article-thumb
   

Desafíos de la AN: Inflación, descenso de importaciones y bajos precios del petroleo

Admin

El Cooperante.- Los índices macroeconómicos que se prevén para 2016 muestran un país con una severa crisis económica: contracción en el crecimiento de 4 puntos, inflación que podría llegar a 300%,  descenso de las importaciones de 9,5% y caída del precio del petróleo hasta de 20 dólares el barril. A este escenario se tendrá que enfrentar la nueva Asamblea Nacional, según investigación de la periodista Blanca Vera Azaf.

Especialistas habrían acordada en que se debe tener cuidado con el nivel de expectativas que se manejen, pues al fin y al cabo el Parlamento es un escenario para presionar al Ejecutivo. Sin embargo, el poder para tomar decisiones económicas seguirá en manos de Nicolás Maduro.

Si bien señalan que un primer paso es que la oposición gane la mayoría en el Poder Legislativo, alertan que en el próximo año se profundizará la recesión económica y habrá pocas posibilidades de que el mercado petrolero recupere, por lo que un viraje hacia la recuperación de la industria nacional es una necesidad inminente.

En cualquiera de los casos, gane el oficialismo o la oposición, lo que está claro es un escenario petrolero con precios a la baja. Por tanto, la posibilidad de reactivar la economía no será con el motor del gasto público, sino con la inversión privada. La propia supervivencia del gobierno así lo sentencia.

Domingo Sifontes, economista y profesor universitario, considera que independientemente de quien gane la Asamblea se tomarán decisiones en el ámbito económico porque la situación así lo amerita. Una Asamblea “opositora” podría interpelar al ministro de Finanzas por ejemplo –dependiendo de la mayoría que obtenga–, pero no necesariamente significa que la oposición terminará decidiendo sobre la política económica.

Si gana el gobierno hay dos opciones: seguir con el modelo de controles o intentar resolver algunas distorsiones. Si profundizan y siguen con los controles será peor para todos, incluidos ellos como movimiento político. Si resuelven tomar algunas medidas podrían oxigenarse y seguir intentando con los controles.

Domingo Sifontes, economista y profesor universitario, considera que independientemente de quien gane la Asamblea se tomarán decisiones en el ámbito económico porque la situación así lo amerita. Una Asamblea “opositora” podría interpelar al ministro de Finanzas por ejemplo –dependiendo de la mayoría que obtenga–, pero no necesariamente significa que la oposición terminará decidiendo sobre la política económica.

Si gana el gobierno hay dos opciones: seguir con el modelo de controles o intentar resolver algunas distorsiones. Si profundizan y siguen con los controles será peor para todos, incluidos ellos como movimiento político. Si resuelven tomar algunas medidas podrían oxigenarse y seguir intentando con los controles.

 

 

Comentarios

comentarios