article-thumb
   

Desde fiestas de “el Coki”: Los 10 videos que viralizaron el imperio del hampa en Venezuela

Lysaura Fuentes | 6 octubre, 2019

Caracas.-Desde líderes criminales mostrando su poder de fuego, celebraciones hamponiles, descuartizados, niños siendo adiestrados para asesinar a policías, presos decapitando y entonando el Himno Nacional y delincuentes siendo los “Robín Hood” venezolanos, un sinfín de hechos que siguen apareciendo en videos por medio de las redes sociales.

Lea también: La mega rumba que armó “el Coki” en la Cota 905 para “recaudar fondos” (+Video)

En primera fila se encuentran los de la Cota 905. Aquellos videos donde los líderes criminales como “el Coki” y “el Galvis” hacen alarde de sus fiestas y muestran en su máxima expresión el poder de fuego que poseen.





Recientemente la Cota 905 se ha vuelto tendencia por estas publicaciones, que han manifestado la impunidad reinante en esta barriada caraqueña.

Días antes de que se registrara el enfrentamiento entre funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y delincuentes de la zona, donde resultaron heridos cuatro uniformados, el líder de banda, “el Coki”, salía en un video en la parte alta de la Cota 905 bailando, tomando y disfrutando de una celebración criminal.





El pasado primero de junio también se desarrolló una celebración en la Cota 905, en la que participó el cantante de salsa y pastor evangélico Alex D’ Castro, hecho que generó polémica debido a que algunos rechazaban la actuación del cantante, mientras que él alegó que fue a esta zona para llevar “salsa, alegría y un mensaje de salvación”.

Actualmente, el 9 de septiembre, la Cota 905 volvió a estar en el ojo del huracán por una nueva celebración en el sector Villa Zoila.

La fiesta organizada por “el Coki” se ejecutó en una cancha del sector y contó con la participación de Dj nacionales e internacionales, entre ellos estuvo el Dj Carlitos Bronco, quien afirmó que la celebración tuvo como fin “recolectar fondos para los que más lo necesitan, los chamos”.

Para nadie es un secreto que la Cota 905 fue declarada, de forma extraoficial, como “Zona de Paz”, en la que los cuerpos de seguridad no pueden ingresar al menos que sea con una orden de una “autoridad máxima”, por ello este sector sigue bajo el dominio de bandas criminales.

San Juan de las Galdonas

El pasado 9 de enero de este año comenzó a difundirse en las redes sociales varios videos de delincuentes que se apoderaron de San Juan de las Galdonas, estado Sucre.

Estos criminales portando armas largas se enfrentaban con bandas rivales de San Juan de Unare por el control del narcotráfico.

Este enfrentamiento, específicamente ocurrió entre el 25 y 26 de septiembre de 2018, pero los videos fueron difundidos en enero de este año.

San Juan de Unare y San Juan de las Galdonas se convirtieron en refugio para pranes, que provenían de cárceles como Tocorón, en Aragua y Puente Ayala, Anzoátegui.

Tanto San Juan de Unare como San Juan de las Galdonas se cristianizaron como un campo de guerra por el control de la ruta del narcotráfico.

De acuerdo a habitantes de las zonas presuntamente más de 20 hombres fueron asesinados y descuartizados, mientras que el director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Douglas Rico, desmintió que se registrara esa masacre y aseveró que “hasta ahora no ha pasado nada allí, no ha sucedido nada”.

Descuartizados y decapitados

Por las redes sociales también han circulado videos de hombres que son descuartizados y decapitados, la mayoría de ellos en poblados de Miranda.

En Los Valles del Tuy fue difundido en mayo de este año un video donde se observa a un hombre que está siendo descuartizado mientras se encontraba aún con vida.

Los criminales que perpetraron este hecho con crueldad y ensañamiento se burlaban de la víctima, que al parecer era miembro de una banda rival.

También fue divulgado un video en el que se detalló que dos hombres fueron decapitados y sus victimarios comenzaron a “jugar” con las cabezas. Estos sujetos les presionaban los labios para simular que estaban silbando.

