Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

Declaraciones de Borrell: lo importante es lo que no está a la vista

Joseph Borrell alborotó el avispero por unas declaraciones que ofreció el día 8-10-21 acerca de la misión de observación electoral de la UE que vendrá para las elecciones regionales y municipales de noviembre. Efectivamente, el diplomático de la UE fue imprudente en sus palabras porque debilita la autoridad de la observación de la UE a la que el gobierno marcará como parcializada. Esto es lo que se ve. Lo que no está a la vista de lo dicho por Borrell es que la observación de la UE puede ayudar a canalizar el conflicto político venezolano. Sí, a regularizarlo, palabra que a muchos desagrada. Como toda iniciativa política, tiene sus riesgos. Lo positivo es que si canaliza, coadyuvará a que el conflicto político tome forma en una solución electoral. Lo negativo, es que en ese esfuerzo, siga la inercia actual sin perspectivas de cambio. Con sus palabras, Borrell decidió asumir el riesgo

Foro: @JosepBorrellF

Caracas.- José Martí afirmó que “En revolución los métodos han de ser callados, los fines públicos”. La opinión transformó la cita en “las decisiones importantes en política son las que no se ven”. Algo así pueden decirse de las afirmaciones de Joseph Borrell del día 8-10-21 acerca de la Misión de Observación Electoral (MOE) de la UE que vendrá a Venezuela para observar las elecciones regionales y municipales.

Como fueron declaraciones muy polémicas que no cayeron bien en parte de la opinión venezolana, el análisis tiene que “hilar fino”. Es contexto y texto.

El contexto. Borrell lo expresó en un foro que se llama la “nueva economía”. No parece un foro abierto, sino algo tipo Davos, “Members only”. Borrell debió tener conciencia que sus palabras serían noticia. Es poco probable que lo que dijo lo haya dicho sin pensar que no saldría a la prensa. Este tipo de foros, si bien no son abiertos, lo que se dice es comunicado al público, más si la fuente es Borrell. Salvo que al español le haya pasado lo que con frecuencia le ocurre a políticos cuando están frente a cierto público, “se les va el yoyo” y hablan demás -Borrell quiere ser una persona con explicaciones sensatas para todo, y se enreda frente a realidades cuyas variables no controla- se puede pensar en una intencionalidad del emisor con varios mensajes: comunicar al gobierno que debe aceptar una elección menos desigual, ofrecerle un “incentivo” (un reconocimiento político), o enviarle un mensaje a la oposición: “si van, nosotros estaremos allí”.

Hay que ver la secuencia de lo afirmado por Borrell en el video que está en redes sociales, que dura poco más de 2 minutos. El funcionario expresó que, como los EUA, la UE quiere cambiar la situación política de Venezuela. Luego dejó ver que hay diferencias entre la UE y los EUA; “pero para hacerlo hay cosas que nos gustan y otras contraproducentes”. Aquí afirmó que los EUA probablemente no verán con agrado la MOE.

Luego habló que si toda la oposición se presenta, será una fortaleza que la UE esté porque “estaremos auditando al sistema”. La idea de auditar es para conocer en el terreno lo que realmente pasa con el voto. Como ejemplo afirmó que se arrepiente que la UE no haya enviado una misión a Bolivia para las presidenciales de 2019, porque la UE depende de terceros para saber qué pasó allí, no siempre con información confiable. Para Borrell es mejor estar en el sitio. Si la elección es menos desigual, posiblemente se abra un canal de comunicación con el gobierno. Pero primero debe darse una elección más competitiva. De aquí lo central que la oposición acuda junto a la observación de la UE. Señaló que si las elecciones permiten “(…)conseguir la mayor institucionalización de la oposición”, pues la UE debe acompañarla, “vaya ánimo que les daré si les digo que son fraudulentas”, expresó Borrell. Remató con lo esencial del mensaje, “vamos a ver cómo son” (las elecciones).

La preocupación de Borrell es que la UE esté en el terreno de las elecciones. Ver lo que realmente sucede. El reconocimiento político al gobierno será resultado de lo que se verá en noviembre. Lo importante es la oposición: las elecciones la pueden ayudar a institucionalizarse, eso le dará mayor entidad política frente al ejecutivo. No solo será una misión de observación, sino para coadyuvar a institucionalizar a las fuerzas opositoras.

El gobierno tomó las declaraciones como una muestra de “injerencismo” y las rechazó con fuerza, pero no rompe. En el comunicado de la Cancillería, al final, hay una afirmación que destaca. El gobierno distingue entre la UE como instancia y la MOE que vendrá a Venezuela. Al primero le reclama con energía; a la segunda, la invita a no caer en las declaraciones que dio Borrell. Separa las dos instancias porque quiere que la MOE venga.

