article-thumb
   

Don Francisco despide con lagrimas en los ojos su gran éxito Sábado Gigante

Admin

EFE.- Con lágrimas en los ojos y convaleciente de un problema dental, el presentador Don Francisco se despidió del programa “Sábado Gigante”, tras 53 años de emisión que lo han convertido ya en un hito de la televisión mundial.

En la que fue su última vez al frente de este longevo espacio televisivo, el chileno de 75 años recibió incluso el saludo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien lo felicitó en un mensaje pregrabado por ayudar durante décadas “a millones de estadounidenses a apreciar que la familia es la número uno”.

A lo largo de las tres horas de una transmisión simultánea en vivo para Estados Unidos, México y Chile, el presentador dejó ver una vez más su gran destreza, humor y energía frente a las cámaras.

“La vida continúa y por eso al terminar quiero decirles, ‘Sábado Gigante’, hasta siempre”, afirmó un Don Francisco melancólico poniendo el broche final a su carrera como conductor de un formato que él creó en 1962, en Chile, con el nombre de “Sábados Alegres”.

El presentador se mostró muy orgulloso de su equipo, al que agradeció su profesionalismo durante una rueda de prensa posterior al programa, al bordear la medianoche.

“Nosotros hemos demostrado hasta el último día que somos profesionales, porque es muy difícil que a un equipo le avisen que en seis meses se van a quedar sin trabajo”, señaló el conductor, para quien desarrollar el programa fue “un regalo” y un “esfuerzo”.

En la última noche del programa, Mario Kreutzberger, verdadero nombre del presentador, estuvo acompañado de su esposa Teresa, sus tres hijos y ocho de sus nueve nietos, además de destacadas figuras de la música latina, que desfilaron por la “alfombra dorada” de los estudios de Univisión, en Miami (EE.UU.), hogar de “Sábado Gigante” desde que la cadena hispana acogió esta producción en 1986 y la llevó a 43 países en América Latina y Europa.

 

Comentarios

comentarios