Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

Del fallido "quiebre" al cese de la usurpación: el nuevo CNE rompe con la inercia política

El día 4-5-21 la AN designó un nuevo Consejo Nacional Electoral. Más que lo cuantitativo que pesa, lo cualitativo pesa más. Serán las relaciones entre los integrantes del directorio las que marcarán si este nuevo esfuerzo tiene frutos o volveremos a la situación previa de un conflicto estancado. En este artículo, analizo lo que puede significar un nuevo cuerpo electoral

CNE Elcooperante

Caracas. El día 4-5-21 la AN designó un nuevo CNE. Desde el punto de vista de los designados, el CNE tiene una lógica política más robusta. La Constitución y la LOPRE definen un CNE imparcial. Por eso el sistema de postulaciones en dos niveles, de la sociedad al Comité de Postulaciones Electorales, y de éste a la plenaria del parlamento para, finalmente, seleccionar a los integrantes del cuerpo electoral. El famoso “deber ser” venezolano. Pero la realidad es el conflicto político entre el gobierno y la oposición que no permite seleccionar a personas imparciales. Es un CNE que siguió procedimientos para su nombramiento, pero es un cuerpo integrado con lógica política

¿Era posible un CNE imparcial en los actuales momentos? No ¿Será posible en el futuro? No creo. Los clivajes de Venezuela son muchos. No van a cambiar de un día para otro, así ocurra una transición o una alternancia. Podrá escogerse independientes, pero son independientes “amigos de”. En todo caso, lo que habría que hacer es optimar la selección para que lleguen “los amigos de” competentes y, principalmente, con personalidad, porque la Venezuela del futuro requerirá ciudadanos con credenciales, pero también con personalidad para manejar las presiones de los intereses que produce un conflicto político, como ya lo vivimos.

Una de las cosas positivas de tener un nuevo CNE nombrado por la AN, es que puede ser un “game changer” -todavía es temprano para afirmarlo- pero indudablemente será factor para salir de la inercia política. De la inercia pasamos a la incertidumbre. La prefiero a la comodidad de un enfrentamiento político sin rumbo.

Me llamó la atención la sorpresa en cierto público opositor en redes sociales, como que esperaba otra cosa, como que previó que al final el gobierno impondría un CNE, pero lo que pasó se salió de lo esperado e, inicialmente, rompe la inercia en la que estamos en Venezuela. De por sí esto ya es bueno. Volveré con el punto más adelante.

Que se haya dado el paso en lo personal me satisface porque varias personas desde hace tiempo -bastante- señalamos que el cambio se hace “dando la pelea” dentro de las instituciones y con las reglas de un sistema político autoritario. Por eso voté el 6-12-2020.

“Dar la pelea” significa hacer camino en las condiciones adversas, ruta que se puede hacer; “ensuciarse las manos” en la brega política de los espacios, para organizarse, movilizar, comunicar, construir, promover, postular. Las “condiciones ideales” -quizás éticamente justificables- generaron un efecto no deseado: un inmovilismo en la oposición, un status quo además hipócrita. La oposición encalló en un discurso en clave ética, de víctima, pero políticamente cómodo, de esperar a que “la URSS caiga” o al “quiebre”. Así, nunca se romperá la inercia. Las élites cómodas en el papel de víctimas. Que haya un nuevo CNE rompe con eso. No sé si de forma temporal o definitiva, pero le mueve el piso. Quizás por eso la sorpresa que uno observa en redes sociales a un hecho del que había señales que vendría más o menos como terminó.

Hay que evaluar el impacto en la población la designación del CNE. El clima de cierto escepticismo puede ser positivo en tanto no se pondrán muchas expectativas en el CNE y eso puede ayudar a que trabaje con mejor eficacia política. Como no se espera mucho, tal vez los rectores se sientan liberados y puedan trabajar sin la presión de la opinión pública. Este escepticismo puede indicar que el país ha trajinado mucho en los deseos, se ha caído muchas veces, y la distancia quizás es prueba de la madurez en el sentido de dejar que las cosas pasen para evaluar y fijar una posición más completa. En otras palabras, que al CNE le tocará hacer el camino para construir su credibilidad.