La declaración del CNE va en la misma línea. Interesante porque fue firmada por todos los rectores. Deja ver un complicado juego para no perder maniobra política. Si Picón y Márquez no hubiesen firmado, se ponen al lado de Borrell y el gobierno los estigmatizaría. Perderían capacidad política y autoridad para el 21 de noviembre, las que serán necesarias. Pero tampoco es que el gobierno y el CNE lo pueden todo. El texto del organismo electoral es en un sentido moderado, lo que indica que al gobierno también le interesa unanimidad en el CNE y produjo un comunicado no en el tono arrogante propio del chavismo, sino algo menos prepotente, que pudo ser firmado por los rectores no vinculados al oficialismo.

Incluso el deseo de no romper se vio en la rueda de prensa de Calzadilla para hablar acerca del simulacro electoral que se hizo el día 10-10-21. El presidente del CNE expresó que como no ha habido respuesta de la UE, solicitaron a esa instancia “disculpas públicas al pueblo de Venezuela”, pero no habló de romper la relación. Agregó que la mejor respuesta a lo dicho por Borrell fue la participación en el simulacro. El día 12-10-21 el representante de la UE en Venezuela asistió al CNE. En un comunicado, expresó que, “En respuesta a la petición de aclaración de la posición de la UE en relación con dicha Misión de Observación Electoral, he reiterado el compromiso de la Unión Europea con los términos del Acuerdo Administrativo concluido para su despliegue”. El acuerdo CNE-UE hasta ahora prosigue.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Pero con la declaración de Borrell la UE “metió la pata”. No tanto si fueron prudente las menciones políticas que hizo, que no debió ni debe hacerlas. Empero, aquí nadie puede “tirar la primera piedra”. Tanto el gobierno como la oposición abrieron las puertas a que sus aliados hablen de la política de Venezuela “como Pedro por su casa”. Lukaschenko hizo campaña por Chávez en Venezuela, no en Bielorusia. También Evo por Maduro. “Pacho” Santos entró en el debate de la oposición. Es hipócrita rasgarse las vestiduras por esto, que no significa que deba aceptarse o que ya sea normal. Pero si los venezolanos no nos damos a respetar ¿quién lo hará?

La imprudencia de Borrell tiene una consecuencia política importante. Le pasó algo similar como a la primera ministra saliente de Noruega, la que dijo algo cierto pero que le restó credibilidad a los ojos del gobierno y ahora ese país tiene que recuperar la credibilidad como facilitador en México, si las negociaciones prosiguen. El riesgo es que para hacerlo, Noruega se acerque a las posturas del oficialismo para que éste diga, “caramba, Noruega es un mediador imparcial”. En otras palabras, el facilitador Nylander tendrá que esforzarse el doble para mostrar que su trabajo y su país son imparciales en México, luego que el gobierno los acusara de ser parciales.

Con lo afirmado por Borrell pasa lo mismo. La MOE ahora tendrá que mostrar que es “más imparcial” porque el funcionario dejó ver que la misión viene para respaldar a la oposición. Dijo algo como, “vamos para allá solo para que la oposición participe, y se institucionalice”. Viene a observar pero también a apoyar a la oposición. Aunque afirmar que la oposición debe institucionalizarse no es algo que sea mentira, pone a la MOE en una postura de debilidad política frente al gobierno el cual resaltó el “apoyo a la oposición” por parte de la UE. Es decir, la MOE tendrá que hacer un mayor trabajo para mostrar que viene a observar una elección con imparcialidad.

Lo que se ve, entonces, es el rifirrafe por lo que Borrell dijo. Lo que no se ve –y así lo interpreto- es que la MOE de la UE viene a observar las regionales y municipales con base en un acuerdo administrativo que firmó con el CNE. Pero en esa tarea, hay una función política que no se ve de manera directa: coadyuvar a que el conflicto político venezolano se encauce en estas elecciones ¿Qué significa encauzar? Que los que compiten en noviembre reconozcan los resultados, para hacer viable un escenario político incierto porque no se sabe cómo será la relación de desconfianza entre funcionarios regionales y municipales electos, aunque el GPP tenga la mayoría como se espera, pero no hay que descartar que los electores con su voto protesten contra el gobierno y les den plazas importantes a la oposición. Institucionalizar es romper con el guion de las elecciones por lo menos desde 2008: protectores desde el gobierno y una política insurreccional desde la oposición. Cambiarlo por un conflicto con reglas, claro que no debe gustar a muchos sectores.

