article-thumb
   

Diosdado lo impidió: Trump, Putin y Guaidó lo tenían todo acordado con Maduro para su exilio

El Cooperante | 1 mayo, 2019

Caracas.- Tanto Donald Trump como Vladimir Putin y Juan Guaidó ya tenían un acuerdo establecido: el exilio de Nicolás Maduro, quien ejerce de facto el poder en Venezuela tras ser declarado en usurpación de funciones por la Asamblea Nacional. Sin embargo, el presidente de la denominada Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, “se negó” a que esto ocurriera.

Le puede interesar: Cristopher Figuera, El Temible, es otro peligro para Nicolás Maduro

Una nota de El Español firmada por el periodista Alberto Prieto, señala que Vladimir Putin había cedido en una negociación con Donald Trump y Juan Guaidó, aprobando el exilio de Nicolás Maduro. No obstante, Diosdado Cabello se negó, por lo que el procedimiento no se llevó a cabo.

“El presidente ruso dio su brazo a torcer cuando obtuvo garantías del presidente encargado, Juan Guaidó, de que Moscú cobrará la deuda que Caracas ha contraído con su mayor apoyo internacional (…) El caso es que la carta que quedaba sola en este castillo de naipes era Diosdado Cabello, actual presidente de la llamada Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Este artefacto convocado por Maduro para sustituir los poderes del Parlamento, cuya mayoría cualificada es de la oposición desde las elecciones del 6 de diciembre de 2015, es el órgano de fuerza de Cabello”, explica Prieto.

Citando a Francisco Poleo, vicepresidente del Grupo Editorial Poleo, Prieto explica que Cabello controla todavía una parte del Ejército, negándose a “caer”, pues terminaría expuesto como un trofeo para Estados Unidos.

“El director ejecutivo de El Nuevo País, uno de los pocos medios libres que quedan en el país caribeño, explica que Diosdado Cabello se sabe la cabeza de turco de toda esta operación. Y él aún controla a parte del Ejército, como representante de los jefes militares en los círculos de poder del régimen, en realidad, más que como su líder. Y negándose a caer, se evitó que los demócratas lograran el control de todos los mandos del Ejército, y se detuvo -quizás sólo temporalmente- la “operación Libertad”.

Puede leer la nota completa haciendo click aquí.

Comentarios

comentarios