article-thumb
   

De dónde surgió y qué hace: Smartmatic fue vinculada en su inicio con Chávez

El Cooperante | 6 marzo, 2018

Caracas, 6 de marzo.- Como una de las principales empresas de votación electrónica del mundo –“la líder indiscutible”, según su propia valoración- Smartmatic no es ajena a la controversia. Este martes la firma Smartmatic anunció el cese de sus operaciones en Venezuela debido a que no está en capacidad de garantizar la integridad de los procesos.

Lea también: Smartmatic no trabajará más con el CNE: “No se garantiza integridad del sistema”

Entre 2004 y 2017 Smartmatic organizó 14 elecciones y procesó más de 377 millones de votos en Venezuela, incluyendo los emitidos para elegir la polémica Asamblea Nacional Constituyente. La empresa, aunque fue fundada en el año 2000 en Estados Unidos, sus raíces están firmemente ancladas en el país sudamericano.





Tal es así, que tanto su director ejecutivo Antonio Mugica, y el actual presidente Róger Piñate, son venezolanos. Su primera elección fue el referendo presidencial de 2004 en el que un 58% de venezolanos le dijo “No” a la propuesta de la oposición de revocar el mandato de Hugo Chávez. Y en 2006, como resultado de la entrada de Smartmatic en el mercado estadounidense, el congreso de EEUU se vio obligado a investigar sus supuestos vínculos con el Gobierno venezolano.

En un artículo de The New York Times de la época se menciona un préstamo gubernamental de 200 mil dólares, garantizado con 28% de las acciones de una empresa vinculada a Smartmatic, como una de las primeras causas de sospecha. Dicho préstamo, realizado siete meses antes de la obtención del contrato para el referendo revocatorio, fue luego justificado como parte de esfuerzos más amplio por ayudar a las pequeñas empresas y pagado antes del referendo.


Pero según The New York Times, los tres primeros contratos de Smartmatic con Venezuela también le garantizaron la nada despreciable cifra de 120 millones de dólares. Y eso alimentó aún más las sospechas de Washington.

“(Smartmatic) pasó de ser una pequeña startup tecnológica a un importante actor en el mercado catapultado por su participación en el referendo revocatorio de agosto de 2004”, se lee, por ejemplo, en un cable de la embajada de EE.UU. en Caracas fechado en julio de 2006 y filtrado por WikiLeaks.

Y ahí también se afirma que, aunque la empresa afirma tener origen estadounidense, “sus verdaderos dueños -probablemente miembros de la élite venezolana de diferentes afiliaciones políticas- permanecen ocultos detrás de una red de holdings en Holanda y Barbados”.

Le puede interesar: Paso a paso: ONU en contratiempo para enviar misión electoral a Venezuela

Por lo demás, las relaciones de la empresa con personajes cercanos al entonces rector del Consejo Nacional Electoral (CNE) y futuro vicepresidente de Chávez, Jorge Rodríguez, tampoco ayudaron a disipar las dudas. Y aunque las autoridades de Caracas siempre negaron cualquier participación en la empresa, y los rumores sobre una supuesta participación accionaria de Chávez jamás fueron probados, las dudas nunca han dejado de existir.

En cualquier caso, nada de lo anterior consiguió evitar que en los últimos años la empresa no hiciera más que crecer e internacionalizarse, alejándose cada vez más de sus polémicos orígenes venezolanos. Sus cuarteles generales se mudaron a Londres en 2012 y en la actualidad Smartmatic cuenta con 600 empleados en 16 oficinas alrededor del mundo.

Su historial da cuenta de su participación en diferentes tipos de proyectos en México, Colombia, Bolivia, Ecuador, Chile, Argentina, Brasil, Haití, Curazao, Filipinas, Omán, Uganda, Zambia, Sierra Leona, Kirguistán, Reino Unido, Estonia y Armenia. No todos esos proyectos están vinculados a procesos electorales, pero esa es la indiscutible fortaleza de Startmatic.

Con información de BBC. 

Comentarios

comentarios