article-thumb
   

Diosdado Cabello espera su momento para darle una zancadilla a Nicolás Maduro

Danny Leguízamo | 12 julio, 2018

Caracas.- Si está a punto de caer, quizás le propine un empujón para poder sustituirlo en Miraflores. Lo escribimos en El Cooperante en varias notas sobre el triángulo entre Diosdado Cabello, Rafael Ramírez y Nicolás Maduro: que estando purgado Ramírez, era Cabello el único que podía suceder a Maduro en la presidencia. También escribimos que en realidad, antes de la muerte de Hugo Chávez, el grupo que respalda a Maduro conspiró contra el de Cabello en Cuba, pues se sabe, el hoy presidente de la ANC no pertenece al círculo de favoritos de la dictadura comunista cubana. Por algo Cabello no viaja a La Habana, cosa muy curiosa, ya que no hay integrante de la cúpula que no ceda a la tentación de pasar por donde están los verdaderos jefes del régimen venezolano.

Le puede interesar: ¿Por qué Diosdado Cabello se le puede salir de control a Nicolás Maduro?

Y si es como afirmó el periodista Juan Carlos Zapata -que Maduro, Cabello y Ramírez hicieron un pacto de sucesión frente a Hugo Chávez enfermo-, entonces habrá que remitirse obligatoriamente a la entrevista que este miércoles ofreciera la Fiscal General en el exilio, Luisa Ortega Díaz, a Sebastiana Barráez para el portal Punto de Corte, pues sus palabras terminan de confirmar lo que ha dicho Zapata y lo que hemos escrito nosotros sobre la profunda rivalidad entre Cabello y Maduro, pero que el primero, consciente de su situación, prefiere cerrar filas públicamente a favor del segundo, pues su supervivencia política mucho depende de Maduro.

Dijo Ortega Díaz en un pasaje crucial de la entrevista:

“Existe un conflicto entre Diosdado y Maduro. Diosdado me dijo que él  iba a ser el próximo candidato y yo no sé qué pasó ahí. Pero Diosdado estaba convencido que en las elecciones, que debieron ser en diciembre de este año, él  sería el candidato. Ahí indudablemente hubo un conflicto de poder. Ellos se ponen de acuerdo porque lo que están defendiendo es ese grupo delincuencial y como todo delincuente tienen códigos y saben que deben permanecer unidos si no los van a derrotar y a enjuiciar. Yo no puedo tutelar los conflictos y los complejos que tenga Diosdado. Sus complejos, frustraciones y sus incapacidades yo no se las puedo resolver”.


Ha confirmado Ortega entonces lo dicho. Cabello aspira. Si aspira, está buscando la manera de materializar sus aspiraciones. Y la única manera de hacerlo, es propinándole una zancadilla a Nicolás Maduro. De allí que muchas de las piezas de Cabello en la ANC disparen intrigas contra la gestión de Maduro, y que la consigna el día de la coronación de Cabello haya sido “aquí mandan Diosdado y la revolución”. El momento del resbalón de Maduro no ha llegado. Pero si patina, ahí estará Diosdado Cabello para darle el empujón final. Que nadie lo dude puesto que en política, se acompaña al difunto hasta la boca de la sepultura. Pero nada más.

 

Comentarios

comentarios