article-thumb
   

Después del 6D: El pueblo identificó la revolución con ineficiencia, Por Ramos Allup

Admin

El Cooperante.- Henry Ramos Allup pone en evidencia cómo Nicolás Maduro y los demás miembros del gobierno insisten en no reconocer que una mayoría abrumadora votó contra una revolución que solo trajo destrucción, corrupción, escasez y muerte; en su columna de opinión dominical Sin Censura  en El Nuevo País.
El resultado electoral del domingo pasado, tal como indicaban las encuestas durante meses y sin que se produjera el acortamiento de la brecha que a última hora anunciaron algunos analistas, constituyó una demoledora derrota para el gobierno. Fue, sin torpes anuncios previos, un plebiscito que redactó el acta de defunción de un régimen que ya alcanza los 17 años y cuyo cadáver embalsamado aguarda por la inhumación que se avizora como de breve plazo. No voy a analizar esa derrota cataclísmica, porque su propio estruendo lo expresa todo y sus implicaciones y consecuencias son tantas que necesitaría demasiado tiempo y texto para hacerlas.

Dos observaciones necesarias: la primera, que el régimen anunciado por su creador para durar por toda la eternidad, sobrevive apenas un par de años a su difunto progenitor. La segunda, que mientras el denostado “puntofijismo” duró 40 años, éste no llega ni a la mitad.

Se ha dicho que el aturdido Maduro, quien emblematiza la gravísima derrota sin atenuantes que trata de repartir para que le toque menos, no la ha comprendido todavía, a juzgar por sus reacciones ante un hecho cuya culpabilidad es intransferible. Yo creo más bien que la ha comprendido cabalmente y que su agresividad no es más que la terquedad del débil, simulación de fuerza por parte del desmayado, reacción miedosa del que huye hacia adelante para escapar de su realidad.

A eso responden estulticias como el cambio de gabinete, los anatemas contra los malagradecidos a quienes no construirá más viviendas ni repartirá más taxis y las amenazas contra los empleados desleales que, según él, han mordido la mano bondadosa que les ha matado el hambre. El llamado clamoroso a revolucionarios, patrulleros, ubechistas, comunas, colectivos y bases partidistas para que refunden la revolución que precisamente acaba de ser borrada del mapa para que cobre nuevos ímpetus, es una convocatoria a la nada, a un universo imaginario que sólo existía en los papeles de un fanfarrón y petardista de la política que presume de psiquiatra cuando realmente es paciente.

¿Que ganó la contrarrevolución, dicho de Maduro con pretensiones de denunciar una herejía? Pues claro que sí. Fue el pueblo quien identificó la revolución con la ineficiencia, el robo, la escasez, el alto costo de la vida y demás tragedias cotidianas padecidas durante 17 años por el país que pensó acertadamente que al votar contra todo eso estaba votando contra la revolución y así lo hizo. ¿Que la derrota fue producto de la guerra económica? Ciertamente sí, la guerra económica que decretó y ganó plenamente el gobierno contra la economía toda, contra la industria y el comercio, contra la agricultura y la ganadería, contra los gremios, sindicatos y pare de contar. ¿Que la gente votó para castigar a los responsables de su tragedia? Por supuesto, y ese merecido castigo es justicia espontánea, elemental e inapelable.

Como siempre ocurre, los jefes que pierden han de colocar su cabeza en el tajo y los que fueron subalternos sumisos mientras el panal rezumaba, se tornan levantiscos y verdugos para invertir la pirámide del poder. Esa es la historia. Pero esta derrota no es casual ni inmerecida, como tampoco el castigo de quienes deben ser nítidamente recordados para que no encuentren jamás nuevas víctimas.

La militancia restante es un hervidero de rabias y reclamos que claman por la defenestración de quienes comandaron el fin sin gloría.

@hramosallup

Comentarios

comentarios