article-thumb
   

Cúpula en guerra: El plan de Diosdado con el PSUV y la AN para contrapesar a Nicolás

El Cooperante | 23 febrero, 2018

Caracas, 23 de febrero.- A finales de enero, el presidente de la República, Nicolás Maduro, dio a conocer que el Movimiento Somos Venezuela sería legalizado ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), con el fin de que sus seguidores pudieran votar por este en las próximas presidenciales. Pocos días después, el CNE confirmó que Nuevo Camino Revolucionario (NCR), fundado en 2008 por el fallecido Luis Tascón, pasaría a llamarse Movimiento Somos Venezuela y le otorgaría su espacio en el tarjetón electoral.

Lea también: “Algo pasa en el PSUV”: El motivo de legalizar el Movimiento Somos Venezuela

Pese a esto, Maduro negó que se tratara de un partido, y aseguró que no incurrirían en la doble militancia con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). En este sentido, explicó que el movimiento no se separará del partido creado por Hugo Chávez, sino que será parte de este y del Gran Polo Patriótico (GPP).

Sin embargo, pocos días más tarde, Diosdado Cabello, primer vicepresidente del PSUV, anunció la apertura de una jornada de carnetización para que los militantes del partido pudieran actualizar sus datos y también se pudieran integrar nuevos seguidores, lo que desató la polémica sobre la separación política de Maduro de la tolda roja y la toma de posesión de esta por parte de Diosdado.

“El Movimiento Somos Venezuela está ahí y ya. Eso no implica doble militancia. Nadie está obligando a salir del PSUV para ir al Movimiento Somos Venezuela, el Movimiento Somos Venezuela anunciará su dinámica, nosotros anunciamos la del PSUV”, dijo Cabello en una rueda de prensa, en la que se mostró inquieto ante las constantes interrogantes sobre la presunta ruptura del partido. Días más tarde reavivó los rumores sobre la separación de Maduro del chavismo, al instar a los chavistas a votar por el tarjetón del PSUV pese a que Maduro ha hecho campaña para que se le elija por el tarjetón de su nueva organización política.


Le puede interesar: La vil estocada de Diosdado contra la pretensión de Maduro de “anular” el PSUV

“El 22 (de abril), eso es sencillito. Lo primero que uno va a ver ahí, las tarjetas son del mismo tamaño, pero los ojos de Chávez nos alumbran. Imposible fallar. En los ojitos de Chávez a votar”, refirió el también constituyente, quien después de la conformación de Somos Venezuela, aclaró que “el PSUV es y será siempre el partido de Hugo Chávez. Es y será siempre el partido de nuestro pueblo”. 

¿Mostrando las costuras?

De acuerdo con el analista político Manuel Malaver, estas son señales claras de las divisiones de poder entre Maduro y Cabello, quien, junto con otros militares y poderosos de la cúpula, conformaría el grupo de mayor contrapeso a las políticas del ahora candidato presidencial por el oficialismo.

“Diosdado tiene importantes fichas en el Ejército, el Tribunal Supremo de Justicia y la Fiscalía, por lo que lanzar ese partido paralelo (Somos Venezuela), demuestra las fracturas que hay dentro de las filas”, apuntó el también periodista a esta redacción, a la vez que acotó que la nueva tolda roja fue una de las varias medidas que Maduro y sus aliados, Jorge y Delcy Rodríguez, Tareck El Aissami y Cilia Flores, habrían tomado para detener las ínfulas de poder del “segundo más poderoso” del chavismo.

Lea además: Un evangélico y dos exchavistas: Los precandidatos presidenciales que acompañan a Maduro

En respuesta, este aceleró una carnetización exprés para los militantes del PSUV y abrió las inscripciones para nuevos seguidores, para demostrar la fuerza política que tiene el partido socialista, que ahora pasará a presidir formalmente, frente a Somos Venezuela. No obstante, el problema para Cabello, según Malaver, es que la tolda de Chávez perdió poder inmediatamente al crearse el movimiento madurista, puesto que todas las decisiones políticas, pasaron a estar bajo el ala de este, relegando así al PSUV.

Aferrándose al poder

Pero la disputa por el poder, no se detiene ahí. Este miércoles, el constituyente anunció que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), debatirá en sesión su propuesta de realizar las elecciones parlamentarias, previstas para 2021, conjuntamente con las presidenciales, próximas a celebrarse el 22 de abril, lo que, de acuerdo con una fuente allegada a Cabello, sería una medida preventiva de este para no quedarse fuera de las filas oficilistas.

Y es que, según dijo la fuente al periodista Nelson Bocaranda, “con Nicolás consolidado por seis años más, el futuro de los Cabello y sus panas se vería reducido al máximo”, debido a que este nunca ha tenido buenas relaciones con el alto mando cubano, que es el que aún decide política, económica y militarmente. Para Diosdado, sería un punto clave recuperar la Asamblea Nacional (AN), puesto que así, podría posicionarse nuevamente como presidente del Poder Legislativo y recuperar su fuerza ante Maduro.

“Podría disolver la ilegítima Constituyente y quitarle esa tajada de poder a Nicolás, Jorge, Delcy, Cilia y otros dirigentes del madurismo sin Chávez”, sostuvo el informante, pero según Malaver, Diosdado no solo buscaría ser un obstáculo para el próximo periodo presidencial de Maduro, sino que también buscaría consolidar su mando dentro de los poderes, tomando en cuenta que tiene en su poder al TSJ y a la Fiscalía.

 

Comentarios

comentarios