article-thumb
   

Detalles inéditos salen a la luz a 30 años de la votación que derrotó al dictador Pinochet

El Cooperante | 7 octubre, 2018

Caracas/Foto: EFE.- Chile conmemoró este viernes los 30 años del plebiscito de 1988 que decidió el fin de la dictadura de Augusto Pinochet, con varias ceremonias en las que se valoró el inédito proceso electoral que derrotó pacíficamente a la dictadura.

Le puede interesar: Exdiplomática de EEUU: “No hay presión interna para que Trump intervenga en crisis de Venezuela”

El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago también se unió a está celebración y agregó documentos desclasificados de los Estados Unidos a su exposición permanente sobre la restauración de la democracia.

La documentación proporcionada al Museo de Santiago es gracias a la investigación del Archivo de Seguridad Nacional, pues este fue quien reveló el violento plan de Pinochet para un segundo golpe de estado y así poder sostener los poderes dictatoriales en el país tricontinental.

Según relata dicha organización, el complot de Pinochet se frustró cuando funcionarios claves de su propio régimen le revelaron a los agentes de inteligencia de los Estados Unidos y a los observadores electorales el plan de Pinochet, ante esto el régimen chileno se negó a implementarlo por la abrumadora oposición del pueblo chileno a la continuación del Gobierno militar.


El contexto que obtuvo está exhibición fue catalogada como la más grande de los registros desclasificados de los Estados Unidos llamados “Secretos de Estado”, estudiada por Peter Kornbluh, quien dirige el proyecto de Documentación de Chile ante el Archivo de Seguridad Nacional.

Lea también – Ramos Allup: No podemos dejar que el Gobierno se salga con la suya y apruebe su constitución

El plebiscito chileno sigue siendo uno de los ejemplos más dramáticos de las fuerzas de la democracia que ponen fin de manera pacífica a una de las dictaduras militares más infames y arraigadas en la historia reciente“, indicó Kornbluh.

Acerca de la victoria del “NO” de 1988 Kornbluh la calificó como “relevante” para futuras generaciones.  “Sigue siendo inmediatamente relevante hoy como modelo para los movimientos políticos y debe ser recordado para las generaciones venideras” dijo.

Los documentos revelan que Pinochet nunca tuvo la intención de acatar el resultado del referéndum, que había orquestado para legitimar su Gobierno, si el voto de “No” se ganaba el 5 de octubre de 1988. Varios días antes del referéndum, la CIA y DIA obtuvieron información de inteligencia. “Un claro sentido de la determinación de Pinochet de usar la violencia en la escala que sea necesaria para retener el poder“. Según un informante de la CIA, Pinochet había declarado: “No me voy, pase lo que pase”.

El registro desclasificado muestra que los funcionarios del Gobierno de Reagan, que habían llegado a ver a Pinochet como un dictador indeseable porque su intransigencia estaba radicalizando a la izquierda militante y marginando al centro político en Chile, actuaron rápidamente sobre esta inteligencia. El presidente Ronald Reagan fue informado sobre la situación. Los funcionarios estadounidenses enviaron gestiones inequívocas a una amplia gama de funcionarios del régimen: en los ministerios de asuntos exteriores e interiores, el ejército, la Junta y el propio Pinochet.

Al tiempo, a Pinochet no le quedó otra alternativa que aceptar la derrota a manos de las fuerzas democráticas de Chile, pues se quedó sin apoyo de la Junta de Gobierno. Alrededor del 98 por ciento de los chilenos elegibles emiten sus votos hace 30 años hoy. Los resultados finales tuvieron el “NO” de ganar por más de 800,000 votos, una victoria de 54.7 por ciento a 43 por ciento para terminar, pacífica y democráticamente, la dictadura de Pinochet.

Con esta victoria, la gente reprimida por años salió a celebrar a las calles, con champaña y transformando en pasado el grito que por años se escuchó en las poblaciones: “Y ya cayó…y ya cayó…”

Comentarios

comentarios