Connect with us

Nacionales

Cuáles fueron los avances alcanzados durante la tercera ronda del diálogo social

La directora general del Observatorio Venezolano de Libertad Sindical, Jacqueline Richter sostuvo que en el marco de estos encuentros se han obtenido "avances muy lentos", debido a que las organizaciones sindicales se están sentando a negociar con un "gobierno autoritario"

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas/Foto: Cortesía.- La directora general del Observatorio Venezolano de Libertad Sindical (OVLIS), Jacqueline Richter presentó un balance de la tercera ronda de la mesa de diálogo social que contó con la asistencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Nueva Esparta. 

Lea también: Oposición ratifica solicitud de asistencia para primarias al CNE nombrado por la AN de 2020

En una transmisión en directo por la cuenta de la Escuela de Trabajo Social de la UCV, Richter indicó que la mesa de diálogo social fue producto del informe de la Comisión de Encuesta publicado en septiembre de 2019. 

"Hubo un informe muy desfavorable al Estado venezolano en 2019, en la cual se le decía que tenía que tomar una serie de medidas para terminar con la persecución de dirigentes sindicales y que debía convocar a los actores sociales para establecer cuáles iban a ser los criterios técnicos para fijar el salario mínimo, concretar la forma y el monto del salario". 

Richter aseveró que actualmente no hay reconciliación ni posibilidad de construir una paz social, debido a que en el país no se respetan los derechos laborales de los trabajadores. 

"Desde el año 2019, los órganos ejecutivos de la OIT y los órganos de control han estado presionando al Estado venezolano para que cumpla con más recomendaciones", dijo Ritcher, quien agregó que el año pasado el Consejo de Administración logró comprometer al gobierno de Nicolás Maduro en iniciar el diálogo social.

Desde entonces, explicó, se han efectuado tres reuniones. Dos en abril y septiembre de 2022, mientras que la última se llevó a cabo a finales del mes de enero de este año en el estado Nueva Esparta.

Advertisement

Sostuvo que en el marco de estos encuentros se han obtenido "avances muy lentos", debido a que las organizaciones sindicales se están sentando a negociar con un "gobierno autoritario". 

"Las organizaciones sindicales presionaron para que el Gobierno hiciese una propuesta de salario mínimo y de método para fijarlo. La respuesta del Gobierno fue que ellos en este momento no podían hacer ninguna propuesta por las sanciones". 

En este sentido, Ritcher criticó que la administración de Nicolás Maduro atribuya los actuales problemas del país a las sanciones internacionales y destacó que el objetivo del Ejecutivo era que en el comunicado final se reconociera que las sanciones habían provocado una "gran crisis" en el país. 

Asimismo, explicó que las decisiones entre la OIT, el Gobierno venezolano, los sindicatos y los empresarios eran tomadas por "consenso". 

¿Qué se logró?

Richter sostuvo que después de dos años se ordenó instalar una comisión técnica para discutir los métodos para la fijación del salario mínimo en Venezuela. También se estableció una mesa bilateral, que contará con la presencia de la Fiscalía, con el fin de analizar el caso de cada dirigente sindical detenido o sometido a procesos penales. 

"Ellos querían poner en la declaración final que esta mesa bilateral era para dirigentes sindicales presuntamente acusados por sus actividades sindicales, (pero) nosotros eliminamos el 'presuntamente'".

Aseveró que para el Movimiento Sindical venezolano es "vital" contar con una mesa para analizar "la situación de los compañeros sometidos a (un) proceso penal". 

Advertisement

Por otra parte, acotó que también se logró establecer una mesa bipartita con presencia del Consejo Nacional Electoral (CNE) para efectuar elecciones de manera autónoma. 

Sin embargo, Richter advirtió que el gobierno de Nicolás Maduro "tenía ganas de terminar con estas mesas", pero "nosotros decimos que lo que hay que hacer es mantenerse sentados".

"El solo hecho de sentarnos es un avance, (porque) es un Gobierno autoritario, entonces es complicado negociar, y más en un momento de una profunda debilidad del Movimiento Sindical, a pesar de que se está en protesta".

Un nueva Comisión de Encuesta 

Por otra parte, Richter indicó que actualmente se activó una nueva Comisión de Encuesta por parte de la OIT y enfatizó que para que esto suceda "tiene que haber una situación muy grave". 

"En 104 años de historia de la OIT solo han establecido 14 comisiones de encuesta, siendo la última el año pasado contra Myanmar por trabajo esclavo". 

A su vez, reconoció que no han obtenido "grandes éxitos", sino "pequeños avances" en la mesa del diálogo social. 

"Mientras tengamos una agenda de defensa de nuestros derechos, vamos avanzando, pero tampoco pensemos que vamos a conseguir grandes gestos", dijo.

Advertisement

Finalmente, señaló que en la mesa no hubo presencia de los partidos políticos, pese a que algunos dirigentes sindicales pertenecen a una facción.

"Los partidos políticos tienen una agenda, pero los trabajadores tienen una agenda social, y son dos agendas paralelas, lo que hagan los trabajadores es problema de los trabajadores y de sus organizaciones", sentenció. 

Sin acuerdos concretos

En entrevista concedida a El Cooperante, Alfredo "Chino" Conde, miembro de la Confederación General de Trabajadores (CGT), lamentó que durante el último punto de la agenda del 1 de febrero, no se hayan logrado acuerdos concretos en materia salarial en un momento cumbre, ya que los trabajadores del sector público tienen meses en la calle exigiendo al Estado que decrete aumento porque el salario mínimo hoy equivale a menos de siete dólares, y la canasta básica alimentaria se acerca ya a los 400 dólares.

"Se creó otra mesa, otro espacio que el gobierno crea para perder tiempo ante tanta necesidad que tiene el pueblo venezolano y especialmente los trabajadores", declaró vía telefónica. "No hubo ninguna respuesta ante el aumento, aunque sabemos que no era el espacio para aumentar el salario, sino para llegar a un acuerdo de hacer la propuesta para que el presidente Nicolás Maduro que es el único autorizado para ello, lo hiciera. Pero el oficialismo no presentó ninguna propuesta viable y mucho menos una solución para la situación que padecemos miles de trabajadores al día de hoy".

Sobre las razones que ofreció el ministro para el Trabajo, Francisco Torrealba para no llegar a un acuerdo en materia salarial, el sindicalista sostuvo que el oficialismo insiste en excusarse tras las sanciones internacionales, ignorando los ingresos que ha percibido durante los últimos meses.

Advertisement

"Ellos simplemente están amarrados a que las sanciones en el campo petrolero no les han permitido comercializar el crudo y no obtienen ingresos. Sin embargo, se le recordó que hay economistas bien calificados que han dicho que por la vía de diferentes ingresos han percibido más de 28 mil millones de dólares: por impuestos, gasolina, petróleo, entre otros".

Además, le hicieron saber que hay otras alternativas para lograr el aumento. "Organismos multilaterales pudieran ayudar al financiamiento del aumento de salario mínimo porque si llegamos a un acuerdo, firmaríamos entre todos y eso facilitaría la posibilidad de que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional cooperen. No entendemos porque ante esta grave situación, están cerrados a alguna propuesta real. Y lamentamos que ni siquiera hayan dado respuestas a que se implemente un bono representativo que reciban todos los trabajadores en sus empresas, que no sea solo a través del sistema Patria, sino que todos los trabajadores reciban ese bono hasta que se incremente el salario. Ahora, tenemos estas nuevas mesas, el tiempo pasa y la crisis nos está sobrepasando a todos".





Tendencias