Poder de fuego

El pasado 30 de julio de este año se difundió un material audiovisual de una banda llamada “Peña de Mota”, en Altagracia de Orituco, Guárico, en el que los criminales disparaban al aire a diestra y siniestra.

El primero de agosto funcionarios de la Fuerza Acciones Especiales (FAES) tras difundirse el video ejecutaron un operativo en la zona, donde se registraron cuatro muertos, presuntamente de la banda “Peña de Mota”.

Otro video, en el que se manifiesta el poder de fuego de la delincuencia, fue el divulgado este miércoles 2 de octubre, en el que miembros de la banda de “Zacarías”, peligroso líder criminal implicado en la masacre de San Félix, en Bolívar, disparaban a mansalva en El Callao.  

Eleomar José Vargas, alias “Zacarías”, participó en las detonaciones. “Zacarías” opera en Tumeremo, lugar donde traslada a personas que cometen hechos delictivos en todo el territorio de Bolívar. Una vez dentro de la guarida de la banda, este en compañía de sus compinches, los asesina para luego ser enterrados en fosas comunes.

Se dedica con sus cómplices a ejecutar homicidios, secuestros, extorsiones, robo de vehículos, extracción y tráfico de material aurífero en El Callao y distribución de sustancias estupefacientes y psicotrópicas en el estado Sucre.

Adiestramiento criminal

El pasado 29 de julio se volvió viral el video de un niño usando un arma bajo instrucciones de su padre.

El niño, portando lo que sería una Pietro Beretta 92 Fs, se refiere al FAES y hace la simulación de que está disparando, siendo enseñado por el hombre.

“Cómo le vas a meter a ese FAES diablo”, dice el hombre y el niño responde: “¡pa!, achi”.

Dos días después fue ultimado en un presunto enfrentamiento este hombre que le enseñó a su hijo a disparar contra la FAES. El hecho ocurrió en el sector El Ingenio de Miranda.

Los “Robín Hood”

El pasado 30 de agosto circuló por las redes sociales el video de un menor que presuntamente abusó de una niña de seis años y delincuentes de la zona lo sometieron.

El menor fue obligado por los delincuentes, quienes lo amenazaban con armas de fuego, a caminar por todo el barrio con una botella en su parte trasera.

Posteriormente le dispararon en plena calle ante la presencia de varios vecinos de la zona.

Para ver el video pulsa aquí.

Impunidad

“En la sociedad estos videos atemorizan a todo el mundo y dan la sensación de anarquía, caos y criminalidad desatada, incrementan la percepción de la ciudadanía a una realidad que existe en las calles de criminalidad gigantesca”, aseveró el abogado penalista, Luis Izquiel, respecto a estos videos, donde la delincuencia impera a sus anchas.

Estos videos llegan a ser difundidos por los cuerpos policiales y también por los propios criminales. “Estos videos tienen finalidades y orígenes, da la casualidad de que aparecen estos videos y salen los delincuentes muertos en enfrentamientos policiales. Se puede manejar además de que estas bandas los difundan para generar cártel, evidenciar al mundo criminal las armas que poseen y el poder de fuego, interés de las bandas de ganar jerarquía y reconocimiento”, puntualizó Izquiel.

Por su parte, el comisario Luis Godoy, exjefe de la antigua Policía Técnica Judicial (PTJ), destacó que estos videos son un “autosuicidio” para el propio delincuente.

Izquiel consideró que estas grabaciones son una “cachetada para los funcionarios honestos que todavía quedan en los cuerpos policiales, como ven que estos criminales se pavonean con sus armas y ellos no pueden hacer nada, por lo que genera que en los barrios se naturalice la violencia criminal y el temor de la ciudadanía”.

En cuanto, al video del niño que fue enseñado por su padre para matar a funcionarios, el fundador del Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap), Fernando Pereira, explicó que tras la muerte del padre de este niño, “él necesitaría ayuda psicológica y social, porque el pequeño queda con traumas tras cambiarle la vida de un momento a otro, a medida que va creciendo va generando dolor, resentimiento y como país no tenemos políticas públicas para que atiendan estos casos”.

Comentarios

comentarios