article-thumb
   

Diputados de la AN promoverán la legítima protesta, la unidad y la transición a la democracia

El Cooperante | 12 diciembre, 2018

Caracas.- Un grupo de diputados de diferentes fracciones de la Asamblea Nacional, han comenzado a promover un acuerdo que apunta en tres direcciones fundamentales: la transición política, la “calle social” y la unidad de las fuerzas de la disidencia. Entre los firmantes de la propuesta, se encuentran, entre otros, 65 parlamentarios de AD, UNT, Voluntad Popular e independientes.

Lea también: Inflación anualizada en noviembre superó el millón por ciento, según el Parlamento

El documento contentivo de la propuesta que ha comenzado a circular la mañana de este martes previo a la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional, señala que promoverán el impulso de “una consulta nacional destinada a construir, desde abajo, una propuesta para atender el colapso económico y social del país“, además de “respaldar la legítima protesta de los venezolanos por reivindicaciones socioeconómicas”, y “preparar la transición hacia la democracia“.

También, propondrán “construir un movimiento nacional de defensa de los valores y derechos consagrados en la constitución“, pues se debe “Luchar por evitar salir de esta tragedia con más tragedia“.

Todos los venezolanos que deseamos el cambio somos indispensables en esta lucha. Para salir de esta tragedia debemos ser capaces de congregar a todos los venezolanos que, de buena voluntad, deseamos construir una solución sostenible y pacífica para el país, sin importar su origen social, económico y político. La única condición que debe prevalecer es la genuina voluntad de luchar contra la miseria económica y el autoritarismo político, y de contribuir con el rescate y recuperación del país en el menor tiempo posible“, cierra el documento.


A continuación el texto íntegro:

“El parlamento llama a un Movimiento de Unidad Nacional”

En 2015 el pueblo venezolano eligió, por mayoría abrumadora, una nueva Asamblea Nacional. Recibimos el mandato de fiscalizar al Ejecutivo y al resto de los poderes, así como facilitar un cambio democrático, en virtud del cuadro de acelerado deterioro económico, político y social del país. Hemos sentido en carne propia la arbitrariedad y represión de que es capaz el régimen. Hemos experimentado de primera mano las consecuencias de las violaciones de garantías constitucionales fundamentales. Hemos sido objeto de la violencia de los cuerpos de seguridad del Estado y hasta de la violencia paraestatal.

Baste recordar las violaciones cometidas para que se pudiera instalar la mayoría calificada de 2/3 que el pueblo venezolano nos otorgó; las más de 50 sentencias del ilegítimo TSJ contra el parlamento, entre las que destaca el mal
llamado desacato; la asfixia presupuestaria; los asaltos a mano armada dentrodel propio recinto; las múltiples agresiones, persecuciones y aprehensiones contra los diputados; y un sin fin de violaciones y vejámenes a la institución, que es necesario que todos los venezolanos recordemos. Sin embargo, aquí estamos. Hemos resistido cada una de las agresiones y atropellos. Seguimos en pie de lucha conscientes tanto sufrimiento y desesperanza-, y nos coloque nuevamente en la dirección de la recuperación económica y un mayor bienestar social.

Es la hora de una acción conjunta orquestada entre diversos sectores sociales, económicos y políticos, para la cual la Asamblea Nacional, el único poder cuya legitimidad de origen es incuestionable, se pone al servicio de los más de 30 millones de venezolanos que representa. En virtud de ello, nosotros, los diputados que suscribimos este documento, en representación de millones de venezolanos, junto a los partidos políticos, al Frente Amplio, las universidades, el movimiento estudiantil, los gremios, los sindicatos, los movimientos sociales y las ONG’s, las organizaciones vecinales, los consejos comunales, los disidentes y críticos al régimen y todos los venezolanos sin excepción,

PROPONEMOS:

1. Impulsar una consulta nacional destinada a construir, desde abajo, una propuesta para atender el colapso económico y social del país. En este sentido, planteamos que los parlamentarios se distribuyan por todo el territorio
nacional para construir una propuesta socioeconómica con los sectores productivos y los trabajadores públicos y privados.

2. Respaldar la legítima protesta de los venezolanos por reivindicaciones socioeconómicas. Para ello, nos comprometemos a acompañar en la calle a los sectores sociales afectados por el colapso nacional, propiciando que su voz sea escuchada desde los espacios del Palacio Federal Legislativo, con el objeto de volver visibles los problemas cotidianos que confrontan y elevar sus planteamientos a la opinión pública nacional.

3. Construir un movimiento nacional de defensa de los valores y derechos consagrados en la constitución. Ello involucra un llamado a la unidad nacional y un esfuerzo por construir una plataforma que trascienda las identidades políticas e ideológicas, para recobrar el respeto a la institucionalidad republicana. Particularmente importantes son, en este esfuerzo, la restitución de las verdaderas competencias de los poderes públicos y la defensa del carácter federal del Estado venezolano.

4. Preparar la transición hacia la democracia. Los diputados asumimos la tarea de estimular el regreso de la democracia en Venezuela, lo cual significa:

a) presionar nacional e internacionalmente por la restitución de garantías procedimentales básicas -entre ellas, el pleno ejercicio de las libertades  consagradas en la Constitución-; b) presionar por la celebración de elecciones
libres, competitivas e imparciales, con el objeto de rescatar el principio de la alternabilidad, y; c) legislar para la estabilización institucional y la reconciliación nacional.

5. Luchar por evitar salir de esta tragedia con más tragedia. Diversas experiencias internacionales demuestran que el sufrimiento social puede ser mayor si no se actúa con racionalidad y apego a la Constitución. Todos los sectores sociales, incluyendo las FAN, estamos llamados a actuar con en ese marco. Debemos evitar la “Balcanización” de Venezuela. Todos los venezolanos que deseamos el cambio somos indispensables en esta lucha. Para salir de esta tragedia debemos ser capaces de congregar a todos los venezolanos que, de buena voluntad, deseamos construir una solución sostenible y pacífica para el país, sin importar su origen social, económico y político. La única condición que debe prevalecer es la genuina voluntad de luchar contra la miseria económica y el autoritarismo político, y de contribuir con el rescate y recuperación del país en el menor tiempo posible.

¡Es momento de pensar en el país!
¡Por un Movimiento de Unidad Nacional!
¡Fuerza venezolanos!

Comentarios

comentarios