article-thumb
   

De psiquiatra a diabólico asesino: El caso de Edmundo Chirinos y Roxana Vargas

Lysaura Fuentes

Caracas, 9 de abril.- Aquel hombre con una actitud de autoridad y soberbia escondía los más oscuros secretos y la perversión bajo el dominio de la psiquiatría, varias fueron sus víctimas, pero una logró destapar su verdadera cara, aquella joven estudiante llamada Roxana Vargas.

Lea también: #UnCrimenUnaHistoria: Danilo Anderson, el fiscal del carro bomba sitiado en Caracas

A través de Un Crimen y Una Historia El Cooperante rememorará aquel caso que impactó a la opinión pública, tanto por el personaje de Edmundo Chirinos, quien era un destacado psiquiatra, que tenía una historia oculta detrás de aquella bata blanca y recordar a su víctima, Roxana Vargas, una joven que terminó en medio de una relación entre paciente y psiquiatra que la llevó a la muerte.

Roxana Vargas llegó a Caracas con sueños y metas para estudiar, venía de un pueblito llanero conocido como Valle de La Pascua, situado en el estado Guárico.


Con una beca de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho  inició sus estudios en la Universidad Católica Santa Rosa. Su nuevo hogar era con su abuela y una hermana mayor en la Quebradita II, en San Martín.

Luego de un tiempo, cuando se encontraba en el octavo semestre de Comunicación Social, ejercía como pasante en RCTV Internacional. En aquel destacado medio se desempeñaba como asistente de producción en el programa “Quién quiere ser Millonario”. La televisión era su pasión.

Sus consultas con el psiquiatra

Roxana ingresó al consultorio de Edmundo Chirinos en 2007 llevada por su madre, Ana Teresa Quintero Morales, quien también fue paciente del psiquiatra. La joven sufría de depresiones, bulimia  y anorexia. Su vida era un vaivén de emociones y de carencias que no podía llenar. La estudiante confío en su psiquiatra y se postró en su diván buscando una “cura” que fue peor que la enfermedad.

Roxana terminó en medio de las consultas  teniendo una relación con su psiquiatra convirtiéndose en un amorío dañino y depravado.

Parte de lo que escribió en su blog. “Tuve mucho miedo”:

“Ese día que me entregué a mi psiquiatra tuve mucho miedo. Pero me trató bien, me dijo de hermosa a muchas cosas más, me besaba muy sensualmente de modo que no lo olvide de pronto. Después de ese día estuvimos hablando mucho, me dijo que se iba a volver a repetir, OjO pero sin compromiso, además que él es una persona mucho mayor que yo, sin mentira debe tener como unos 60 años o tal vez más.

Ayer lo volví hacer con él, pero no tan igual como el primer día, ya que estaba en horario de consulta y pues no podíamos durar mucho. Creo que sin querer le estoy agarrando cariño, pero eso es muy mal, porque quiero a mariano y el psiquiatra sólo me quiere como objeto. No sé qué hacer. Ah no sé si les había dicho pero mi primera vez lo hice con él, con el psiquiatra. Imagínense cómo estoy.”

Sus carencias afectivas, el sufrimiento constante y la baja autoestima llevaron a Roxana a hacerse codependiente  }de Edmundo Chirinos, así lo manifestó en reiteradas oportunidad en las páginas de su blog.

El crimen

El 14 de julio de 2008 fue hallado el cadáver de Roxana Vargas en un terreno baldío de Parque Caiza. A la joven le habían propinado un fuerte golpe en la cabeza que le causó la muerte. Su cuerpo fue encontrado por moradores de la zona.

Ante aquel hallazgo, todo apuntaba y señalaba a Edmundo Chirinos como autor material del crimen. Su madre y compañeras de clase sabían lo que ocurría entre el psiquiatra y ella, debido a que la relación se volvió tormentosa y muchas veces la estudiante amenazó a Chirinos con revelar los abusos que había cometido contra otras pacientes.

