article-thumb
   

¡De terror! Conoce la verdadera historia de Valak, el demonio que inspiró a La Monja

El Cooperante | 9 septiembre, 2018

Caracas.- Este fin de semana se estrenó el filme La Monja, la quinta entrega de la exitosa saga El Conjuro, que se ha transformado en el centro de atención de los amantes de la industria del terror, pues la historia se trata del demonio Valak.

Lea también: A mano armada asaltaron a la cantante Yuridia y a su pareja en México

En el espeluznante mundo del Expediente Warren, las películas de El Conjuro son reconocidas por trasladar a la gran pantalla historias paranormales basadas en casos reales, alimentadas de las diversas investigaciones que los “cazafantasmas” Ed y Lorraine Warren realizaron hace algunos años, según refiere El Farandi.

Aunque todo parece indicar que la más reciente entrega de referida serie de filmes, La Monja, que ha aparecido como precuela en este aterrador universo, no se encuentra aferrada a las crónicas de sucesos reales.

Sin embargo, sí está relacionada con un alusivo “histórico” que le ayuda a la película de anclaje a las creencias esotéricas más tenebrosas, pues parece que la presencia maligna en la que se enfoca la cinta y que toma imagen en una monja, se trata de un bebé de un demonio mitológico conocido como Valak, pese a que este último no sea una religiosa o una mujer.

De acuerdo con el libro La Llave menor de Salomón, uno de los textos de demonología católica más populares del siglo XVII, y el Diccionario infernal, Valak (también llamado Valu o Volac) es un espíritu imponente e increíble, con apariencia de un niño con alas de ángel que monta sobre un dragón de dos cabezas; además “su oficio es dar las respuestas verdaderas sobre tesoros escondidos”.

Asimismo, Valak tiene bajo su dominio 38 legiones de demonios, por lo que la película tendría que incorporar dragones, ejércitos diabólicos y búsqueda de tesoros, ya sea a nivel físico, metafórico o espiritual.

No obstante, en La Monja, Valak es un espíritu encarnado en una religiosa que concurre un convento de Rumanía. Un rumbo basado en la cultura popular, pues dicho demonio es conocido por profanar y tomar el control de miembros de la iglesia, sean monjas, sacerdotes e incluso feligreses.

Comentarios

comentarios