

¿Cuál es la próxima guerra que podría desatarse en la oposición?

El Cooperante | 12 noviembre, 2018

Caracas/Foto de Portada: El Pitazo- La alarmas están encendidas. Tanto en la comunidad internacional como a lo interno. Pero no por la situación del régimen de Nicolás Maduro, harto conocida y diagnosticada hasta la náusea, sino por lo que ocurre en la dirigencia opositora. Lo sucedido con el caso de José Luis Rodríguez Zapatero en la Asamblea Nacional puede anticipar debates descarnados a futuro, tal como explicó a El Cooperante un diputado del Parlamento, quien luego del inútil show por el caso Zapatero, manifestó su angustia por el corto plazo.

Le puede interesar: “Foco, compañeros”: El nuevo “jalón de oreja” de Henrique Capriles a la oposición

Y es que en el corto plazo se avecinan las elecciones del nuevo presidente de la Asamblea Nacional. Para ello, debe haber unidad en todos los bloques que integran la otrora sólida y unificada mayoría opositora. De lo contrario, habrá guerra. Debates descarnados, sin cuartel. Incluso, antes de enero. Un espectáculo indeseado cuando la hiperinflación amenaza con arrasar todo vestigio de poder adquisitivo para el mes de enero, cuando se estima que el dólar paralelo podría alcanzar la tasa de mil bolívares, mientras que Nicolás Maduro ya decretó -a su modo- las navidades felices, ignorando ex profeso que la diáspora venezolana es un tema de preocupación en América Latina.

Pero la oposición pierde su tiempo. Lo derrocha en peleas organizadas por Twitter. Y esto la desconecta de la base. De su propia base, que ya se ha visto severamente afectada por la crisis económica y el exilio, particularmente en los cuadros de la juventud.

Un llamado de atención del exgobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski, recuerda que la dirigencia extravió el rumbo hace ya bastante tiempo:


Parece que muchos han decidido voltear el asunto y hacerle creer a la gente que están luchando en las calles que la realidad es lo que aparece y hace bulla en las redes sociales, ignorando las realidades sociales y políticas que padece nuestra gente (…) Hostigamiento digital, ejércitos de teclado, insultos infantiles, polémicas infértiles, dimes y diretes cuyo único objetivo es alimentar listas de seguidores y jugar a una batalla digital, mientras en la calle nuestra gente no tiene cómo resolver la comida de sus hijos.

Hora de hacer política, ha dicho por su parte el presidente de Datincorp, Jesús Seguías. La promesa eterna de un quiebre definitivo de la dictadura no llegará solo por repetirlo una docena de veces por minuto en Twitter, ni desatar una guerra contra otro sector de la disidencia rendirá frutos. Divide y vencerás es una clásica estrategia. Un viejo truco. Desde el Gobierno han decidido sistemáticamente dividir a la oposición, y una parte de ella, financiada por factores exiliados y comprometidos en operaciones ilícitas en Venezuela, termina por retruque -o intencionalmente- favoreciendo a la tiranía.

 

 

 

Comentarios

comentarios