Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Destacados

Cuánto vale el patético show de Winston Vallenilla

Mucho dinero deben estar «ganando» Winston Vallenilla y su esposa Marlene de Andrade para lanzarse a grabar en familia ese patético Cumpleaños Feliz a Nicolas Maduro donde no tuvieron mejor idea que poner a sus hijos menores a bailar la gracia. El chavismo lo ha contagiado tan en serio que mientras él fungía como Presidente de TVES la nombró a ella Vicepresidenta. Y ambos hasta grabaron la novela estelar del canal, un » tigre» adicional para este hombre que ahora aspira a ser diputado

Caracas.-Una cosa es hacer el ridículo, desnudarse públicamente en busca del aplauso fácil o vender cualquier producto para garantizar la quincena y otra muy distinta  exponer  hasta a los hijos para demostrarle a Nicolás Maduro que la «lealtad» vendida  años atrás sigue en pie.

Aunque, como cualquier mercancía en Venezuela, cabe imaginar que día a día su fidelidad seguirá subiendo de precio. Porque mucho dinero deben estar «ganando» Winston Vallenilla y su esposa Marlene de Andrade para lanzarse a grabar en familia ese patético Cumpleaños Feliz a Maduro,  donde no tuvieron mejor idea que poner a sus hijos menores a bailar la gracia sin saber lo que semejante ridículo podría afectar  el futuro de su prole, quizás la menor de sus preocupaciones. 

Porque ambos, enchufados en el gobierno, deben suponer que a los hijos solo hay que dejarles mucho dinero como herencia mientras lanzan los valores éticos por la alcantarilla de cualquiera de las propiedades que presuntamente han adquirido gracias al frenazo político que dio el actor-animador-político-funcionario. Frenazo tan  veloz como contante y sonante, porque de aquellos días de su video en 2007, cuando Winston protestaba en la calle contra el cierre de RCTV porque «no podemos permitir que se cercene la libertad de expresión, que se cierren  los medios de comunicación social…uno se siente  triste por el mal gobierno que estamos sufriendo ahora», al fornido personaje que ahora le baila en cámara a Maduro  celebrando su existencia, debe haber mucho dinero bajo los puentes.

Basta con unir los puntos de su currículum para descubrir cómo coincide su desempleo con su cambio de opinión sobre el mal rumbo adonde iba el país en manos del chavismo. Porque justo en  diciembre de 2013, cuando Venevisión  había cancelado meses atrás  su espacio La Guerra de los Sexos, ocurrió su lanzamiento político  como  aspirante a la Alcaldía de Baruta por el PSUV.

Para entonces, el partido de gobierno buscaba  a personajes como Winston -«blancos criollos», como los llamaría la historiadora Inés Quintero-, para enamorar y confundir a los vecinos del Este de Caracas, lanzando caras bonitas o de «famosillos» a ver si engañaban incautos en las urnas de votación. Pero nadie se tragó el anzuelo y Vallenilla  obtuvo una derrota aplastante y- quizás-, un éxito económico inimaginable. Porque de allí en adelante tuvo su Epifanía económica y comenzó a vivir el mismo sueño de cualquier revolucionario que se respete:  cobrar sin trabajar.

Escuchar el sonido de la caja registradora sin mover un dedo, comprar sin angustia una casa en el Este con piscina – como la que exhibe Winston cuando muestra en las redes sus esfuerzos por ponerse musculoso aunque se parece más bien a Maradona- o hacer mercado en Aruba, asunto este que generó  el rumor de que la afortunada pareja poseía también  una nueva propiedad en esa isla, asunto que sigue en vías de demostrarse.

Lo cierto es que ya convertido al chavismo, el quince y último le llegó facilito justo al año de su derrota, cuando le regalaron la presidencia de TVES, donde no sólo tuvo los riñones de nombrar a la esposa como vicepresidenta  sino que ambos protagonizaron una telenovela («La Presidenta y el Vigilante»), que resultó un fracaso absoluto en audiencia (como todo en el canal por cierto) quizás porque  Winston parecía más bien una réplica de Nicolas Maduro: poco galán, con exceso de peso, bigotudo, torpe y dándosela de simpático, resultaba imposible no asociarlo al personaje de Miraflores.

Mientras su coprotagonista, diría cualquier poeta cursi, es una bella y adinerada mujer (¿Venezuela?) que el vago aspira a conquistar a punta de meter la pata. Y aunque resulta difícil ver un capítulo completo – pésimo guión, peor actuación-, cabría preguntar si por ese «tigre» el presidente y la vicepresidenta del canal cobraron otra suma de dólares, que es como se tasa ahora la vida de cualquiera en el oficialismo.

Aunque todo es posible porque la desvergüenza de ambos  es tal que en esta nueva aventura política de Vallenilla- candidato por Miranda a las «elecciones» del 6D-  dejó a su esposa como heredera del cargo porque- demás está decirlo- no hay que tener preparación ni experiencia ninguna para ocupar cualquier cargo en este gobierno pirata. Y en eso, la parejita no tiene escrúpulos alguno, siempre que la caja registradora siga sonando y ambos se puedan disfrazar de ricos y famosos en  sus piscinas de Caracas y ¿Aruba.?

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Artículos relacionados

Vitrina

Winston Vallenilla, Roberto Messuti y Roque Valero, son algunos de los artistas con lo que Gutiérrez no volvería a trabajar

Vitrina

Los seguidores de la actriz le preguntaron su opinión acerca del presidente de TVes, el canal que reemplazó a RCTV en la frecuencia abierta

Vitrina

En 2007, el presentador del programa 'Aprieta y Gana' lamentó el cierre de RCTV

Vitrina

Caracas.- La actriz y animadora venezolana, Viviana Gibelli, conversó con el periodista Luis Olavarrieta sobre su experiencia de trabajar con Daniel Sarcos y Winston Vallenilla....