article-thumb
   

Donald Trump no quiere nada con los mexicanos

Admin

EFE.- En un intento por remontar las encuestas desfavorables, recurrió hoy a un discurso nacionalista, rayando en lo xenófobo y haciendo unas promesas a las que sólo le faltó apoyarlas colocándose un casco de guerra. El magnate y político estadounidense lanzó hoy duras críticas a los inmigrantes mexicanos que llegan a Estados Unidos y propuso levantar un “gran muro” en la frontera entre los dos países.

Estas declaraciones fueron dadas durante un discurso de 45 minutos que pronunció el multimillonario hoy en la torre del centro de Manhattan que lleva su nombre, en la que anunció su intención de competir para la candidatura presidencial republicana en los comicios del 2016.

“México manda a su gente, pero no manda lo mejor. Está enviando a gente con un montón de problemas (…). Están trayendo drogas, el crimen, a los violadores. Asumo que hay algunos que son buenos”, afirmó.

También criticó a chinos y japoneses por ahogar económicamente a Estados Unidos, a los “terroristas islámicos” que se “están comiendo una larga porción de Oriente Medio” y también las supuestas intenciones de Irán de tener armas nucleares.

De llegar a la Casa Blanca, Trump construirá un “gran, gran muro” en la frontera sur. “Y haré que México lo pague”, agregó, señalando que como magnate inmobiliario, nadie levanta “mejores muros” que los suyos y los construye “muy baratos”.

“México no es nuestro amigo”, insistió, y dijo que sus impresiones sobre los inmigrantes se basan en los comentarios que ha recibido en la policía fronteriza. “Un país sin fronteras, simplemente no es un país”, insistió.

Comentarios

comentarios