article-thumb
   

¿Cuántos van? Los venezolanos que han muerto en su lucha contra la “revolución”

El Cooperante | 26 enero, 2018

Caracas, 26 de enero.- Desde la llegada de Hugo Chávez al poder, han suscitados varias sublevaciones civiles que han culminado, directa e indirectamente, con la vida de más de doscientos venezolanos. Desde el año 2002, cuando se registró la primera masacre de manifestantes, hasta inicios de 2018, más de 250 criollos han perdido la vida por demostrar su rechazo hacia las políticas “revolucionarias” y socialistas impuestas por el Ejecutivo.

Lea también: #CrónicaLetal: Siete días, siete cadáveres, trincheras militares y arbitrariedad fúnebre

A continuación, te recordamos algunas de los sucesos más recordados en los últimos 19 años, y que han resultado en el fallecimiento de oficialistas y opositores.





Guillermo Suárez / Orinoquiaphoto.

Masacre Puente Llaguno

Fue el 11 de abril del año 2002, cuando la población se levantó para manifestar masivamente en contra del gobierno del entonces presidente de la República, Hugo Rafael Chávez Frías. Focos de violencia se activaron en varios puntos de la ciudad capital, y la marcha multitudinaria que se dirigía hacia Miraflores para exigir la renuncia del ex mandatario nacional, culminó en una agresiva disputa entre los chavistas y los opositores.

La avenida Baralta y el Puente Llaguno, fueron los puntos de la masacre que dejó un saldo de 19 víctimas fatales y al menos 100 heridos.


 

 

Plaza Francia

Meses más tarde de la tragedia de la marcha, otros suceso enlutó al país. La tarde del 6 de diciembre de 2002, la Plaza Francia de Altamira estaba ocupada por un grupo de personas que permanecían en huelga, con el fin de presionar la renuncia de Chávez. En el sitio, también se apersonaron varios militares, en apoyo a la protesta pacífica de la oposición, cuando un hombre avanzó hacia la multitud y desenfundó un arma que utilizó para disparar a quienes se encontraban en su horizonte.

Sin compasión, el criminal, que más tarde fue identificado como Joao deGouveia, cargó un segundo peine y continuó disparando en contra de los opositores que se encontraban en la plaza. El resultado: tres fallecidos y 29 heridos.

Keyla Guerra, de 17 años, Josefina Inciarte y Jaime Giraud Rodríguez, fueron las víctimas fatales asesinadas por el portugués de nacimiento. De Gouveia, fue vinculado entonces con el alcalde del municipio Libertador de Caracas Freddy Bernal, con quien se le vio el día anterior en La Campiña, sin embargo, este último, negó las acusaciones y, por el contrario, acusó a un General opositor de contratarlo para el sicariato y pagarle 35 millones de bolívares de la época.

Actualmente cumple la condena de 29 años y once meses de prisión, y fue declarado con desequilibrio mental, por lo que tras múltiples problemas derivados de su presunta psicopatía, fue trasladado al recinto El Tocuyito, en Coro, según fuentes oficiales. No obstante, un cooperante reveló que de Gouveia estaría recluido en el centro penitenciario El Rodeo.

Franklin Brito

Por seis años interrumpidos, el profesor y productor agrícola, estuvo en huelga de hambre, siendo la primera registrada en el año 2004 por el despido injustificado que habrían recibido él y su esposa por parte del Ministerio de Educación, y además, por la expropiación de un terreno de su propiedad.

Desde entonces, Brito llamó la atención de los medios nacionales e internacionales, e incluso tomó medidas drásticas, como cortarse el dedo meñique. En 2006 las autoridades devolvieron a Brito su terreno, pero no revocaron las cartas agrarias. Ante en el TSJ solicitó un recurso de amparo, el cual  fue negado.

Inició otra huelga de hambre por 154 días, a lo que el Instituto Nacional de Tierras (Inti) respondió comprometiéndose a anular las cartas agrarias. Meses después, el ente emitió un acto administrativo donde anulaba las cartas agrarias.

Sin embargo, Brito se opuso ante esto, puesto que según sus propias declaraciones, todo lo que le fue entregado no tenía respaldo legal, por lo que continuó su lucha introduciendo múltiples denuncias que fueron denegadas. Durante su última protesta, el productor agrícola extendió el corte de suministro de alimentos por 84 días consecutivos, lo que finalmente generó su muerte el 30 de agosto del año 2010.

“El Aviador”

El 12 de marzo de 2015, el piloto Rodolfo González, fue hallado colgado en su celda en el Sebín de El Helicoide. González, quien manifestó en contra de las políticas de Nicolás Maduro durante las protestas del año 2014, fue aprehendido y acusado por asociación para delinquir, tenencia de explosivos y tráfico de armas de fuego. Además, fue señalado por ser el “articulador logístico” de las protestas de ese año. El piloto, habría decidido acabar con su vida, luego que se le informara sobre su traslado a la cárcel de Yare.

Protestas 2014

Bassil Da Costa y Robert Redman, murieron el 12 de febrero de 2014 durante una protesta estudiantil en rechazo a las políticas de Maduro, e irónicamente, en conmemoración al Día de la Juventud. Tras su muerte, las protestas se agudizaron, extendiéndose por más de tres meses, en los que la comunidad estudiantil salió a las calles a pedir la salida del Ejecutivo.

La crisis económica, social y política que azotaba al país para entonces, jugó un papel clave en las manifestaciones masivas que dejaron un saldo de 44 fallecidos, de los que según Runrunes, 17 eran manifestantes opositores, 3 oficialistas, 7 funcionarios de seguridad, 9 no manifestantes, 5 motorizados, 1 paciente y 2 conductores. Al menos 63% murió por impacto de bala o perdigón.

Foto: EFE

Protestas 2017

Nuevamente el descontento de la población venezolana ante la crisis económica, política y social que azotaba al país, se evidenció en las calles. Durante más de 120 días, los manifestantes se mantuvieron en pie, pese al uso desproporcionado de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad del Estado. En esta ocasión, el total de víctimas no quedó completamente claro, pero su cifra asciende a 150.

EFE/Miguel Gutiérrez

Masacre de El Junquito

En el marco de las protestas, Óscar Pérez, entonces inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), manifestó su rechazo al Gobierno de Nicolás Maduro, sobrevolando un helicóptero sobre la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), en  Caracas. Desde entonces, se convirtió en uno de los más buscados por la cúpula.

Finalmente, tras ocho meses de persecución, fuerzas del Estado irrumpieron en el escondite de Pérez, en donde se encontraban otras doce personas. El operativo, acabó con la vida del piloto, y seis de sus acompañantes: José Alejandro Díaz Pimentel, Daniel Enrique Soto Torres, Abraham Israel Agostini Agostini, Jairo y Abraham Lugo Ramos, y Lisbeth Andreína Ramírez Mantilla.

Comentarios

comentarios