Connect with us

Investigación

Juramentación, el acto protocolar que se saltó Chávez y dividió a opositores electos

Publicado

/

Caracas, 25 de octubre.-  El pasado 23 de octubre  cuatro de los cinco gobernadores opositores que fueron electos el pasado 15 de octubre decidieron asistir a la sede de la Cancillería de la República, en el centro de Caracas, para juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente.

Lea también: Guédez: “No puedo representar a una unidad que no sé donde está en este momento”

Ante una polémica que se avecinaba, los gobernadores Laidy Gómez (Táchira), Alfredo Díaz (Nueva Esparta), Ramón Guevara (Mérida) y Antonio Barreto Sira (Anzoátegui), juraron ante Delcy Eloína Rodríguez, Elvis Amoroso, Carolis Pérez y Fidel Vásquez, hacerse responsables del bienestar de sus respectivos estados, en vez de realizarlo ante los Consejos Legislativos de cada entidad como estipula la Constitución.

Sin embargo, existe un hecho a favor de la Constituyente. Al instalarse esta, todos los poderes quedan subordinados a ella. Según el estratega Juan José Rendón la Constituyente es originaria, dejando a la Constitución de 1999 como "suspendida".

"La Ley es lo que diga la Constituyente (...) puedes decir mil veces que no aceptas la Constituyente, pero la Fiscalía, Procuraduría, todos los poderes los tiene e l Ejecutivo, Maduro, y él puede decir que por ahí va la jugada", analizó hace días durante una entrevista en CNN en Español.

En efecto fue así. La Asamblea Nacional Constituyente y el presidente Nicolás Maduro advirtieron a los opositores que si  no prestaban juramento ante dicha instancia serían inhabilitados políticamente y se llamaría a elecciones nuevamente en sus respectivos estados.

Advertisement

 

Lo mismo con Chávez

La última imagen de Chávez en La Habana. Foto: Cortesía

Pero el chavismo ha sabido utilizar el tema de juramentación de autoridades a su antojo. Tal fue así en 2013 cuando el  presidente Hugo Chávez Frías estaba en Cuba por una operación a la que se había sometido por el cáncer y que le imposibilitó viajar de nuevo a Caracas para juramentarse ante la Asamblea Nacional.

Tras la interpretación del artículo 231 de la Constitución de la República, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) consideró que el presidente de la República, Hugo Chávez, se podía juramentar cuando cesara la causa sobrevenida, entendida ésta como el proceso de recuperación en el que se encuentra el Mandatario en La Habana, Cuba, tras la intervención quirúrgica de 11 de diciembre de aquel año.

Le puede interesar: ¿Guiso? El “extraordinario terreno” vendido por Vielma Mora a precio de “gallina flaca”

Para ese entonces la presidenta del Poder Judicial, Luisa Estella Morales, recalcó que no era necesaria una nueva juramentación para Chávez, porque se trataba de un mandatario reelecto. Puntualizó que aunque "el 10 de enero próximo se inicia un nuevo período constitucional, no es necesaria una nueva toma de posesión en relación con el presidente Hugo Rafael Chávez Frías en su condición de presidente electo, en virtud de no existir interrupción en el ejercicio del cargo", puntualizó. Rememoró que en la derogada Constitución de 1961 los artículos 186 y 187 ordenaban que en caso de existir un desfase en el período Constitucional y la toma de posesión "el presidente saliente debía entregar el mandato al presidente del Congreso y procederse como si se tratara de una falta absoluta".

No obstante, destacó que la actual Carta Magna eliminó tal previsión, "lo cual impide que en término del mandato pueda ser considerado una falta absoluta que, por otra parte, tampoco está contemplada en el artículo 233 como causal y sería absurdo en el caso de un presidente reelecto y proclamado".

Asimismo, dijo que la Sala Constitucional luego de interpretar el artículo 231 de la Carta Magna concluyó que en el país no había falta temporal ni absoluta por parte del Jefe de Estado, pues, a la fecha, no se ha cumplido ningún requisito para declarar alguna falta.

Advertisement




Tendencias