article-thumb
   

Delsa Solórzano denunció que en la Dgcim instalaron una puerta que llaman “Bachelet”

Keysarith Carruyo | 1 agosto, 2019

Caracas.- La diputada a la Asamblea Nacional y activista por los derechos humanos, Delsa Solórzano, denunció este jueves que en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), ubicada en Boleíta Norte, en Caracas, crearon una puerta a la que llaman “Bachelet” para aplicar torturas físicas y psicológicas a los presos políticos del país.

Le puede interesar: Gobierno de Colombia rechaza actos de xenofobia contra venezolanos

“Han instalado unas puertas a las que llaman ‘Bachelet’. Al grito de ¿querías a Bachelet? ahí la tienes, a las cuales les abrieron solo una pequeña hendidura para pasar la comida”, escribió Solórzano en su cuenta oficial de Twitter.





La parlamentaria también alertó que temen por la vida del capitán de navío Luis De La Sotta; del teniente coronel del Ejército Igbert José Marín Chaparro; del teniente coronel de la Aviación Ruperto Molina y Carlos Morón, quienes tienen más de un mes que no son vistos por familiares ni abogados.

“Los presos pasan el día en esas celdas sin ventilación ni luz solar y con el pozo séptico dentro de ellas. En el mismo lugar comen. Todo a través de las puertas Bachelet“, añadió.

Solórzano aseguró que los políticos venezolanos “no pueden guardar silencio ante tanto horror” y que, el informe que presentó la alta comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, es “contundente” pero éste “no basta”.





Comentarios

comentarios