En un principio a pesar de las acusaciones contra el psiquiatra se manejaron varias versiones por el asesinato de la estudiante, dijeron que había sido víctima del hampa, también se habló de algo político, debido a que realizaba sus pasantías en un canal opositor al Gobierno y también se asomó la posibilidad de un secuestro exprés. Todas estas hipótesis fueron descartadas luego de una investigación minuciosa del Cicpc a Edmundo Chirinos.

Foto: El Universal
Foto: El Universal

El contacto telefónico entre ambos, el día de su desaparición, los testimonios de los compañeros de estudio, quienes dijeron que Roxana se había despedido de ellos, afirmando que se vería con su terapeuta, los señalamientos de la madre de la joven  y un blog en el que daba a conocer sus amores con Chirinos, la presencia de sangre de Roxana en el consultorio del psiquiatra, un zarcillo de la víctima, 1200 fotos de mujeres desnudas que era pacientes del terapeuta, entre ellas las de la víctima, entre otros elementos que llevaron a las autoridades a acusar a Edmundo Chirinos, procesarlo  por medio de un tribunal y condenarlo a 20 años en la cárcel de Yare III.

Edmundo Chirinos

En marzo de 2012 se le otorgó a Chirinos una medida cautelar de casa por cárcel por su edad avanzada y el 24 de agosto de 2013 fue hallado sin vida en su residencia en Caracas.

Testimonios

César Torres, quien fuera profesor de Roxana Vargas, cuando cursaba su carrera de Comunicación Social en la Universidad Católica Santa Rosa, recuerda este suceso como si fuera ayer y afirma que es un hecho que no se puede olvidar.

“Fue una niña que llegó a Caracas llena de metas, ilusiones, con mucha sensibilidad social, yo nunca olvido las palabras de la madre de Roxana que ella me decía: ‘profesor en la muerte de mi hija se hizo justicia, pero también se hizo justicia por muchas mujeres que nunca denunciaron lo que tenían que denunciar, para mi esa fue la misión de mi hija en la tierra'”, aseveró.

César Torres fue profesor de Roxana Vargas (Foto: Lysaura Fuentes)

En la actualidad el consultorio de Edmundo Chirinos, que fue el lugar del crimen, situado detrás de la policlínica Méndez Gimón en la avenida Andrés Bello de Caracas, se encuentra abandonado.

Willi Pirela, quien conoció a Edmundo Chirinos en las adyacencias de su consultorio, dijo: “ese lugar (consultorio) está abandonado. Nosotros nos sorprendimos cuando nos enteramos que él había asesinado a una joven, no nos los esperábamos, él era muy conocido en la zona”.

Al estar en estado de abandono, se logró conocer que la propiedad que funcionaba como consultorio de Edmundo Chirinos fue comprada por los dueños de la policlínica Méndez Gimón, para ampliar sus instalaciones y con ello colocar más habitaciones para los pacientes.

Consultorio de Edmundo Chirinos en la actualidad (Foto: Lysaura Fuentes)

Este caso aún sigue retumbando en la memoria de los venezolanos y continúa siendo objeto de estudio para psiquiatras y criminólogos. Luis Izquiel, abogado penalista y criminólogo, aún rememora el crimen de Roxana Vargas a manos de su psiquiatra Edmundo Chirinos.

“Este caso fue relevante por el autor material de los hechos, debido a que era un individuo que había sido candidato presidencial, rector de la Universidad Central, entre otros, este fue un elemento que expuso el caso ante la opinión pública y el otro elemento es que era psiquiatra y atentó contra una paciente. Este era un individuo sin valores, una actitud maléfica, un hecho que generó el impacto que se dio en ese momento”, afirmó.

“La conmoción generada después de la muerte de Roxana hizo despertar de alguna manera a la sociedad venezolana, a que ningún problema le debe ser indiferente, incluyendo el del entorno familiar, muchas veces vemos que hay una hija que no sale de una habitación, pero nunca le tocamos la puerta para preguntarle qué le pasa”, afirmó César Torres.

Consultorio de Edmundo Chirinos en la actualidad (Foto: Lysaura Fuentes)

Comentarios

comentarios