Pienso que el análisis del CNE es más cualitativo que cuantitativo. No es que la correlación 3-2 en los principales o 6-4 en los suplentes, no sea importante. Esto cuenta, pero dado el estado del conflicto venezolano y el agotamiento del país, lo importante es cómo se manifieste ese 3-2. Para decirlo de alguna forma, el 3-2 es el H2O pero la molécula de agua puede presentarse de forma líquida, sólida, o vapor. El 3-2 puede expresarse de muchas formas. Puede ser lo de siempre -que el gobierno se imponga- puede ser otra cosa, que sin mayoría, los rectores cercanos a la oposición puedan lograr mejores condiciones para la competencia electoral. Lo cualitativo va a depender de lo que estimo es algo importante ¿Qué se acordó detrás de los 5 nombres? Es lo que llamo la meta negociación o los intangibles ¿Se acordaron solo 5 nombres o cinco nombres con algunas reglas de trabajo o políticas para la actuación del cuerpo?

Por lo anterior, lo relevante será cómo actúe el CNE. Su confianza y autoridad se la ganará en el tiempo y en función de lo que haga.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

El CNE tendrá una doble función. Por una parte, su función electoral, donde su comportamiento dirá si es un cuerpo distinto a los otros o es “más de lo mismo”. El cuerpo será sometido a presión. La primera prueba del CNE será no dejarse “quebrar”.

Que haya sido nombrado por una AN -aunque cuestionada por sectores venezolanos y países- le da mayor autoridad porque no tiene la coletilla de “designado por el TSJ”. Su reto profesional es cómo actuará en términos de ponerle contrapesos reales al gobierno, y si éste los acepta. Es posible que esto se haya acordado o conversado. Algo como, no entró una oposición insurreccional al directorio, luego el gobierno aceptará contrapesos porque no percibirá que es un CNE con rectores “para conspirar” de la oposición. Es decir, no pueden ser rectores para “armar un peo” y ver si se logra el “quiebre” actuando dentro del sistema. Pero aquí lo determinante será la actuación del gobierno porque si busca imponerse, no les dará otra alternativa a los rectores no gobierno que “armar un peo” y volveremos a la situación pre 4-5-21.

Esto lleva a la segunda función del CNE, que es política, en el sentido de ser un espacio pugnaz pero reconocido por la oposición que negoció este acuerdo y el gobierno, para manejar las diferencias y el conflicto político.

En concreto, el CNE no puede repetir los guiones del pasado. Pensamos que tanto gobierno como oposición acordaron un cierto marco de respeto, de reglas de juego, que en la presencia de Picón puede tener una prueba. Persona que fue detenida por “conspirar” el 22-6-17 según el gobierno, acusado de “traición a la patria y rebelión militar”. Maduro lo culpó en ese entonces de buscar “hackear” al CNE. Ese acusado hoy es Rector lo que supone fue reconocido por el gobierno, y Picón debió conceder cosas hacia el gobierno, tal vez que lo reconoce junto a la AN que lo escogió y juramentó. Son adversarios, pero posiblemente acordaron “rules of engagement” dentro del directorio del CNE.  En definitiva, un CNE donde las grandes peleas se den en el directorio con reglas acordadas y eso permita que se construya la confianza porque los adversarios se respetan porque cumplen la palabra dada.

Lo segundo es el efecto de un nuevo CNE en la oposición. Antes de la designación, había señales que el proceso de nombramiento alejó al G4 de sectores de la sociedad civil -tipo ONG Dale Letra y la alianza Foro Cívico- que antes lo habían apoyado o eran cercanos. El comentario de Guaidó antes del 4-5-20 en el que dejó ver que la designación del CNE es una “maniobra del régimen” para “dividir a la oposición”- tesis que fue ratificada por la “PUD” (Plataforma Unitaria Democrática) en un comunicado de buen tono- revela que la oposición se escinde, sin drama, sin anuncios formales, pero luce que el G4 se queda más solo en el sentido de la dinámica política que sigue su curso -ahora se irá a elecciones regionales- entre el gobierno y una alianza opositora que se forma.

