article-thumb
   

Editorial: La “brisa bolivariana” que puede llevarse por delante a Cabello y a todo el chavismo

El Cooperante | 21 octubre, 2019

Caracas.- Diosdado Cabello celebra. Las protestas que terminaron en vandalismo en Chile y que han obligado a Sebastián Piñera a decretar Estado de emergencia y toque de queda, tienen al capitán Cabello alegre, como él ha confesado. “Ahora cuando la brisa bolivariana recorre a América, le echan la culpa a nuestro hermano presidente Nicolás Maduro. Si hay un culpable de lo que ocurre en Latinoamérica, son las políticas del imperialismo (…) Claro que nos alegra la brisa bolivariana que está pasando por la región. Al paso que vamos, esto se convertirá en un huracán bolivariano“, dijo.

Le puede interesar: Editorial: A 74 años de la Revolución de Octubre que encabezó Rómulo Betancourt

Al Gobierno le alegra y le distrae que en varios países de la región haya intentos desestabilizadores de sus gobiernos. Los hechos desvían por momentos la atención sobre lo que ocurre en Venezuela, cuyos pronósticos para el futuro próximo son terribles. El Fondo Monetario Internacional ha actualizado sus proyecciones sobre el desempeño de la economía global para el 2019 y 2020. En medio de un contexto de desaceleración mundial de la actividad manufacturera, el organismo prevé que el Producto Interno Bruto de Venezuela se hundirá 35% al cierre de 2019, con una inflación de 200 000% y un desempleo estimado de 47,2%. El hundimiento en 2020 será menor, pero se agravarán la crecida de precios y el desempleo, ubicándose en 500 000% y 50,2%, respectivamente.





No hay otro país con semejantes proyecciones, sin hablar todavía de la dramática crisis de los venezolanos que no tienen acceso a medicinas de alto costo, o de los miles de niños y adolescentes que deambulan por las calles hambrientos, vendiéndose al mejor postor igual que en Cuba, cuyo malecón empezó a hacerse demasiado famoso en el mundo cuando a Fidel Castro se le empezó a ir a la mano con un exceso de socialismo. A mayor socialismo, mayor pobreza y menor desarrollo.

Pero a Cabello no le importa por lo pronto Venezuela. Le importa es Chile, cuyos pronóstico para el PIB es de 2,6% de crecimiento, inflación de 2,2% y desempleo de 6,9%, un poco bastante lejos de lo proyectado para Venezuela, por donde hace 20 años pasó una brisa bolivariana que terminó en huracán y arrasó con las grandes empresas, la producción, y terminó con la estampida de 4 milllones de conciudadanos a cualquier parte del mundo, con el fin de protegerse del ventarrón chavista.

Cuidado y el huracán de las miserias del chavismo termina llevándose por delante a sus propios jefes, que no son capaces de salir del Palacio de Miraflores sin un escolta, pues se sabe, en la calle solamente hay lamentos a razón de la crisis. Los estallidos sociales -los de verdad, los espontáneos-, siempre son una posibilidad latente en Venezuela. Más, cuando hay muchos pescando en río revuelto. Pescadores de traje verde. Verde oliva.





Comentarios

comentarios