Lo que no se ve es lo que posiblemente llevó a Borrell a afirmar el día 13 que hay sectores que quieren “dinamitar” la presencia de la MOE en Venezuela. Una declaración también imprudente porque nombra a movimientos de la oposición y pierde credibilidad, pero lo que dijo es una realidad política. Al final del día lo que se define es si las regionales serán iguales a las parlamentarias de 2020. Si se sale de un status quo, y dentro de la oposición, si se mantiene el interinato. Es lo que se juega el 21-11-21 no solo votar para escoger los titulares de 3.082 puestos en disputa.

Las regionales llevarán la política a otro escenario, que no sabemos cuál será. Eso produce resistencias porque hay grupos y personas que viven de la crisis y del conflicto, y muy bien. En sencillo, o se va a un escenario en donde la oposición pueda construirse como fuerza política organizada -que tampoco está garantizado- o nos quedamos a la espera que el “Pollo” Carvajal haga la gran revelación, Saab haga lo mismo junto a la enfermera de Chávez, que la “IntlCrimCourt” decida sobre el caso Venezuela; o algún imponderable de la coyuntura, para catalizar el famoso “quiebre”. Mientras eso llega, todos cómodos en tuiter y mostrar lo exitosos que son “sin cohabitar y en resistencia”. En mi caso, prefiero la opción de ir a otro escenario político y no la comodidad de las redes sociales a la espera de la “fractura de la coalición dominante”, mientras hay una competencia por ver quién hace el comentario más fuerte sobre “el régimen” para las ovaciones en tuiter. Es decir, escojo la “opción Borrell”.

A lo mejor lo que Borrell observa es una oposición que va directo a su balcanización, con lo que no podrá hacer nada, venga o no venga la MOE de la UE, hable o no hable Saab, con “PolloLeaks” o sin “PolloLeks”, ocurra o no ocurra el esperado “quiebre”. Cuando habla de institucionalizar a la oposición es evitar que se fraccione. Tomó el riesgo, a pesar de sus imprudencias. Afortunadamente no está solo. Un equipo de la ONU vendrá a evaluar las regionales y producirá un informe privado al secretario Guterres. Igualmente, una avanzada del Centro Carter observó el simulacro y evalúa estar en las regionales. Habrá diferentes observadores y observaciones para el mismo “objeto de estudio” lo que debería producir una mejor información para saber qué pasó el 21 de noviembre. Tal vez confirmen la tesis “del fraude”. Quizás no y haya sorpresas. Someterse a esa prueba no gustará a muchos en Venezuela. Pueden quedar al descubierto. Un riesgo demasiado alto.

No deja de ser razonable esta hipótesis por un sencillo motivo: a las regionales irá casi toda la oposición. Hasta Voluntad Popular, partido que el día 11-10-21 declaró que lleva a más de 1.000 candidatos a las regionales. Sí, VP. El partido de “Leopoldo y Juan”.

No será una elección tipo AN 2020 –aunque la oposición G4 pudo ir pero no quiso por su estrategia- con los “usual suspects” y los videos de los “centros vacíos” o trifulcas, que tampoco faltarán en noviembre. Al ir casi todos y con el voto que logren sacar los movimientos de la oposición que acudan, habrá un nuevo escenario político. Se saldrá del status quo insoportable de la política y de vivir actual, salvo que aproveches la crisis en el gobierno o en “resistencia”. A lo mejor se va hacia otro insoportable status quo. Pero será diferente al actual que ya no da más. Ante esta realidad, no es descabellado pensar que grupos hagan lo que sea para evitar que las regionales salgan con éxito. Cualquier cosa para impugnarlas o que comunique que no tendrán buen resultado, será bienvenida para seguir en una inercia de la que unos cuantos viven. Va a ser duro salir del status quo. Las declaraciones de Borrell son apenas la punta de lo que vendrá. Tanto en lo que veremos, como en lo que no veremos, en la popular versión de la frase martiana.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.




Artículos relacionados

Destacados

Una acalorada discusión se generó el sábado entre una operadora y una inspectora de la Dirección de Sanidad de Fronteras de Argentina, luego de...

Destacados

Lohan quien ha mantenido su relación bajo perfil para no ser una pareja mediática, decidió presumir lo feliz que se siente con su futuro...

Destacados

Los arqueólogos creen que la momia tiene una antigüedad de entre 800 y 1.200 años después de Cristo y presumen que podría pertenecer a...

Destacados

Los niños de 10, 8 y 5 años se encuentran recibiendo atención médica en la Clínica Santa Rosa de la ciudad