article-thumb
   

Deportaciones y detenciones en colas en Venezuela, señala balance de Cancillería colombiana

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- Desideologizar y normalizar las relaciones con Venezuela es uno de los principales logros que destaca la Cancillería colombiana en su balance de gestión presentado desde la fronteriza ciudad de Cúcuta por el presidente Juan Manuel Santos y la canciller María Ángela Holguín, pero no todo es favorable. En el vecino país hay preocupación por la situación que viven colombianos en Venezuela, que van desde detenciones en colas para comprar comida, deportaciones irregulares con robo de documentos por parte de las autoridades y dificultad para acceso a las remesas.

“A los colombianos no sólo los sacan de sus casas o los detienen cuando hacen las filas para comprar artículos de la canasta familiar, sino que a muchos que están en proceso de renovación de la cédula venezolana otorgada durante el Gobierno Chávez, es decir, que han cancelado el pin y la entidad pública de Venezuela les ha otorgado la cita para la atención, no los están dejando llegar a las oficinas, en tanto las fuerzas militares los están deteniendo y automáticamente deportando, sin permitirles quedarse con la documentación que tenían, pues la destruyen sin importar qué clase de documento de identidad sea, cédula, visa o certificados de trabajo o permanencia”.

El informe presentado por El Espectador, señala que la población es deportada sin mínimas garantías, los niños, niñas y jóvenes colombianos o venezolanos de padres colombianos, tienen dificultades para ingresar o permanecer en una institución educativa y culminar sus estudios, pues no cuentan con los certificados académicos expedidos por el colegio o escuela de Venezuela, y en caso que los tengan, no están debidamente legalizados.

Otro reto en la relación con Venezuela consiste en solucionar el aislamiento económico de los colombianos que viven en Venezuela y no pueden enviar ni recibir remesas y que también tienen dificultades para comprar productos básicos.

Con información de El Espectador

 

Comentarios

comentarios