article-thumb
   

De Misses a esposas de los capos: el trágico final de las mujeres que enamoran a los narcos mexicanos

El Cooperante | 4 noviembre, 2018

Caracas/Foto referencial.- Encarceladas, muertas o en el anonimato, ha terminado la mayoría de las reinas de belleza mexicanas que, por obligación o por decisión propia, se han involucrado con poderosos capos del narcotráfico.

Lea también: Avioneta venezolana inhabilitada por la FANB por narcotráfico reapareció en un accidente en Panamá

De acuerdo con Infobae, la belleza de las mujeres en estados como Sinaloa, no siempre es un privilegio, y es que, si algún criminal vinculado con el narcotráfico se enamora una Miss, no habrá escape para ella, puesto que será la esposa de este sin lugar a dudas.

Ya en la década de los años 60, los narcos se encaprichaban con las concursantes de los certámenes de belleza y hacían de estas sus esposas trofeo.

Uno de los casos más sonados entonces fue el de Ana Victoria Santanares, una joven de 18 años merecedora de la corona de Nuestra Belleza Sinaloa 1967, con la que Ernesto Fonseca Carillo, fundador del Cártel de Guadalajara, se casó y tuvo dos hijos.


Pero tras cuatro años de relación, esta se separó y se casó con un empresario colombiano, escapando así del mundo criminal para ofrecer una vida distinta a sus retoños. A lo largo de la historia del narcotráfico en México, estas historias se han hecho más frecuentes y han tenido finales no tan felices como el de Santanares.

Rocío del Carmen Lizárraga de 18 años de edad fue secuestrada en 1990 por el narco Francisco Rafael Arellano Félix, fundador del Cártel de Tijuana, quien decidió que quería convertir a la reina del Carnaval de Mazatlán, al precio que fuese, en su esposa.

A la fuerza, Lizárraga tuvo que casarse con Arellano, y meses después envió un comunicado público en el que manifestaba su deseo de ser feliz pese al destino que le había tocado vivir. En 1993, el criminal fue arrestado y salió en libertad en 2008. Fue asesinado ese mismo año y de Rocío no se supo más.

Le puede interesar: Bebidas, drogas y orgías: Los detalles sobre las lujuriosas fiestas sexuales en islas del Caribe

En casos más recientes, está el de María Susana Flores Gámez, una joven de 22 años de edad coronada como Mujer Sinaloa 2012, quien fue pareja del fiel lugarteniente de “el Chapo” Guzmán, Orso Iván Gastélum Ávila “el Cholo Iván”, y terminó muerta en un enfrentamiento con el Ejército mexicano, en noviembre de ese mismo año.

Para leer todas las historias, ingrese aquí.

Comentarios

comentarios