article-thumb
   

“De aquí no sale vivo nadie”: Secuestran con granada a familia cerca del Consulado de Perú

Admin

El Cooperante.- Este sábado cuatro delincuentes secuestraron a una familia en la Urbanización Roraima, adyacente al Consulado de Perú y al Hospital Uyapar, en Puerto Ordaz. Los antisociales, con granada en mano, gritaban: “De aquí no sale vivo nadie”.

Dos de los hampones, según recoge el Correo Caroní, llegaron a la casa a las 7:30 de la mañana acompañados de un anciano de 66 años, al que amenazaron para servirles de señuelo. El hombre estuvo parado en la casa de las víctimas hasta que le abrieron la puerta, sorprendiendo a los que estaban en el lugar: el dueño de la casa de 43 años, su esposa de 40 años y dos adolescentes de 18 años, hijos de la pareja.

El hombre de 43 años, trabajador del Consulado peruano, se resistió al atraco, y según fuentes ligadas a la investigación sostuvo un forcejeo con los malhechores. Mientras se producía la pelea en la entrada de la casa la esposa del hombre se percató de lo que estaba sucediendo y llamó a dos familiares para pedirles ayuda. Afuera algunos vecinos también notaron la situación extraña y dieron aviso a funcionarios de la Policía del estado Bolívar (PEB).

Las víctimas relataron que minutos después llegaron dos delincuentes más en un Toyota Corolla, azul, matrículas AB630DT; y también entraron a la vivienda. Seguido de esto fueron maniatados y separados en varios lugares. Los malhechores les pidieron oro y dólares.

Enfrentamiento

Una comisión adscrita a la policía local se trasladó a la zona e intentó mediar con los cuatro hampones, pero estos abrieron fuego desde el interior de la vivienda. La situación pasó de un robo a una toma de rehenes, porque los ladrones al verse descubiertos quisieron usar a la familia como medio para huir. Los funcionarios entraron al domicilio y durante el enfrentamiento dieron muerte a los criminales. Ninguno contaba con documentos de identidad, la Policía científica se mantiene en el proceso de identificación.

Se conoció que este no era el primer robo que los sujetos intentaban en el sector. Durante la semana otra familia de la urbanización denunció haber sido víctima de unos individuos cuyo vehículo tenía las mismas características del usado por los abatidos.

Comentarios

comentarios