Aunque no se sabe quiénes negociaron por la oposición este nuevo CNE -se habla del grupo Capriles y su tuit cuando se anunció el nuevo CNE deja ver que es así- y si fue planificado o no, en los hechos se conforma una nueva alianza de la oposición. Este grupo asumió participar dentro de las reglas de juego del gobierno y lograr obtener concesiones en la marcha, no a esperar una “negociación integral” como señala el G4 sino que estima avanzar con “negociaciones parciales” cuya diferencia con otros momentos como República Dominicana que tuvo esta lógica parcial, es que se hacen sobre la marcha y sobre eventos que suceden. Algo así como “grounded negotiations”. No una “negociación integral” sino una “negociación incremental” que puede, si sale bien, terminar en una “integral”. Así luce el comportamiento de los EUA, por ejemplo. El gobierno ofrece un gesto, lo reconocen inmediatamente. Algo como “mini incentivos” para avanzar poco a poco. El gobierno hace un cambio de luces, y los EUA hacen el suyo. Parece que la lógica es que de lo incremental avanzar hacia la ampliación.

En esto hay una dinámica de la incertidumbre. El gran reto de la alianza de la oposición en el CNE es que sus acciones comuniquen pasos en la “dirección correcta” que significa lograr condiciones para una alternancia dentro de las reglas de juego autoritarias. No permitir que el gobierno se apropie de este cuerpo sino que la pugnacidad sea respetada por el gobierno y la oposición. Quizás, como se dijo, eso se acordó en los diálogos para llegar al pacto.

En fin, el nuevo CNE sorprendió a parte de la oposición porque se sabía que sería designado y algunos periodistas “tubearon” con los nombres. Tal vez lo que sorprendió es que puso de relieve una amplia negociación entre el gobierno y diversos actores no solo civiles, sino políticos, pero por la reacciones en redes sociales, parece que se esperaba que el gobierno impondría un CNE, que los negociadores de la oposición serían solo los de “la mesita”, y que pasaría algo similar a lo de 2020. No sucedió.

Reitero que como ciudadano apoyo este paso dado para designar un nuevo CNE. No soy del gobierno, no puedo hablar por las personas cercanas al PSUV que son rectores, pero considero que Márquez y Picón tienen la experticia y la personalidad para interactuar de igual a igual en el directorio. Que los 5 rectores tengan altura política ¿Que el gobierno impone porque puede? Sí ¿Que eso no alterará su visión de hegemonía política? No, pero en esa tensión es donde corresponde abrir oportunidades y nivelar el juego si es posible. Al final, el poder lo tiene el pueblo. Aún en una forma de gobierno autoritaria. La fortaleza del gobierno es que puede imponer. La fortaleza de la oposición es interpelar al ciudadano, aprovechar la incertidumbre de todo sistema político, democrático o no.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

En los 90’s, fui activista vecinal. En ese entonces, leí el texto de Tilly, McAdam, y Tarrow acerca de la “política pugnaz” (contenciosa) que me ayudó en las “protestas vecinales” durante esos años. Es lo que aspiro del CNE: que en su directorio se dé una “política contenciosa institucionalizada” -porque no será con movimientos sociales sino entre los rectores en el directorio- y que entre “trompadas estatutarias” se nivele lo mejor posible la competencia electoral para que el pueblo decida entre continuar un presente cómodo para las elites pero gris para la población o la alternancia de un incierto y riesgoso futuro que todos debemos construir. 



Artículos relacionados

Destacados

Picón dijo que las auditorias forman parte del cronograma, ya que se audita como parte del proceso

Destacados

Organismos internacionales han dicho que la celebración de los comicios con las nuevas autoridades del CNE "es un primer paso" para alcanzar la democracia...

Destacados

Se instalaron las mesas técnicas que se encargarán de la revisión exhaustiva de los procesos del ente comicial

Destacados

En su transmisión semanal, el dirigente socialista calificó a Enrique Márquez de "mentiroso" e "irresponsable", además de acusarlo de pretender "sabotear desde adentro" al...