Connect with us

La Lupa

¿Dónde puede ir de vacaciones un profesor venezolano?

Ni quedándose en su casa cualquier profesional de la educación podría "disfrutar" del bono por vacaciones que le adeuda el gobierno y cuyo monto no alcanza ni para echar gasolina, mientras desde Miraflores planifican desarrollar turísticamente a La Tortuga solo para millonarios porque para pagar un hotel en esa isla cualquier maestro deberá ahorrar su sueldo durante 83 años

Publicado

/

Caracas.- Mucha lucha de clases en los discursos y halagos a la clase obrera, mucho antimperialismo y desprecio por la propiedad privada. Pero tanto en Cuba como ahora en Venezuela, la diferencia de status sigue intacto y mientras en la isla de los Castro se prohíbe a los cubanos entrar a los hoteles cinco estrellas- dinero de los turistas que la ha salvado la vida a la burocracia gubernamental-, en Venezuela el asunto es más o menos igual pero aliñado con el caos habitual.

Lea también: Así es el arma secreta que mató al líder de Al Qaeda

Porque mientras maestros y profesores toman las calles clamando por el pago de lo que les deben, cierran calles y son reprimidos porque reclaman en todo el país que el gobierno les rebajó el sueldo y además no les cancela el "bono vacacional", en paralelo Nicolás Maduro vende las bondades de lo que será un mega complejo turístico en La Tortuga que amenaza con ser tan tremendamente caro como Los Roques, otro Parque Nacional que han dejado en las manos de los nuevos ricos habituales.

Porque en las posadas -que ya suman veinte en todo el archipiélago-, cada noche por persona cuesta 250 dólares, sin pasaje aéreo, de modo que una familia de cuatro integrantes tendría que pagar, diariamente, 1000 dólares, más o menos lo mismo que debe ganar un profesor durante varios años de trabajo porque su sueldo actual equivalente a 250 bolívares, aproximadamente 42 dólares.

"Si no pagan las vacaciones y no nos arreglan el salario, no vamos a volver en septiembre a dar clases”, han dicho los dirigentes gremiales que se han gastado los zapatos frente al Ministerio de Educación para reclamar el mal cálculo en el pago de vacaciones (solo les cancelaron 25% de lo ofrecido), lo que llegó a menos de 800 bolívares - ¿dólar y medio?-, con lo que podrían llenar el tanque de gasolina, si acaso. O ahorrar todo su sueldo durante 83 años para reunir los mil dólares que necesitaría para pasar una noche en Los Roques o en La Tortuga, cuyos precios serán similares o mayores, dignos de los nuevos burgueses que han florecido al amparo de una revolución donde la lucha de clases sigue vivita y coleando.

“Estamos viviendo la peor situación jamás vista. Recibimos unos salarios que no alcanzan ni siquiera para consumir alimentos dos o tres días…Profesores que vivían independientemente han tenido que regresar con sus familias porque no pueden cubrir esos gastos. Todos los docentes recurrimos al comercio informal: vender cualquier cosa, limpiar casas, dar tareas dirigidas… ", declaró la profesora Erika Carvajal, miembro de la junta directiva del Colegio de Profesores, quien explicó que los bonos de transporte y conectividad también han dejado de ser cancelados, lo que ha imposibilitado a los docentes trasladarse o cancelar el servicio de internet.

Advertisement

Mientras tanto en Miraflores, el viceministro de Economía Productiva, Héctor Silva, anuncia que en el territorio de la isla La Tortuga se construirán 10 hoteles resort de alto nivel, con energía renovable, energía eléctrica solar y eólica, un megaproyecto que tendrá hasta su propio aeropuerto y para el cual aspiran captar capitales extranjeros. "El proyecto de La Tortuga será el proyecto turístico más grande del mundo", dice Maduro. Y quizás más de un profesor o maestra oiga esto y decidan meter su currículum como mesero o mucama, donde seguramente ganará un sueldo mucho más jugoso que ese que percibe por ayudar a educar eso que llaman el futuro del país.



Tendencias