article-thumb
   

Cuba inaugura moderno sistema ferroviario y Maduro promete lo que ya la corrupción chavista se tragó

Elizabeth Fuentes | 16 julio, 2019

Caracas/Foto de portada: Juventud Rebelde.- Increíble. Desde esta semana, los cubanos cuentan con un sistema ferroviario de lujo que los trasladará desde La Habana hasta Santiago de Cuba, Guantánamo y Bayamo-Manzanillo en tiempo récord.

Le puede interesar: ¿Por qué ha disminuido la hiperinflación en Venezuela en los últimos meses?

El sistema, que contó con tecnología de la empresa china CRRC Tangshan, cuenta con 11 vagones atendidos por una ferromoza, servicio de aire acondicionado, circuito interno de televisión, asientos reclinables y hasta una App que les permite a los usuarios comprar los tickets y conocer el itinerario de cada tren desde su teléfono celular.





Lo irónico es que la inauguración del servicio ferroviario en Cuba coincidió con el anuncio de Nicolás Maduro de lanzar -otra vez- un sistema similar en Venezuela apoyado en la producción de las plantas de Sidor, una promesa que suena a chiste no solo porque Sidor está paralizada desde 2017 y es hoy un depósito de chatarra, sino porque es vox populi que la corrupción chavista se tragó todos los millones de dólares que se habían destinado para la construcción de un sistema ferroviario en Venezuela, negocio que solo sirvió para que los corruptos amigos del gobierno amasaran grandes fortunas.

Por ejemplo, de los tramos Puerto Cabello-Barquisimeto, Yaritagua-Acarigua que se debían inaugurar en 2006, solo se construyó el 10%. Aquí hubo sobreprecio por el orden de los 7 millones de dólares en compras de materiales. Y el ferrocarril de los llanos, que comprende el tramo Tinaco-Anaco y abarca los estados Cojedes, Aragua, Guárico y Anzoátegui, es hoy un campo abandonado. De hecho, todos los cinco tramos que se comenzaron a construir con el consorcio de empresas chinas China Railway Group, y que se prometieron para el 2012, están paralizados “por falta de pago” a los chinos, cuyos gerentes y obreros se largaron del país dejando tras de si las ruinas de lo poco que se hizo.

Hasta el propio Nicolás Maduro denunció la corrupción que había impedido la inauguración del sistema ferroviario nacional- como si su Gobierno no tuviera nada que ver en eso- . “Nos robaron en nuestra narices”, dijo tranquilamente. El mismo Maduro que ahora vuelve a prometer un sistema ferroviario para Venezuela y donde utilizarán la planta (cerrada y en ruinas) de Sidor. Mientras sus amigos y mentores cubanos ya gozan de tremendos trenes, eficaces y baratos, para que su población viaje como la gente y no como animales, en perreras.





Comentarios

comentarios