Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Internacionales

Delincuentes controlan cancha en barrio de Cúcuta donde se refugian venezolanos

Caracas, 17 de enero.-José Manuel Contreras, presidente de la Junta Comunal del barrio Sevilla, denuncia el control que delincuentes venezolanos ejercen sobre quienes se refugian en el llamado ‘Hotel Caracas’, que funciona en los campos deportivos del sector, publicó La Opinión.

Le puede interesar: Diputado holandés preguntó a Curazao y Aruba por contrabando de oro desde Venezuela

Lo que empezó como refugio de inmigrantes venezolanos indigentes se convirtió en un espacio de inseguridad, sometimiento y miedo para quienes viven allí.

La Opinión supo que unos diez extranjeros “garantizan la seguridad de los refugiados, les cobran cuotas por estadía y ordenan, bajo amenaza de muerte, no revelar sus nombres”.

“Hay que dar cuota de mil o dos mil pesos por recibir agua, comida o cualquier ayuda que la gente viene a darnos. Quien no tiene dinero, no puede recibir nada”, dijo la inmigrante Juana Arias*.

Acá, muchos viven con miedo. Hay que negar que existen estas amenazas, porque si decimos qué es lo que pasa o quiénes son, nos pueden matar, añadió Arias.

Pero la situación va más allá. El grupo cobra a los habitantes de Sevilla y alrededores por permitirles usar los campos deportivos.

“Se adueñaron del espacio público”, dijo el vecino José Galvis*. “Para jugar en las canchas exigen cuotas hasta de diez mil pesos”.





Artículos relacionados

Vitrina

Stephen nació en Cabimas, estado Zulia, fue cantautor y actor venezolano de telenovelas, considerado como uno de los primeros pioneros del rock and roll...

Destacados

Los cuatro habitantes del inmueble, entre ellos dos menores de edad, se encontraban dentro del domicilio al momento del ataque

Destacados

Las víctimas fueron identificadas como Raúl Eduardo Toro, Mariana Chacón Sánchez, y Cecilia Sánchez

Destacados

La muestra de la famosa empresa reveló que la gran mayoría de los venezolanos considera que en los próximos diez años una mujer podría...